El cine español, putrefacto de odio y rencor

MD70. MADRID, 12/02/2011.- Estatua de Goya de 7 de metros de alto situada en la plaza de Oriente de Madrid, para recibir a los asistentes a la ceremonia de entrega de la XXV edición de los Premios Goya que mañana se entregarán en el Teatro Real de la capital. EFE/BALLESTEROS
Escultura de los premios Goya del cine español

El cine español en su mayoría está putrefacto de odio y rencor. Solo hay que observar la canallesca Gala de los Premios Goya para comprobar que destilan todo menos concordia.

 

La Academia está infecta de progres que solo buscan medrar y usan todas sus malas artes para hacerse querer por el rojerio. De ahi los repugnantres comentarios de Trueba cuando le dieron el Premio Nacional de Cinematografía y la tambien falsa historia de los Ultimos de Filipinas, dirigida por Salvador Calvo, un farsante y estólido representante de esa progresía que, en realidad ,solo busca subvenciones y la palmadita en la espalda de su tribu. Una mierda de película que solo busca desacreditar a unos héroes españoles y tirar por el suelo la historia de España.

 

Un asco RTVE por colaborar en dicha producción antiespañola

Ignacio Rodríguez Márquez

Ignacio Rodríguez Márquez

Un todo terreno en la televisión : Productor,realizador, director ,guionista y comentarista deportivo durante 35 años en TVE siendo el que más transmisiones ha comentado y mas disciplinas deportivas ha narrado . Licenciado en Ciencias de la Información y Técnico Superior en producción y programación. Ex entrenador y jugador profesional de baloncesto. Premio Talento de la Academia de las Artes y las Ciencias de la Television. Medalla de oro en 12 Campeonatos de España de esgrima veteranos y Tesoro Vivo de la Televisión por la UNESCO

2 comentarios sobre “El cine español, putrefacto de odio y rencor

  • el 22 diciembre 2016 a las 12:26
    Permalink

    Totalmente de acuerdo, cuando empezaremos ha estar orgullosos de nuestro pasado?

    Respuesta
  • el 22 diciembre 2016 a las 13:28
    Permalink

    Un «estado de derecho» que subvenciona a personas cuya obsesión es la aniquilación del mismo, no es un estado de derecho, es un estado de pandereta, sólo queda que los patriotas hagamos algo al respecto.

    Respuesta

Deja un comentario