Prometí contar más historias. Imposible tanta casualidad…

escribir relatos
Prometí contar más historias. Imposible tanta casualidad…

 

Prometí contar más historias y voy a ver cómo lo hago . ……Apto sólo para chicas, jajjjjjj…

 

 

Aquel día, como tantos otros, estaba cansada y me fui a tomar una cerveza con mis compañeras de piso. Si, compartíamos un apartamento en uno de los sitios más emblemáticos de Bordeaux. ¿ cómo lo había conseguido? Esa es otra historia… Aquella tarde me dijeron que el fin de semana había una despedida de dos solteros. Solteros, dos brillantes médicos guapos a morir, amigos entre ellos, de siempre. Pregunté sorprendida… ¿Por qué esa celebración si se casarán dentro de un año?  Ni idea, pero hay una fiesta con mucha gente que va a acudir ¡ Apúntate, te lo pasarás bien!

 

 

Pero aquella cerveza tenía enjundia. Les pregunté que por qué susurraban y se reían tanto. Y al final una de ellas me dijo …esos no se casarán , nosotras nos encargaremos de ello. Vamos a hacer una seria apuesta… Entre nosotras ¿Vosotras, si también estáis más que comprometidas? No importa, si hay que cambiar de novio, se cambia … Jajjjjjjjjjj, me reí hasta desternillarme… Bueno, si vosotras hacéis una apuesta , qué me importa participar , yo soy libre y me encantan las apuestas.

 

 

Llegó el día y allí fuimos, sólo entrar por la puerta , me cogió por los aires un cirujano maxilofacial , una cabeza brillante en en su especialidad y grito mi nombre , lleno de alegría . Me quede atónita , conocía mi nombre pero yo no lo reconocía. Su cara se quedo gélida cuando le pregunte, ¡quién coño era! Y que me bajase de sus brazos. Entonces me dijo, soy tu vecino, aquel grupo de estudiantes que vivíamos en vuestro edificio , en Pamplona, éramos menores , pero acudíamos a vuestra casa con la mínima excusa. Ahhhhh! Dije excusándome pero sin conseguir a duras penas reconocerle.

 

 
Entre bebidas , música y jolgorio , me presentaron a ” los dos solteros de oro”… No se a qué hora acabamos, pero yo olvidé la apuesta y hasta mi nombre. A uno de ellos ya lo conocía , de un hospital en el que estuvimos trabajando juntos una temporada. Recuerdo que era de los hombres más guapos que había visto, pero era más joven que yo y nunca le hice gran caso, a pesar de tirarme los tejos de continuo.

 

“Es probable que pierdas a tu amigo y que a mi me odie porque es imposible tanta casualidad, pero así es la vida …”

 

Cuando lo recordé, me di cuenta que era ya todo un hombre y que su atractivo era aun mayor, para quitar el hipo directamente. Así que seguimos conversando y como no, nos liamos la manta bien liada. Desde aquel día ya no nos separamos y empezamos a conocernos.

 

Prometí contar más historias
Prometí contar más historias. Imposible casualidad…

 

Mientras, el otro soltero desapareció al día siguiente, ya que se iba un año a trabajar a Lyon , por eso la despedida era tan anticipada. En fin una pena porque estaba también “de pan y moja” .
Con aquel antiguo compañero empecé a quedar todos los santos días ….se podría decir que era mi novio porque así actuábamos, no importaba lo efusivos y locos enamorados que nos mostrábamos delante de todo el mundo ya que nada había que disimular ni esconder. Yo me fui enamorando como una cría adolescente . Creía que ya no era posible , con el tiempo me di cuenta que podías enamórate cuantas veces la suerte te diera la fortuna de ello. A el , parecía pasarle idénticamente lo mismo…
Pero pasó el tiempo sin perder juntos ni un instante, en todos aquellos meses …y la boda con su novia se fue acercando.
Yo empecé a ponerme furiosa y distante, fría y desilusionada, así que quince días antes de que se casara, le dije que no volviese mas. Que se marchase de mi casa y no volviese la vista atrás porque nunca más me encontraría.
Aquellos días fueron muy duros, no cogía ni sus llamadas ni nada. Me centré en el trabajo y en mi cuarto. No se cuánto tiempo estuve así.

 

 

Un día llamé a su amigo que acababa de llegar de Lyon , quedamos para tomar algo. Quería desconectar , olvidar …pero ese día hablamos y hablamos y cosas de la vida , acabamos bañándonos en una playa de Arcachon, en una madrugada heladora y nos fuimos a un hotel. Al día siguiente estábamos liados. No le conté nada de lo que había ocurrido con su amigo y conmigo. Como de costumbre empezamos a quedar, dos días o cinco, ni recuerdo. Pero fue muy rápido, aviso a su novia y a sus padres que no se casaba y devolvió todos los regalos de boda.
Mis compañeras de piso se enfadaron mucho conmigo, aún no se por qué …..aunque lo imagino, habían perdido la supuesta apuesta . El clima era insoportable, así que mi nuevo amante me pidió que me fuese a vivir con él. Cosa fácil ya que me era insoportable el trato de mis amigas.
Me fui a su hermoso ático y comencé una nueva historia de amor. Iba a ver una cambio en mi vida, me sentía a gusto y me estaba enamorando de nuevo , pero aún me dolía el alma.
Una tarde sonó el teléfono y era nuestro reciente casado que había vuelto ya del viaje de novios. Carlos me dijo que cogiese el teléfono de abajo y que el cogería el del piso superior.” Enhorabuena , le dijo Carlos y el contesto……enhorabuena tu que has sido tan valiente de dejar la boda . Ya me he enterado que vives con tu nuevo amor. Has hecho lo mejor del mundo. Yo tampoco quise casarme porque conocí a otra chica y me enamore. Pero la presión familiar fue tan fuerte , el intento de suicidio de la que ahora es mi mujer fue impresionante . Sólo te llamo para felicitarte y decirte que jamás debí casarme y que nunca dejare de arrepentirme de haber perdido lo que más he querido en mi vida.

 

 

Yo , en el piso de abajo , con el teléfono en la mano, me quede sentada , muda, , mis lágrimas eran ríos sin cauce , no había consuelo alguno para mi. Lo más silenciosamente que pude colgué . Me fui rápida al baño , lave mi cara , sin parar de aclararla con agua.
Carlos me aporreo la puerta y cuando me maquille , salí. Teníamos ya la cena preparada. El me dijo…¿Has oído la conversación de mi amigo? Sí, le conteste ……ha sido muy fuerte María …..yo no dije nada . De repente Carlos extrañado , me pregunto……¿sabes quien demonios era esa chica ? Tu algo sabrás o habrás oído …….yo le mire fijamente y le dije ….pues esa chica fui yo y el no imagina que con quien estas tu actualmente es conmigo. Quizás, quién sabe, es posible que cuando lo sepa, le cueste digerirlo. Es probable que pierdas a tu amigo y que a mi me odie porque es imposible tanta casualidad , pero así es la vida …..

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Pin on Pinterest0Email this to someone
María Castellano

María Castellano

Especialista en Medicina Interna, Dermatología y Venereologia, hablo bien en francés e inglés y disfruto mi tiempo libre practicando mis deportes preferidos, el esquí, patinaje, navegar, padel y tenis. Y entre estas dos pasiones, mi profesión y mis deportes, en los ratos libres me apasiono por el acontecer de mi querida España .

Un comentario sobre “Prometí contar más historias. Imposible tanta casualidad…

  • Maria Belèn.
    el 12 febrero 2017 a las 0:22
    Permalink

    Wowwwww, Marìa que historia tan excitante. Estupendo relato.
    La ediciòn es superlativa.

    Respuesta

Deja un comentario