(y II) El Tratado de Corbeil y la falacia catalana: Un saco de mentiras históricas

secuencia REAL Y CONDAL
secuencia REAL Y CONDAL

El Tratado de Corbeil, se firmó en esa localidad cercana a París, entre Luis IX de Francia y Jaime I de Aragón. Durante toda la Edad Media, lo que hoy es Cataluña era el territorio conocido como la “Marca Hispánica”, denominación que parece molestar hoy día, tributaria de los Reyes Carolingios hasta que en el Tratado de Corbeil, siguiendo los consejos de alguno “hombres buenos”, se acordó que los Condados al sur de los Pirineos tributarían a la Corona de Aragón y los condados del norte a Francia, así Jaime I dejaba de pelear en dos frentes pudiendo centrarse en la Reconquista agrandando su reino hacia el sur en paralelo a la costa del Mediterráneo y a su familia castellana por el oeste.

 

 

 

Por este tratado firmado el 11 de mayo de 1258, la hija de Jaime I, Elisabet, se casaría con Felipe, heredero del rey francés Luis IX, como heredero de Carlomagno, quien renunciaba a los derechos sobre La Marca Hispánica.

 

 

 

Según el ordenamiento político internacional y su jurisprudencia, la actual Cataluña era territorio francés y lo fue hasta el 16 de julio de 1258. Podemos consultar los mapas europeos en base a lo reflejado en el Tratado de Corbeil como el titulado “Chrétíenté d’Occident à l’an de grâce 1235” veremos como en él no consta referencia alguna a Cataluña y en cambio sí de manera clara y positiva el Reino de Aragón y Barcelona.

 

 

 

La importancia de este Tratado radica en que se firmó 29 años después de la reconquista de Mallorca y 20 años después de la del Reino de Valencia.

 

España mapa
los mapas europeos en base a lo reflejado en el Tratado de Corbeil como el titulado “Chrétíenté d’Occident à l’an de grâce 1235” no reflejan a Cataluña

 

De esa fecha es fácil sacar dos conclusiones clarísimas, la primera que si Cataluña no existía como tal era imposible que una entidad inexistente en aquel momento, reconquistase ni Valencia (1238) ni Mallorca (1229), tal como afirman los separatistas, y segundo que si carecía de unidad política, jurídica y geográfica… es imposible que hubiera una unidad lingüística si lo que allí se hablaba era un mosaico de dialectos procedentes del provenzal.

 

 

 

Todo ello nos lleva a comprender la paranoia y el absurdo montaje entretejido de verdades a medias y tergiversaciones que llevan a reinventar un pasado y cuadrar un “saco de mentiras” que ahora aspira a ser calificado como “nació” pasando por encima de España y de lo que haga falta, usando la provocación permanente y el victimismo continuado.

 

 

 

Es un documento histórico interesante y transcendente pues pone de relieve una irrefutable realidad histórica que derriba estrepitosamente la mentira estrafalaria, por no llamar ensoñación, etnogénesis o mentira inventada, de los ahora llamados “países catalanes”.

 

 

 

Es falso que “la corona catalano-aragonesa”(¿?) conquistara Mallorca y Valencia pues Cataluña no existía en ese momento. Entonces… ¿Qué invención es esa de la “corona catalana” o el pomposo término “confederación catalano-aragonesa”?

 

Pasatiempo propuesto
Pasatiempo propuesto. ¿Qué invención es esa de la “corona catalana” o el pomposo término “confederación catalano-aragonesa”?

 

Jaime I en sus cónicas refiriéndose a su padre “Nuestro padre el rey Pedro fue el rey más franco de cuantos hubo en España”. Hablando del noble catalán Guillem de Cervera dice que era “de los más sabios hombres de España”. Se refiere a sus fuerzas militares como “la fuerza que es de las mejores de España”. En otro capítulo dice que Cataluña “es el mejor reino de España” y “la más honrada tierra de España”. En repetidas ocasiones se refiere Jaime I a los “cinco reinos de España”, es decir León, Castilla, Navarra, Aragón y Portugal. Sorprende cómo personajes insignes de la españolidad son tomados como bandera de un sentimiento pueblerino, tribal y excluyente. Recordemos las palabras de Jaime I, casado una infanta castellana y cuya hija se casó con Alfonso X el Sabio, escribía en sus hechos: “Cuanto aquí os relato y mis conquistas los hago por España”.

 

Hispania
Los territorios que constituirían la futura Cataluña formaron parte del país que los griegos llamarón Iberia y los romanos Hispania

 

Recuerdo el término “saco de mentiras históricas” que empleaba don Antonio Ubieto para definir a los nazionalismos separatistas españoles y ciertamente era la perfecta denominación de aquellas entidades medievales cuya paupérrima realidad histórica y humilde pasado no correspondían a la desbocada ambición presente de ser “nació” o “pais independent” reinventando o reinterpretando un pasado en el que la Cataluña actual no existió como entidad hasta la real unificación de sus ocho condados por el emperador Carlos I en 1521.

 

 

 

Los territorios que constituirían la futura Cataluña formaron parte del país que los griegos llamarón Iberia y los romanos Hispania, formó parte de la Hispania romana, dentro de la provincia Tarraconense, y visigoda, del reino visigodo español. Sus raíces son pues profundamente hispanas.

Share on Facebook3.8kTweet about this on TwitterShare on Google+1Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

8 comentarios sobre “(y II) El Tratado de Corbeil y la falacia catalana: Un saco de mentiras históricas

  • el 15 febrero 2017 a las 11:13
    Permalink

    Dan ganas de ir en avion sobre cataluña y lanzar panfletos con toda esta información!!!!jajajaja

    Respuesta
  • el 15 febrero 2017 a las 16:12
    Permalink

    hace muchos años que les dimos rienda suelta y ahora es tarde……..solo se arreglara con las …armas¡

    Respuesta
  • el 16 febrero 2017 a las 0:58
    Permalink

    Gracias por este resumen tan didáctico como necesario

    Respuesta
  • el 19 febrero 2017 a las 22:36
    Permalink

    No veo en ningún plano donde estába España. ¿En esa epoca españa todavía estaba en africa o ya había invadido los reinos hispánicos?

    Respuesta
    • el 19 febrero 2017 a las 23:07
      Permalink

      ¿Está usted seguro de haberse expresado bien?

      Respuesta
    • JA
      el 20 febrero 2017 a las 1:36
      Permalink

      El 14 de julio de 1212, el rey Alfonso VIII El Bueno de Castilla, arenga a las tropas en vísperas de la batalla celebrada dos días después, ante los vizcaínos de Diego López de Haro, Señor de Vizcaya, abanderado del ejército castellano en vanguardia, los navarros de Sancho VII el Fuerte, a la derecha del despliegue, aragoneses y catalanes de Pedro II el Católico, en el ala izquierda, castellanos en el centro, despliegue completado por las Órdenes Militares, y fuerzas de Portugal, Galicia, Álava y Guipúzcoa. Su arenga comenzó así: … “Amigos, todos somos espannoles, et entraronnos los moros en la tierra por fuerça…”
      Si afirmamos que la batalla de Las Navas fue una Cruzada, no lo fue menos la que se convocó doscientos años antes, por la que el papa Alejandro II escribió “manifestando que concedía la remisión de los pecados a los que fueran a combatir a los sarracenos en España” y en la bula “EOS QUI IN ISPANIUM”…
      …Borrell II de Barcelona muerto en 1013, se titula “Duce Citerioris Hispaniae” e “Hiberico duce atque marchiso”, además de “Ego Borrello gratia Dei hibereo duci atque marchiso” …. Ramón Berenguer I el Viejo reemprende la Reconquista y aparece en el Códice de los Usatici de Barcelona como: “Comte e marches de Barchelona Apoderador Despanya” “Hispaniae subjugator”, dominador de Hispania, en la línea de recuperación de la “España perdida”….Ramón Berenguer III el Grande aparece denominado como “Barchinonensis et Hispaniarum marchio”,… En sí la Marca Hispánica es el germen de la recuperación de la España perdida mal que le pese a algunos… ¿quizás a usted también?

      Respuesta

Deja un comentario