¿Cómo pueden ser tan hipócritas e incluso olvidar los muertos de Normandía?

Cementerio de la playa de Normandía. Foto de Rodolfo Arévalo
Cementerio de la playa de Normandía que olvidan cada día los hipócritas sociales de la política corrección.
En la Alemania de Hitler, la Nazi, así como en la URSS de Lenin, Stalin, la Comunista, etc… se asesinó a millones de personas, seis por un lado, y cien por otro. Ninguno de aquellos individuos habían matado, ni atentado contra nadie, no habían puesto bombas, ni ametrallado en locales o la calle a ningún Alemán o Ruso, no. Simplemente unos como chivos expiatorios y otros por no comulgar con las ideas revolucionarias, fueron eliminados brutal y cruelmente por estos regímenes totalitarios. Y los hipócritas de izquierda con su venda en los ojos lo quieren olvidar en aras de su política corrección. Los Nazis en general lo pagaron. Pero todavía no he visto a nadie que haya pagado, salvo raras excepciones, por las purgas Comunistas.
En la actualidad un hombre, llega al poder democráticamente, elegido por sus ciudadanos y todo un imperio mediático se le echa encima, acusándolo, como mínimo de racista. Los dirigentes de muchos Estados lo tildan de dictador, etc… ¡Y de paso, andan pidiendo respeto para ellos mismos ! Mucha gente argumenta que Hitler llegó al poder democráticamente. Pero antes había apaleado con sus camisas pardas a mucha gente y había roto todos los cristales.

¿Estamos aquí ya en un estado totalitario, impuesto por una corrección política absurda y tiránica de los hipócritas?

 

¿Ha hecho esto Trump ?, no. Es Nazi, no, Es comunista, no. ¿Qué es? Es simplemente alguien que quiere poner impedimentos para que su gente esté protegida. No es racista, como algunos dicen, no ha prohibido entrar a la gente que tenga en regla sus papeles, solo ha dicho que por el momento no entrarán en el país Musulmanes que provengan de una serie de Estados en los que hay Islamistas radicales.
Estos señores, fanáticos enfermizos, han demostrado ser capaces de matar a sangre fría, con desprecio a su propia vida y por supuesto a la de todos. En Europa, quizás por un complejo de pasados dictatoriales y, para no ser tildados de fascistas, tanto los gobernantes, como los ciudadanos ponen en tela de juicio cualquiera de estas medidas. Pero no, no se equivoquen. No se trata de racismo. De hecho no lo es cuando, por ejemplo en España, acogemos la entrada de gente de América Latina o Hispánica, de buen grado e integrándolos en nuestra comunidad como a cualquier otro habitante del planeta, también asiáticos y subsaharianos, interpelación imbécil para obviar la palabra negro, que de racista y malintencionada solo tiene la intención que le pone el mari acomplejado de turno.
Siento ser tan políticamente incorrecto, pero estoy en mi derecho, ya que afortunadamente todavía vivo en una sociedad Occidental y libre, un Estado de Derecho en el que se me permite, pensar, creer y decir lo que yo quiera. ¿O no? ¿Estamos aquí ya en un estado totalitario, impuesto por una corrección política absurda y tiránica? Espero que la respuesta a esta pregunta sea no. Porque lamentablemente si es afirmativa, nuestra cultura y la libertad, están en grave riesgo de caer bajo el yugo de los nuevos bárbaros.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Siempre quise ser libre. Esa es la razón, por la cual fui muy díscolo en mi educación. Casi todo lo que sé lo aprendí por mi mismo. Sé que soy ateo y esto no me resulta algo loable o desdeñable, simplemente es así. Me gustaría haber sido músico profesional, pero no soy muy bien intérprete. Dediqué toda mi vida a TVE trabajé realmente en mi hobby, la realización y por ello no me puedo quejar.

Deja un comentario