El derecho a decidir de un “Poble” y la seducción del eslogan del pensamiento único

supercat-el-guardia-del-proces
Supercat, el guardia del derecho a decidir de un “Poble” y la seducción del eslogan pensamiento único

 

El derecho a decidir de un pueblo, así, dicho así, dejándose caer en la palabra pueblo. “Poble” si es posible, que en catalán suena más fuerte, más categórico, más rotundo el vocablo y el lema; enfatizando la pronunciación de sus dos silabas gordas y sonoras. Po, como onomatopeya, como si pronunciaras el recurrente río de los crucigramas; y ble, dándole un toque explosivo de pompa de chicle que haces reventar al salir de tus labios. Parece una simpleza, pero es esencial para llegar al corazón del eslogan y al de la gente.

 

 

Como siempre, se trata de seducir con un pensamiento conciso, una proposición de alto contenido emotivo encerrado en una frase de apenas tres, cuatro palabras que no den pie a muchas interpretaciones más allá de lo que se pretende. Un objetivo claro: que el individuo se identifique de forma rápida e instintiva con virtudes incuestionables. En este caso: libertad, derecho y patriotismo. Bello, ¿Eh? Pues ahí está el genial colofón a no sé cuantas décadas de campaña narcisista. Germinando flores contrahechas en los cerebros catalanes y pingües beneficios para los bolsillos de sus jardineros.

 

 

Ya se han exprimido hasta la extenuación todos los recursos, todos los argumentos que la vieja España, por historias pretéritas y contemporáneas, daba gratis para vender la progresía imperante y distanciarse del español cavernícola y del retrogrado españolismo.

 

 

Ahora, agotada la cruzada contra el fascismo franquista; rematada la acción contra el añoso y siempre claudicante clero; negada las españolísimas corridas de toros y cualquier otro símbolo que lo recuerde; encausada la causa de la pringosa Constitución; habiendo dejado claro el expolio que Cataluña ha sufrido a mano de la casposa España; superada la rivalidad entre la detestable lengua castellana y el idioma doméstico, por extirpación de la primera e imposición de la segunda; demostrado que el Barça es algo más que un club; impresionados todos por el coeficiente intelectual de sus políticos, sus allegados y familiares, por su virtud y por su honradez, es llegada la hora.

 

 

No cabe demora. Al presente, con el ego del personal pletórico en autoestima y un sentimiento de superioridad inigualable al común de sus vecinos por todos los puntos cardinales, menos por uno, es el momento idóneo para tirarte el rentoy definitivo. La caja, las cajas fuertes están atiborradas y es hora de echar el cerrojo a éstas y darles a los paisanos que han de cuidarlas, que opten entre ser un señor catalán o un hijo puta español. Quizás, algunos, los menos que aun dudan, odiarán la impertinente y cruel pregunta que les obligue a elegir entre mamá y papá. Tal vez, sólo por ellos, merecería mandar al Palacio de la Generalidad de Cataluña, a un sargento y unos números de la Guardia Civil y recordarle a Mariano Rajoy aquello de que España está, estuvo, en almoneda, (SIC)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rey Viñas

Rey Viñas

De profesión, Topógrafo. Escribidor, desde mi bahía, en su tercera acepción y consciente de, entre otras cosas, que el escribir públicamente es un atrevimiento; hacerlo bien, una ciencia; que guste, un arte; que sea útil, un sueño; y que te entienda alguien, un milagro.

4 comentarios sobre “El derecho a decidir de un “Poble” y la seducción del eslogan del pensamiento único

  • el 17 octubre 2016 a las 16:50
    Permalink

    POBRES desgraciados, engañados, no pueden decidir por lo que es de todos, es demencial, ir en contrar de sus mejores clientes, como dej´aaaaaramops de consumir los productos catalanies, vendrían mendigando y como se le hiciera devolver lo que se les ha prestado, en la ruina caracolera, hemos dicho, ADESO

    Respuesta
  • Belén López Delgado.
    el 4 febrero 2017 a las 22:21
    Permalink

    Un placer leerte, Rey. Como es ususal, aunque sea doloroso lo que dices a veces, pero tan cierto.

    Respuesta
  • JA
    el 10 marzo 2017 a las 21:55
    Permalink

    Me ha encantado.
    Yo dilía:
    El delecho a decidil de un poble, de un poble homble.

    Respuesta

Deja un comentario