Seda en la piel: “No me quites la ropa, aún… Provócame un orgasmo”, por Gretta Galvan

y-si-acuciase

Todo comienza con una llovizna…Es tiempo de que lluevas sobre mí, de que me mojes, de que me ames. Es tiempo de que me regocije. Ha llegado el momento de desatar la tormenta…Tormenta de mi sexo, de mis manos, de las tuyas en mi cuerpo. De sentir un orgasmo cual maremoto de mi vientre, que me inunde, me ahogue y me renueve .

Aquí es cuando mi deseo adormecido se despierta. Quiero sentir tus manos sobre mi, tu boca recorriéndome, sorbiendo mi aliento, dejando rastros de saliva, norte a sur por mi piel. Empieza besándome. Así… más, porque me excita. Tus besos me erotizan. Tu lengua cruel de saliva fría y acuosa me tortura. Pero no, no dejes de torturarme así. Lame mis labios, muérdelos, cómeme… quiero perderme, entre saliva, besos y placer. Quiero sentir. Quiero que me hagas el amor. Como si en ello se te fuera la vida. Tómame. No me quites la ropa aún. Siente como mis senos laten de deseo. Acaricia mi cabello, coge mi cuello al besarme, toca mi rostro.

la-reina-mab

Quiero que tus manos viajen mientras tu boca está sobre la mía. Quiero ser presa de una pasión sin tregua, urgente y voraz. No te sorprendas si mis piernas no se resisten a tus manos y se abren de forma inmediata. Pero llevan tanto tiempo deseando tu roce que no hay un segundo más que perder.

Desabróchame la camisa…quiero que me mires, me desees No, aún no. Sólo mírame. Si has de tocarme que sea por encima de la ropa. Me gusta que acaricies mis pezones sobre la camisa. Hazlo mientras me besas en los labios… ah, pero no lo hagas mucho. Por sí mismo me provoca un orgasmo. Con la camisa desabrochada besa mi cuerpo… muérdeme, estrújame entre esas manos que me enloquecen. Consúmeme. Súbete en mí. Que yo sienta tu desnudez y tu peso. Penétrame, besa todo mi rostro mientras empujas tu cadera contra la mía; tómame del cabello al tiempo que tu sexo estimula al mío, provocándome escalofríos incontenibles, y espasmos crecientes. Gírame, pósame sobre ti, indícame el ritmo para mecerme sobre tu pelvis. Llévame a los límites del placer.

orgasmo

Provócame un orgasmo…dime cuánto te gusto, dime cuánto te gusta…Arráncame la ropa, por qué no. Quiero desenfreno y pasión, como jamás lo he sentido. Quiero sentir que cada parte de mi cuerpo es todo un paraíso; quiero queme hables mientras me tocas, me besas, me lames, me muerdes…quiero una lluvia de palabras, empaparme en tu aliento, mojarme con las frases que vayas construyendo. Ámame…que esa es la única forma en que me puedes hacer el amor . Todo termina con una llovizna. Ya era tiempo de que lloviera sobre nosotros, para mojarnos, para amarnos. Es tiempo de regocijarnos. Ha llegado el momento de desatar la tormenta. Tormenta de nuestro sexo, de nuestras manos, de las tuyas, de las mías, en nuestros cuerpos. De sentir un maremoto que nos inunde, nos ahogue… nos renueve. Porque mañana… quién sabe dónde lloverá mañana.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Gretta Galvan

Gretta Galvan

Mi carta de presentación es un Haiku recitado al Deseo de amor, "Se desnuda la noche, espérame allí ... Una sincera amante de la literatura y el té...

Deja un comentario