Los galgos del PSOE corren a su particular árbol del ahorcado

Los galgos del PSOE corren a su particular árbol del ahorcado

Que la reforma laboral es una excusa lo sabemos todos porque el enfermo sabe bien que tiene que tragar con el aceite de ricino si quiere mejorar de sus dolencias. En el mundo de la bolsa se habla de ciertos rebotes al alza como rebotes del gato muerto y esto es precisamente lo que puede representar para el futuro del PSOE si no ataja la veleidades secesionistas de sus correligionarios de Mallorca, el País Vasco.  los raritos del PSC en Cataluña y ese montón de podemitas que le erupcionan por todo el cuerpo a consecuencia de ese virus sin vocales que llamamos en España Snchz, el rey del NO.

 

Con la fiebre de cinco millones de parados, la debilidad propia del déficit con que nos encontramos gracias al socialdemócrata Rajoy y el dolor agudo que ha dejado la insensata política cancerígena del PSOE, los españoles encamados oímos todavía, con el eco de la fiebre, a algunos médicos hablar de reformas. Son algo así como las lavativas que  se aceptan por la necesidad de salud y el humano deseo de volver pasear en la primavera que se nos avecina. Necesidad de vivir.

 

Porque todos, socialistas, sindicalistas y hasta que algún y otro “exagerao de camiseta morada” saben que la carta que Trichet le envió a Zapatero, y de la que ya nadie se quiere acordar, mencionaba la reforma laboral. Los sindicalistas por su parte deben asumir que sin el maná de la formación continua ya nada será como antes y sobre todo, saben de la deuda que tienen contraída con el PSOE.

 

Por eso en la actualidad la clase política y sobre todo los socialistas saben que será difícil salvar el culo de sus poltronas y empleos en una España en la que ya ni se atreven a mencionar la Unidad Nacional.  Son los galgos del cazador a los que les gusta la libertad de sus locas carreras tras la presa pero que en su profundo instinto animal  saben que ellos mismos pueden acabar ahorcados en el árbol de la historia. Es la España negra de las subvenciones a los afines. Podredumbre ideológica heredada desde el siglo diecinueve que tratan de mantener a costa de las perdices, que cada vez tenemos menos  en un carísimo estado de las autonomías en el que nos gastamos todo el sueldo para el forraje de las bestias.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

2 comentarios sobre “Los galgos del PSOE corren a su particular árbol del ahorcado

  • Maria castellsno
    el 14 enero 2017 a las 0:04
    Permalink

    Muy buen articulo Manuel . Bien resumido y muy bien escrito sobre la reforma laboral, la falsedad de la izquierda sobre este tema ( ademas con ganas de repetir sus desastres anteriores ) y con una muy buena conclusion final y es que el mana poco dara de si con un Estado inviable por el apetito insaciable de las autonomias .

    Respuesta
  • nacho rodriguez marquez
    el 14 enero 2017 a las 15:16
    Permalink

    En efecto, las Autonomias solo sirven para que todos los españoles demos dinero para el forraje de las bestias que solo piensan en ser dueños d un reino de Taifas.

    Respuesta

Deja un comentario