La vida pública hiede de corrupción y la mayoría de nuestros políticos hablan y esparcen légamo

Un camionero vierte un montón de estiércol ante la Asamblea Nacional francesa
Un camionero vierte un montón de estiércol ante la Asamblea Nacional francesa

 

Bastaría pedir solo a cualquier político que tuviera una mente clara. Esa sería la única condición para ejercer su servicio pues como consecuencia de ello actuarían con clara visión de futuro y perspectiva de conjunto para de esa manera ejercer con liderazgo la dirección de la sociedad.

 

“… Para ejercer la Política, con mayúsculas, y liderar la vida pública, debería ser exigible pasar sesudos exámenes y pruebas psicológicas y psiquiátricas”

¿Ocurre esto es nuestra España?… claramente no. Unos y otros manosean la palabra patriotismo en particular y el diccionario en general para hacerse una camisa a medida… de plastilina. Y el que eso hace no debe estar muy bien del coco.

 
Por eso siempre he pensado que para ejercer la Política, con mayúsculas, debería ser exigible pasar sesudos exámenes y pruebas psicológicas y psiquiátricas. No exagero. Aprecio necesidad de atención profesional en personal de todos los partidos, que demuestran descaradamente una percepción distorsionada de la realidad, en contra de la primera condición que planteaba y tan necesaria en Política: visión clara, esto es realista.

 

¿Cómo es posible sonreír cuando la vida pública hiede de corrupción? Cuando el légamo que esparcen alcanza nuestros tobillos.

 

Apreciamos incluso algunos con problemas de tipo antisocial, que son delincuentes, se solidarizan con criminales, se enorgullecen o niegan genocidios del pasado, que odian a parte de la sociedad española, porque no piensa igual o porque se empeñan en romper el orden del que emana su autoridad.., y que jamás de los jamases reconocerán virtud ni acierto alguno en el contrincante.

 
No creo que haya caso ni cosa igual en ningún lugar… que se le pague un sueldo a alguien empeñado en romper el orden que nos une, pagando las consecuencias de la locura el resto de la sociedad. Todos manosean, como ya dije, esa palabra cuyo significado prostituyen y de la que carecen… carencia fundamental y necesaria para el ejercicio de una política de partidos y es el sentimiento patriótico, algo de lo que carecen muchos políticos a parte de los separatistas.

 

 

 

Todo ello nos conduce a la situación actual de descontrol que nos vuelve locos a todos, dentro de una absoluta anarquía judicial, de la que hablaba el otro día dentro del muy cargante mundo de la política que lejos de ayudar al ciudadano lo aburre y sobrecarga.

 
Me refiero en primer lugar a cuando representantes públicos que hemos elegido para arreglar problemas se ponen en manifestaciones con pancartas o encabezándolas como si la cosa no fuera contra ellos pues donde deben estar es solucionando asuntos que para eso se les paga u organizan referendums municipales para hacer lo que ellos quieren tomándonos por tontos en vez de trabajar y trabajar, dejando tranquila a la gente.

 
La otra cosa que además me parece tremendamente irritante es, cuando en los mítines, ellos mismos se aplauden o aplauden al público con una sonrisa, falsa de toda falsedad, pues no sale del corazón. Sonrisa de burdo agradaor que maldita la gracia que tiene pensando en el gasto de sus congresitos y lo que se nos sigue quitando para pagar a los valientes y permanentemente sonrientes políticos separatistas con los que luego se hacen carantoñas, cucamonas y gracietas en pasillos y convites varios.

 
¿Cómo es posible sonreír cuando la vida pública hiede de corrupción? Cuando el légamo que esparcen alcanza nuestros tobillos.

 
Ellos, los políticos, como querubines sonrientes en las nubes de sus congresos donde la mierda no llega y aquí abajo las cloacas reventando y el estiércol judicial llegando a las ventanas del bajo.

 
¿Cómo puede sonreír alguien que vive anclado en la permanente deslegitimación?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

2 comentarios sobre “La vida pública hiede de corrupción y la mayoría de nuestros políticos hablan y esparcen légamo

  • Maria castellsno
    el 18 febrero 2017 a las 23:32
    Permalink

    Asi debiese ser porque al dia de hoy tanto pirado de politico solo entorpece la vida del resto que somos los que pagamos impuestos a punta y pala y encima para desquiciarnos con absoluta impunidad de la memeces que hacen o dicen , encima sin responsabilidades y mogollon de de privilegios , gente que no da el nivel necesario ni del minimo sentido comun.

    Respuesta
    • JA
      el 19 febrero 2017 a las 0:56
      Permalink

      ¡Sentido común!… ¿Qué filósofo vengativo y bromista le puso ese nombre?… ¡al menos común de los sentidos!.

      Respuesta

Deja un comentario