De la belleza y peligros de la mano negra y la tinta del calamar que en la política española todo lo esconde

La belleza de los ibrs y de las manos
La belleza de los ibros y de las manos, nada que ver con la de la mano negra y la tinta del calamar

 

El concepto de “mano negra” forma parte del acervo cultural del miedo social.  Una etiqueta maldita y temida para una gran mayoría pero, por lo que nos dicta la historia, muy querida y publicitada por terroristas y todo tipo de conspiradores y políticos, incluidos los nacionalistas que, por ejemplo. a principios del siglo veinte, les sirvió para agrupar a los asesinos serbios que consumaron el atentado de Sarajevo y, de postre llevar a la vieja Europa a la Primera Guerra Mundial.

 

“Porque esa mano negra rediviva ahora, en vez de matar, se contenta con la tinta del calamar que de confusión todo lo inunda en la ceremonia de la manipulación orquestada por los medios de comunicación”

 

En España aparece como una sombra en forma de leyenda maldita que se originó en el reinado de Alfonso XII y que protagonizaron los por entonces socialistas andaluces agrupados en una organización secreta así llamada “La mano negra”.

 

Y hoy, y para desgracia, de casi todos, resulta difícil no intuir la caricia de esa mano al reflexionar sobre la actualidad política. De suave y tan atractivo como peligrosos tacto que nos recuerda que esa belleza es capaz de llegar hasta el asesinato, como ya lo apuntó  Maquiavelo sin concreatar el término de mano negra con el que, en español, denominamos al anónimo, el embozado, al que traiciona, mutila o agrede sin dar la cara y por consigna de sus poderosos superiores.

 

Así están las cosas
Así están las cosas…. ¿La mano negra?

 

Así, ahora, en esta España nuestra sufrimos mas de una mano negra y su táctica es la del calamar, es decir echar tinta para huir y atacar. Se las intuye en los comportamientos de la justicia ante los secesionistas, en el exhibicionismo podemita de una legión de periodistas, en las llamadas cloacas del estado, en los titiriteros de la guardería comunista de Carmena en Madrid, y hasta en los apaños históricos del mismísimo Banco de España y otras muchas casualidades esperpénticas que mantienen viva esa sombra en forma de la leyenda.

 

Porque esas manos negras redivivas, en vez de matar, se contentan con la tinta del calamar que de confusión todo lo inunda en la ceremonia de la manipulación orquestada por los medios de comunicación. Todo vale en este juego sucio con el que a los españoles  nos borran la realidad de lo que se está cociendo y que, desgraciadamente no tiene porqué coincidir ni con nuestros intereses ni el bienestar colectivo. No debemos olvidar, por ejemplo el desatinado egoísmo dirigido contra el bien de todos que no hace demasiado tiempo reconoció el importante y “responsable” ministro de Economía del Gobierno de Zapatero: El señor Solbes: “La consigna era ganar las elecciones a toda costa. No tomamos medias a tiempo por esa mala suerte de que había elecciones cercanas”

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

2 comentarios sobre “De la belleza y peligros de la mano negra y la tinta del calamar que en la política española todo lo esconde

Deja un comentario