Más dinero para los semáforos sexistas ¿Acaso quieren que no “crucemos”?

La localidad de San Fernando en Cádiz muy cerquita de Kichi ha instalado semáforos con parejas homosexuales
La localidad de San Fernando en Cádiz muy cerquita de Kichi ha instalado semáforos con parejas homosexuales. Otros semáforos sexistas que paga el ciudadano.

 

Han pasado varios meses y nuevamente, unos postes con luces diseñados para que conductores y peatones podamos convivir en ese endiablado mundo urbano, vuelven a ser protagonistas.

 

 

Y lo son por un simple hecho: El mal gusto imperante de unos Ayuntamientos que parece no tienen otra cosa mejor en qué gastar el dinero de todos más que en semáforos sexistas.

 

“Existe una tendencia con los semáforos sexistas que quiere hacernos creer que la heterosexualidad es una anécdota”

 

No hablo de sexo. Me da igual que mi vecino elija a un hombre o a una mujer como compañero o compañera de vida. Me alegraré de su felicidad.

 

Lo de slgunos ayuntamientos eparece una competición a ver quién es más gilipollas.jpg
Lo de algunos ayuntamientos con los semáforos sexistas parece una competición a ver quién es más …

Hablo de mal gusto impuesto. Una vez más, un sector de la sociedad que tristemente ocupa puestos en la administración, nos quiere imponer un concepto de vida. Y son tan horteras que se atreven a hablar de amor. Y nos lo meten por los ojos. Y como ellos son los iluminados, piensan, ¿Qué mejor que la luz de los semáforos para hablar del “cuore” entre homosexuales? Y ahí los tenemos, semáforos con parejitas del mismo sexo llenos de corazoncitos.

 

 


Me aburren. En un plano positivo, tratar la homosexualidad con naturalidad ha sido un gesto de respeto que aplaudo. Pero ya están de más. Ya es obsesivo. Existe una tendencia que quiere hacernos creer que la heterosexualidad es una anécdota. Se celebra el día del orgullo gay desde la más absoluta estridencia. Se lleva o se exhibe lo lésbico como si fuera un trofeo.

 

 


No señores, déjenme que me guste ser heterosexual, dejen que disfrute del aire que respiro sin que me lo contaminen constantemente con sus consignas. Déjenme ver la vida como se exhibe de forma espontánea y natural porque es mucho más bonita de cómo ustedes me la pinten. En la naturaleza hay héteros y homosexuales, y lo son de forma natural. No me impongan nada. Respétenme. Déjenme que me emocione viendo un beso apasionado entre un hombre y una mujer y lo digo desde el más profundo respeto a la homosexualidad. Es más, si el lector es bien intencionado estoy pidiendo respeto por la homosexualidad. Déjenme enamorarme de la vida tal cual es.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Elena Hygeia

Elena Hygeia

Tengo que retratarme y no sé ni quién soy. Estudié medicina y toco de perfil esta digna profesión dedicándome al ámbito de la gestión sanitaria. Eso si, puedo decir, que lo que hago lleva consigo todo mi amor, mi propósito y mi dedicación. Mi lema, no sabría por cual decantarme. Me quedo con dos. Uno para el alma, siguiendo a Jesucristo: Amar al prójimo como a uno mismo y otro, mi modus vivendi: Siempre Adelante!

Un comentario sobre “Más dinero para los semáforos sexistas ¿Acaso quieren que no “crucemos”?

  • Belén López Delgado.
    el 17 febrero 2017 a las 0:38
    Permalink

    Estupendo artículo, Elena.

    Respuesta

Deja un comentario