Día de Andalucía, 28-F (Con la “F” De Frustración)

Susana Díaz junto a los expresidentes de la Junta de Andalucía, posa en la celebración del Día de Andalucía ante el busto
Susana Díaz junto a los expresidentes de la Junta de Andalucía, posa en la celebración del Día de Andalucía ante el busto de Blas Infante

Andalucía, 28 de Febrero de 2017. Día de Andalucía. Fiesta nacional; mejor dicho, autonómica; o quizás, sencillamente regional. En cualquier caso bochornoso espectáculo político, para los políticos; de ellos y por ellos, que son los que verdaderamente tienen triunfos para celebrar; motivos y causas para tomarse un día de agasajos y cortejos mutuos. Un día de precepto al mito pagano del tocomocho.

Día triste, anodino, silencioso. Asueto laboral de obligado cumplimiento. Un sentir litúrgico, de ceremonia religiosa engendra en la gente un estado de letargo. Nadie se divierte, nadie hace nada, todos los establecimientos se cierran, todas las empresas se paran. Quietud. Parece un viernes Santo del siglo pasado. La gente rinde culto al sistema podrido, a la bandera de un tambaleante mástil, al mítico converso inverso de nombre Blas… bla, bla, bla…

“Día de Andalucía. Eterna frustración. Malograda siempre la esperanza en la palabrería vacua y el timo por sistema”

 

Día de Andalucía. Eterna frustración. Malograda siempre la esperanza en la palabrería vacua y el timo por sistema.
Día de Andalucía. Eterna frustración. Malograda siempre la esperanza

Hoy, desde Susana, la fabulosa heredera del faustuoso Palacios de San Telmo, (exenta ella, al pago del impuesto de sucesiones), a Chaves alias Griñan y toda su cohorte, hasta el último concejal de la más pequeña de las pedanías, acudirán con su tarjeta oro, negra o amarilla y cargo al Erario, a los restaurante más afamados para celebrar el Día de su Andalucía. Hoy es su fiesta. Hoy se asan vacas con billetes de 500€, hoy se compran kilos de coca con el dinero fácil de los ERE’s. Todos los días son fiesta para ellos, pero hoy por antonomasia. Hoy los langostinos de Sanlúcar están más que justificados.

Hoy los veremos cuan contentos viven. Cómo ríen, cómo se aplauden entre ellos; abrazos, manos cogidas y puños en alto. Seguros de sí mismos. Se saben los dueños, los amos del corral. Ahí están, los padres, los hijos, los nietos: radiantes, sin problemas. Son los que ocupan todos los puesto de todos los sitios, del botones al director, del pinche al presidente; son el Partido, son los distintos, son la otra categoría, son los Andaluces que introducen en las urnas la nómina con membrete socialista, son los que no conocen el paro, ni la crisis, son los que ven “la vida en colores, ¡coño!”

Hoy como siempre, a esta mi Andalucía le toca bailar con la más fea: siglos con y contra los de chilaba y turbante; alfanje y sangre. Años y años con y contra Lords, SIRES y reyes felones. Largo y oscuro tiempo con y contra el caciquismo y el señoritismo del caballo sin caballero. Decenas de años con y contra Marx y la “repartiora”; truhanes y golfos del “to´palpueblo” en el poder. Nombres, hombres que la ley ampara para robar o para dar. Y, ya ves, han elegido, sí: malversar, asaltar, saquear a su pueblo. Han vuelto a cambiar el trigo limpio por la paja. A derrotar, hundir a mí Andalucía con mentiras entre limosnas; con saqueos a toda arca pública entre falsas promesas. Éstos que llegaron al coche oficial entre gritos y cánticos de libertad, justicia y pan, se han convertido, sino lo fueron siempre, en aquellos que los ojos cansados de los andaluces siempre vieron: alimañas de bota alta y fusta en mano que la tienen engañada, explotada, maltratada, vejada.

Sé que de caciques y de capataces; de latifundios y latifundistas; de campo y de sindicatos; de sindicalistas y esquiroles, sabes más que nadie. Pero nada, de eso que llaman, “justicia sociá.” Porque la conciencia de lo mismo nunca existió. Pero si castra la remolacha del señorito por aquello del “puro y los cinco duros”, has renegado de la tuya.

¿Qué temes? ¿Qué ancestral estigma permanece indeleble, vivo y sangrante, de abuelos a padres… a hijos, a nietos, que te debates entre el INEM y la emigración; entre la corrupción y la indignidad; entre el manijero y el terrateniente, y has elegido el PER.?

Hoy es 28 de Febrero de 2017, Día de Andalucía. Eterna frustración. Malograda siempre la esperanza en la palabrería vacua y el timo por sistema. Apagada siempre la luz de una dulce bonanza que fuera, bien política, quizás ética, moral e incluso ¡Jo!, económica.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rey Viñas

Rey Viñas

De profesión, Topógrafo. Escribidor, desde mi bahía, en su tercera acepción y consciente de, entre otras cosas, que el escribir públicamente es un atrevimiento; hacerlo bien, una ciencia; que guste, un arte; que sea útil, un sueño; y que te entienda alguien, un milagro.

Deja un comentario