Leyendas escocesas: Maggie Dickinson, la “Medio Ahorcada”

LEYENDAS ESCOCESAS...MAGGIE DICKINSON,
Imagina que te llamas MAGGIE DICKINSON…

 

Imagina que te llamas MAGGIE DICKINSON… Naciste hace más de 300 años en Edimburgo. Creciste en una familia de pescadores y por eso desde bien pequeña te dedicaste a vender pescado en el mercado de la ciudad. Tus días pasaban uno tras otro un tanto aburridos, aunque el día que había ahorcamientos en el Grassmarket te lo pasabas en grande escondiéndote entre el gentío e insultando y escupiendo al ahorcado, disfrutando de ello como todo el mundo hacía.

 

 

El día que cumpliste 14 años tu madre te vendió a un hombre para que te casaras con él, a ti no te gustaba nada aquel baboso pero lo aceptaste…así era tu vida en el 1720.

 
Estuviste casada con un ser despreciable que lo mejor que pudo hacer fue abandonarte a los tres años. Pero claro, tú no podías quedarte en la ciudad porque una mujer abandonada nunca podría rehacer su vida; así que decidiste mudarte a otro pueblo donde empezar de nuevo. Y te fue bien, porque encontraste trabajo en una posada. La dueña de la posada tenía un hijo muy apuesto del que te enamoraste perdidamente… y él de ti.

 

 

 

Un día te diste cuenta de que estabas embarazada, ¡tenías que esconder que esperabas un hijo! Si se enterara alguien te tratarían de adúltera y te quedarías sin trabajo. Conseguiste disimular bien el embarazo, y en el séptimo mes te escondiste en el bosque para dar a luz a un bebé que nació muerto. ¿Qué podías hacer? Cogiste a tu bebé en brazos y te dirigiste a la orilla del río para que la corriente se llevara el cuerpo. No lo hiciste, porque un hombre a caballo te detuvo.

 

 

 

Te llevaron a juicio. ¿La causa? No te condenaron por cometer adulterio (tu marido te abandonó pero seguías casada), ni si quiera porque ellos pensaran que tú habías matado al bebé. Te condenaron a la horca por ocultamiento de embarazo.

 

Edimburgo
Allí estabas, colgada de la horca de Grassmarket, en Edimburgo

 

Allí estabas, colgada de la horca de Grassmarket, esperando a que empujasen el taburete que en aquel momento aún te sostenía. Lo siguiente que recuerdas es despertarte en un ataúd. No habías muerto porque no se te había roto la columna vertebral, y la falta de oxígeno tan sólo te hizo caer inconsciente durante un rato.

 

 

 

Hubo quienes quisieron volver a colgarte, pero la ley decía que no se podía juzgar a una persona dos veces por el mismo delito. Así te salvaste de morir en la horca y pasaste a ser la condenada más famosa de Edimburgo. Dicen que cuando había algún nuevo condenado, tú gritabas desde el gentío: ¡Que no es para tanto!

 

Y por eso el bar de en frente de la horca, 300 años más tarde, se llama Maggie Dickson
Y por eso el bar de en frente de la horca, 300 años más tarde, se llama Maggie Dickson

 

Y por eso el bar de en frente de la horca, 300 años más tarde, se llama Maggie Dickson. En honor a Maggie “la medio-colgada”.

 

 

 

También dicen que fue a raíz de esta leyenda que se modificó la ley. En los juicios la frase “¡Quedas condenado a la horca!” se modificó por la de “¡Quedas condenado a la horca, hasta la muerte!

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Mercedes Ibáñez Huete

Mercedes Ibáñez Huete

Realizadora de TVE casi desde que nací. Capricornio nata, amo la poesía y el chocolate apasionadamente, adoro la Navidad, las charlas con amigos y la familia. Me encantan los días de otoño y las noches de invierno y aunque soy española de nacimiento y de corazón, viajaría en el tiempo hasta la Escocia de los siglos XVIII y XIX y me quedaría allí mucho tiempo. Definitivamente el Romanticismo es mi época. Esa soy yo.

Un comentario sobre “Leyendas escocesas: Maggie Dickinson, la “Medio Ahorcada”

  • Maria Belèn.
    el 29 enero 2017 a las 1:33
    Permalink

    Una interesante historia, Mercedes. Con unas preciosas fotos.

    Respuesta

Deja un comentario