Vive el momento y llora: El carpe diem de Saul Bellow

dice Saul Bellow en boca de su protagonista: “a un nivel mas profundo que el dolor, hacia la consumación del deseo último de su corazón”.

El protagonista de la novela de Saul Bellow titulada “Carpe diem”, Tommy Wilhelm comienza el día, que se le avecina revelador, fijándose en el edificio Ansonia de New York. No es capaz de mirarse a sí mismo, desaliñado, gordo, sudoroso y con los marcadores vitales en rojo. Es un hombre que, en definitiva,  no sabe ver porque su trayectoria vital le impide la observación. Sólo tiene espacio en su mente para los recuerdos y los fracasos. Se ha quedado sin trabajo y sin familia. Vive alojado en un hotel de Brodway, en su parte norte, donde una gran parte de sus vecinos son mayores y jubilados, como el señor del ángulo inferior derecho de la foto. Como su padre al que ha acudido en busca de ayuda.

El protagonista de “Carpe diem” , Tommy Wilhelm comienza el día, que se le avecina revelador, fijándose en el edificio Ansonia de New York.

 

En un solo día de narración, el lector descubre a cada paso del protagonista sus resortes más íntimos, sus más devastadoras carencias. Desde la mañana a la noche. Unas pocas horas de monólogo interior salpicado de  conversaciones. Las que tiene con su padre, con el vendedor de periódicos, con su ex-esposa  Margaret desde una cabina telefónica, o con el extravagante doctor en Psicología Tamkin, que es quien le enseña  los principios de vivir el aquí y ahora, porque el pasado no nos sirve de nada y el futuro está lleno de angustia. Unos pocos diálogos, en definitiva, que nos permiten comprender a un ser humano atormentado por la la soledad y la falta de dinero y  proyectos.  Y Saul Bellow consigue que comprendamos tamaña sinrazón porque convierte a su protagonista es un espejo universal capaz de reflejarnos a nosotros mismos, aunque vivamos en la Alcarria o en Madrid, y a 54 años de distancia de su propuesta narrativa.

 

Las cotizaciones de bolsa en Wall Street al caer el día apuntalan la quiebra   económica de Wilhelm, pero la derrota importante, la emocional,  que le ha acompañado desde el desayuno,  le derrumba del todo cuando el protagonista se enfrenta a la muerte al ver un cadáver desconocido en el velatorio al que ha entrado por error. Entonces y solo entonces, Tommy Wilhelm rompe a llorar con toda su alma a través de  sollozos y gemidos desgarrados. Baja entonces el protagonista, dice Saul Bellow “a un nivel mas profundo que el dolor, hacia la consumación del deseo último de su corazón”.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

-

2 comentarios sobre “Vive el momento y llora: El carpe diem de Saul Bellow

  • el 3 julio 2011 a las 19:59
    Permalink

    Hace unos años leí “Herzog”, novela que marca, de las que se quedan y se agradece (a uno mismo) haberla leído. Creo que Bellow, junto a Ph. Roth y Thomas Pynchón son el techo (muy alto) de la escritura viva en Norteamérica. No conozco “Carpe diem” y no puedo hablar de ella, pero, al margen de la novela, siempre me llamó la atención el más menos manoseado concepto, expresión, idea, “carpe diem” (aprovecha el momento, el día, la situación… a algo así). Desde Horacio hasta Serrat, pasando por las facultades de Psicología se machaca tal noción. ¿Y quién desperdicia el goce? ¿Y donde está la dicha para desdeñarla? ¿Quién cree que se hace camino al andar? En broma, si me preguntan como estoy, puedo, ciertamente, responder: a la expectativa. ¿De qué? De algo interesante. Pero por muy expectante que esté nunca pasa nada. La nada me machaca. No creo en el “carpe diem”.

    Respuesta
  • Maria castellsno
    el 29 enero 2017 a las 17:38
    Permalink

    Una vez mas , como de costumbre , un magnifico articulo Manuel . De un sencillo tema , nos haces una profunda reflexion de la vida. Carpem diem si o si.

    Respuesta

Deja un comentario