Las ministras del gobierno feminista sueco, Marine Le Pen, el velo islámico y la hipocresía occidental

Las ministras del gobierno feminista sueco
Las ministras del gobierno feminista sueco cubren sus cabezas con el velo islámico

 

Dos noticias han ocupado la prensa internacional en apenas un mes con dos posturas opuestas de las mujeres que las protagonizan sobre la utilización  del velo en sus visitas a países islámicos. De un lado “Le Pen se niega a cubrirse con el velo ante el Gran Muftí de Beirut” , y las críticas no se han hecho esperar: “La actitud de la francesa ha sido calificada ya de irrespetuosa y prepotente entre algunos comentaristas televisivos de Líbano”.

 

 
De otro, la reciente visita a Irán de una delegación sueca de su gobierno “feminista”: “La ministra de Asuntos de la Unión Europea y de Comercio, Ann Linde, y otras mujeres de la delegación se cubrieran con un pañuelo en los actos oficiales”.


“Existe una importante diferencia entre ambas escenas del velo islámico: en la segunda situación el gobierno sueco arriesgaba negocios importantes”

 

 

Le Pen se niega a llevar velo para reunirse con el gran mufti de Líbano
Le Pen se niega a llevar velo islámico para reunirse con el gran mufti de Líbano


Para la periodista iraní Masih Alinejad, exiliada en Londres, tal y como se recoge en la prensa, la actitud sueca fue inapropiada “si son feministas y les preocupa la igualdad deberían retar la desigualdad en cualquier lugar”. Claro, estas declaraciones están hechas por una mujer que ha tenido que dejar su patria para poder expresarse así. Sin doble cara, a corazón abierto.

 

 


¿La dignidad de la mujer es un juego? ¿Es una moneda de cambio? ¿Aceptamos por intereses circunstanciales que a la mujer en Irán no se le de el trato que merece si en ello hay ganancias económicas?

 

 


El mundo está lleno de hipocresía, especialmente en occidente. Al respecto conviene recordar a Sylvi Listhaug, ministra para integración del Gobierno de Noruega que  manifestó en octubre  públicamente: “Creo que aquellos que vienen a Noruega tienen que adaptarse a nuestra sociedad. Aquí comemos cerdo, bebemos alcohol y mostramos el rostro. Quien viene aquí debe cumplir los valores, leyes y regulaciones noruegos”.

 

La ministra de Integración noruega, Sylvi Listhaug
La ministra de Integración noruega, Sylvi Listhaug

 

Lástima que el buenismo impida tener la mente así de despejada. Por mi parte: Sí a la ayuda, no a perder mi cultura. Soy mujer, disfruto de mis derechos y deberes y me niego a que venga nadie a mi país y me arrebate lo que tanto ha costado conseguir. Recientemente vi una película, “las sufragistas”. Cientos de mujeres murieron especialmente en Inglaterra y en el resto de Europa por hacer valer su derecho al voto a principios del siglo XX. Qué rápido se olvida.

 

 


¿Qué opináis?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Pin on Pinterest0Email this to someone
Elena Hygeia

Elena Hygeia

Tengo que retratarme y no sé ni quién soy. Estudié medicina y toco de perfil esta digna profesión dedicándome al ámbito de la gestión sanitaria. Eso si, puedo decir, que lo que hago lleva consigo todo mi amor, mi propósito y mi dedicación. Mi lema, no sabría por cual decantarme. Me quedo con dos. Uno para el alma, siguiendo a Jesucristo: Amar al prójimo como a uno mismo y otro, mi modus vivendi: Siempre Adelante!

Un comentario sobre “Las ministras del gobierno feminista sueco, Marine Le Pen, el velo islámico y la hipocresía occidental

  • Maria castellsno
    el 22 febrero 2017 a las 13:58
    Permalink

    Excelente articulo Elena y muy necesario!

    Respuesta

Deja un comentario