El Kelpie y el lago de la Bestia. Leyendas escocesas

EL KELPIE
El Kelpie y el lago de la Bestia. Leyendas escocesas

El Kelpie, una de las bestias mitológicas más conocidas de las Tierras Altas de Escocia, definitivamente no era de fiar. Según la leyenda, este caballo de agua (en gaélico “each-uisge”) se escondía en las orillas de los lagos y ríos dispuesto a tentar a los desprevenidos viajeros y pescadores. Estos, hipnotizados por la presencia de este bello animal, montaban a su espalda, momento en el que este se sumergía en el agua arrastrando consigo a su víctima.

 

 

 

En la mitología escocesa, el Kelpie es descrito como un caballo fuerte, bello y poderoso, supuestamente de color negro (aunque en algunas historias se le describe de color blanco). Se aparecía a los caminantes como un caballo perdido, aunque se le podía identificar por su melena, goteando constantemente. Se decía que su piel era suave pero tan fría como la muerte. Aparentemente los Kelpies también se transformaban en bellas mujeres para atraer a los hombres y se ocultaban bajo el agua, manteniendo sólo sus ojos sobre la superficie de la misma.

 

 
La leyenda del Kelpie varía según las diferentes regiones de Escocia. En otras versiones de este mito se describe al Kelpie como “verde como el vidrio, con una melena negra y una cola curvada sobre su espalda”. También en algunos lugares se dice que, incluso cuando toman forma humana, siempre están goteando, están húmedos y tienen hierbas acuáticas en el pelo.

 

 
Este malvado caballo de agua parece estar especialmente interesado en los niños, a los que atrae para ahogarlos y devorarlos. Una vez que estos montan en su grupa o tocan su piel, quedan atrapados, ya que esta parece tener un poder adhesivo. En ese momento, el caballo corre con los niños arrastrándolos hacia el fondo del agua y devorándolos (excepto el corazón y el hígado).

 

 

Un cuento escocés que se narra alrededor del fuego desde hace siglos narra la historia de diez hermanos que, jugando en la orilla de un lago, vieron aparecer al Kelpie. Este quiso atraerlos e hipnotizó a nueve de ellos, mientras que el décimo consiguió escapar perseguido por esta horrible criatura. Otra versión más terrible de este cuento dice que el décimo hermano simplemente acarició la nariz del Kelpie y su mano quedo pegada a él. El niño, dándose cuenta rápidamente de lo que iba a suceder, sacó un cuchillo de sus ropas y se cortó su propia mano. El niño finalmente se salva, pero no es capaz de ayudar a sus nueve hermanitos.

 

 

Hoy en día hay muchos lagos de Escocia llamados “Beiste Lochan na”, o lo que es lo mismo, el Lago de la Bestia.

 

 

Hay incluso algunos que piensan que el monstruo del Lago Ness es en realidad un Kelpie que ha tomado su forma favorita, una serpiente marina.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Mercedes Ibáñez Huete

Mercedes Ibáñez Huete

Realizadora de TVE casi desde que nací. Capricornio nata, amo la poesía y el chocolate apasionadamente, adoro la Navidad, las charlas con amigos y la familia. Me encantan los días de otoño y las noches de invierno y aunque soy española de nacimiento y de corazón, viajaría en el tiempo hasta la Escocia de los siglos XVIII y XIX y me quedaría allí mucho tiempo. Definitivamente el Romanticismo es mi época. Esa soy yo.

Deja un comentario