Hablando de Inocentes… Sinopsis

Un ángel músico del acervo cultural de la ciudad de Oporto. Foto del autor.

Lo sé…
No hay poesía, ni prosa, ni palabra bella que sea capaz de arrullarte en un canto de ternura a ti, que puede, seas quién más lo necesitas. Solo el corazón de tu madre acurrucará tu sueño, solo su latido te cantara una nana, solo el murmullo de su voz te dará paz. Y solo su amor te protegerá de los garfios venenosos que quieran arrancarte de las entrañas; solo ella, mujer y madre proscribirá todas las leyes que pretendan ofrecer tu vida al capricho de un mal bicho; solo su bondad y su humanidad confinarán todas las leyes que aspiren a dejar en peligro uno solo de tus cabellos. Seguro.

 

Y no sé…
¿A quién se puede apelar? ¿En qué Estado depravado de crimen y sangre vivimos? ¿Cómo se puede matar a un chiquillo en su quinto o noveno mes de gestación y quedarse tan pancho? ¿Qué puede justificar el asesinato de un tierno bebé? ¿Qué mujer es capaz de arrancar la vida, apagar el latido de su hijo en sus entrañas y no morir con él de remordimientos?

 

¿Ley? ¿Qué ley puede servir de lúgubre covacha para esconder la locura de una noche loca? ¿Se legislan los sentimientos? ¿Se olvida por decreto la pena? ¿Unos renglones escritos en el BOE callan la conciencia? ¿Existe ley que ampare al que está por nacer? ¿Por qué me multan si arranco una flor en el parque, si puedo acabar con la vida de un ser humano impunemente? ¿Los legisladores, son padres? ¿Son madres y avalan el poder matar a un hijo? ¿Han tenido alguna vez un pequeñín entre sus brazos?

 

¿Derechos? ¿A abortar? ¿Has pensado que, esos derechos, terminaron en la cama? ¿O no tiene derechos el padre? ¿O no tiene derechos el hijo? ¿O no tiene derechos la vida, la dignidad, el amor? ¿Tú quieres acabar con tus derechos de mujer, de madre, de tú vientre? He pensado, que no me gustaría por madre a una mujer que hubiera estrangulado la vida de un hermano mío. ¿Y a ti?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rey Viñas

Rey Viñas

De profesión, Topógrafo. Escribidor, desde mi bahía, en su tercera acepción y consciente de, entre otras cosas, que el escribir públicamente es un atrevimiento; hacerlo bien, una ciencia; que guste, un arte; que sea útil, un sueño; y que te entienda alguien, un milagro.

Deja un comentario