Resaca sentimental por sobredosis del genérico derecho a decidir

resaca sentimental
resaca sentimental

 

Reconozco mi mareo de los últimos días por abusar de la realidad política española y sus ficciones, claro está, y sobre todo por asomarme con inocencia a ese abismo social que plantean la mayorías de las noticias bomba y los titulares cañón. Pero sobre todo, intuyo que me afectan los disgustos que han asestado a mi corazón un montón de conocidos y amigos que, apresados en la telaraña publicitaria de los falsos conceptos, me recitan el falso mantra del derecho a decidir, con la soberbia propia de su autoestima como progresistas y esos ojos fijos y desorbitados que tan solo había visto antes en los sectarios creyentes de falsos y millonarios profetas.

 

 

Y me río flojito, también lo reconozco, porque quizás la situación no está para bromas. Comienza de nuevo el ruido  insoportable y los los alaridos de ese berrinche social que se va a vender como churros al menos durante esta temporada  que acaba de comenzar por la vista judicial de las urnas de cartón del 9-N.

 

 

Y Artur Mas lo debería saber, porque a él por lo menos le pagan para ello como parte del Estado de España que es pero no representa. En sus discurso secesionista desde el banquillo de los acusados tan solo le faltan ya las risas propias de la locura  y esa camisa de fuerza que parece el uniforme mental  de una mayoría de políticos en el Parlamento Autonómico, petado de quimeras tan amañadas como su lema publicitario del derecho a decidir.

 

 

Y claro está que Rajoy que lleva dos días. haciéndose fotitos, también lo debería saber.

 

 

Muchos responsables deberían asumir que el juego con el fuego puede produce quemaduras de hasta primer grado. Pero ese no es el problema porque, en realidad, nada espero de los falsos gurús. Sufro de  esta tremenda resaca sentimental porque uno de mis mejores amigos me acaba de decir,  con aplomo y ojos de besugo, elevando incluso el tono de voz,  que me equivoco del todo con eso tan facha de España y que la razón, toda la razón es suya, por ser mejor y mas evolucionado que yo, mas intuitivo, solidario y buena persona. Por ser de izquierdas y progre. Y creer, claro está, en el inalienable derecho a decidir de las personas libres y así, se ha quedado tan a gusto con su razón.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

2 comentarios sobre “Resaca sentimental por sobredosis del genérico derecho a decidir

  • el 1 octubre 2013 a las 0:45
    Permalink

    Lo pagamos como parte del Estado Español, que no representa y espero que a la opinión fuera del Estado así le parezca, por el bien de todos.
    Es desde luego importante desde el sentimiento la pena.
    España, y lo sostengo en varios comentarios a este periódico de cronicas de nuestro querido barrio y pais, tenemos que dejar problemillas de familia, ( no se olvide nadie de 5000 años entre los hijos de Abraham ) y capitalizar entre más de 600 millones de almas su capital en otros continentes.
    Aquellos viejos parapetos de Europa pueden seguir siendo sentimentales, pero no otra cosa a la hora de las “efectividades conducentes”.
    Claro, y por favor, no volvamos a mandar nunca más a los corruptos que gestionaron los contratos con Menem, por ejemplo.
    Ni a ningún otro corrupto que gestione dinero y Fe de los ciudadanos del Estado Español para no cumplir con el trabajo que se requiere en estos casos.
    ( eso en casa )

    Los sentimientos son inevitables pero son como la noche, en la que todos los gatos son pardos, debe llegar la razón, que es el dia, para ordenarlos.

    Que Dios reparta suerte.

    Respuesta
    • Wolfson
      el 14 febrero 2017 a las 13:47
      Permalink

      Excelente artículo.
      Es necesario desmontar eufemismos y palabras-tapadera, como ésta del derecho a decidir y la otra, más perversa aún: soberanista, cuando hablan simplemente de secesión.

      Respuesta

Deja un comentario