¿Eran separatistas y revolucionarios los hombres del 11 de septiembre de 1714?

 jurista y filósofo del derecho español
Juan Vallet de Goytisolo, jurista y filósofo del derecho español

 

Para las víctimas de la LOGSE, recordemos que durante el gobierno de los Austrias hubo una serie de territorios europeos que eran provincias españolas, con gobernadores españoles y muchos españoles peninsulares allí se asentaron y cuyos hijos allí permanecieron, tierras unidas por el Camino Español, y que de norte a sur eran Milán, Franco Condado, Charolais, Luxemburgo y los Países Bajos.

 

 

Guardo con especial cariño un ejemplar de la publicación de Juan Vallet de Goytisolo (1917-2011), jurista y filósofo del derecho español, miembro de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, titulado Libertad y Principio de Subsidiariedad publicado en 1981 en la revista Verbo (n 197-198, pp. 915-917) y que a pesar de haber sido escrito hace más de treinta años sigue siendo actual.

 

¿ERAN SEPARATISTAS Y REVOLUCIONARIOS LOS HOMBRES DEL 11 DE SEPTIEMBRE DE 1714.?
¿ERAN SEPARATISTAS Y REVOLUCIONARIOS LOS HOMBRES DEL 11 DE SEPTIEMBRE DE 1714.?

 

Dichos esto el profesor Vallet recuerda en su escrito que en 1674 las tropas de Luis XIV conquistaron el Franco Condado de Borgoña, al que aquel rey separó de España y desposeyó de sus libertades peculiares. Precisamente cuando en 1975 se cumplían tres siglos de consumarse ese hecho Francisco Elías de Tejada y Espínola, fallecido en 1978, catedrático de Historia del Derecho escribió su emotivo libro El Franco Condado Hispánico. En su capítulo X abordó lo ocurrido en ese entrañable Franco-Condado, un siglo después de que el Rey Sol se anexionara a Francia por la fuerza de las armas:

 

“Claramente, no eran ni separatistas ni revolucionarios, sino todo lo contrario”

 

“Cuando el Parlamento sea restablecido Por Luis XVI el 29 de marzo de 1775, la victoria tendrá ya otro color, será el preludio de la Revolución que se avecina. Igual que en el resto de los pueblos españoles, un siglo de absolutismo ha reducido las libertades forales a memoria inasequible, dejando en pie por único dilema elegir entre la tiranía borbónica y las libertades abstractas de la Revolución. A lo largo del reinado de Luis XVI, imposible el equilibrio de las libertades concretas del Condado de Borgoña, toda resistencia al absolutismo, como la practicada por los Parlamentos de Besanzón, es la de unos revolucionarios inconscientes. La libertad abstracta va a suplantar la vivaz persistencia de las libertades concretas, porque a éstas las ha asesinado el abominable absolutismo, que sólo sirvió para preparar las oleadas revolucionarias” (p. 195).
En efecto, en el epígrafe 5, en la página 196 escribe: “El oleaje revolucionario consumó el confusionismo en las ideas porque arrastrados del odio a los Borbones, los borgoñeses dieron en concluir que las nuevas nociones de libertad eran las mismas que habían disfrutado en las felices edades españolas. Tan es así que en varios grupos las peticiones de los cuadernos de 1789 consistieron en reclamar lisa y llanamente el retorno al sistema institucional labrado por Felipe II” (p.196).
Así… “Sin embargo, los acontecimientos siguieron otro rumbo y en vez de restaurarse las libertades concretas de los fueros viejos al modo establecido por Felipe II, la oleada revolucionaria arrastró el pasado por entero. No hubo las libertades concretas de la Tradición, sino la libertad abstracta de la revolución.

 

 

..los defensores de la Ciudad Condal convocaban a todos los hombres útiles para las armas a fin de que, en las brechas ya abiertas en la muralla, dieran testimonio “contra la esclavitud del dominio francés”, “a fin de derramar gloriosamente su sangre y vida, por su rey, por su honor y por la libertad de toda España”.

 

Recreación de una batalla del sitio de Barcelona en 1714.
Recreación de una batalla del sitio de Barcelona en 1714.

Y en este cambio el Condado se fue haciendo francés. Lo que no consiguió el absolutismo borbónico fue logrado por la reacción contra el absolutismo borbónico en los equívocos acerca de la idea de la libertad política. Lejos de reconstruir el Condado de Borgoña, la Revolución acabó por deshacerlo en nombre de la libertad abstracta y nueva; con lo cual, antes que rectificar la empresa demoledora de los Borbones, la consumó definitivamente”.
“El 15 de enero de 1790 el Condado fue parcelado en los tres departamentos del Jura, del Alto Saona y del Doubs, sustituyendo a la historia con la geografía. Los Estados generales del país no fueron convocados, pues sus diputados pasaron a las asambleas de París. El centralismo revolucionario perpetuaba y aún reforzada la obra de los Borbones absolutos.
La reacción de la guerrilla fue aplastada. El Condado se transforma, sus soldados serán revolucionarios… Ahora sí muere el Franco-Condado de Borgoña”. (p. 197). Como expresa Vallet, esa muestra es muy expresiva… Pero no es la única de cómo la libertad abstracta y mal entendida, lo mismo que el absolutismo, destruye las libertades concretas fundadas en lo que denominamos principio de subsidiariedad.

 

 

Hoy día, es anualmente rememorada y celebrada, en el “Foso de les Moreres” de Barcelona, en conmemoración asumida por separatistas y revolucionarios, la jornada del 11 de septiembre de 1714, que señaló el límite de la heroica resistencia de Barcelona, frente a las tropas aliadas, mandadas por el Duque de Berwick, que aquel día entrarían en ella. Sin embargo, en su bando final, los defensores de la Ciudad Condal convocaban a todos los hombres útiles para las armas a fin de que, en las brechas ya abiertas en la muralla, dieran testimonio “contra la esclavitud del dominio francés”, “a fin de derramar gloriosamente su sangre y vida, por su rey, por su honor y por la libertad de toda España”.

 

 

Claramente, no eran ni separatistas ni revolucionarios, sino todo lo contrario. Sobre lo que Balmes admite como una de las causas de la resistencia de Barcelona hasta el 11 de septiembre, escribió Francisco Canals Vidal, representaban un pueblo “que no había vivido el Renacimiento ni el racionalismo”, que “sucumbió aplastado por la lucha de los poderes europeos, defendiendo heroicamente aquellos valores y virtudes sociales de la Edad Media cristiana”, como consecuencia se le “impuso un nuevo rumbo con la victoria del estado absolutista” (Eudalo Forment, en Historia de la filosofía tomista en la España contemporánea, p. 137, y Canals Vidal en La tradición catalana en el siglo XVIII: ante el absolutismo y la Ilustración, p.80).
Hombres de quienes, como, según reconociera Rovira y Virgili, prosigue Canals, “no fueron herederos los catalanistas, sino quienes, en la última década del mismo siglo, lucharon en la Guerra de Cataluña contra la Revolución francesa, en la guerra de la Independencia años después, y que fueron revividos con el tradicionalismo de los carlistas de la montaña catalana “. (En Anuario de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas, Número 12, 1981, p. 13).
Ese paralelismo entre Cataluña y el Franco Condado que establece Vallet muestra su semejanza, aunque peor, mucho peor, que lo ocurrido en el Franco Condado en la Revolución francesa, es lo que se pretende conseguir, y se está produciendo también en las provincias Vascongadas, donde desde un principio se tergiversaron interesadamente las reivindicaciones de vascos y navarros que, siempre lucharon por su lema: Dios, Patria y Fueros, y que como vemos se ha transpuesto por el separatismo de un inventado Euzkadi, o Euskalherria, nada menos que socialista y revolucionario, con visos nihilistas, que, envuelto en terrorismo se ha propugnado, mantenido y difundido y que hoy vemos instalado en el parlamento de aquel territorio español.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

Deja un comentario