De paseata vital con Pablo Blanco: artesano, ingeniero. inventor y amante del viento.

Manuel Artero con Pablo Blanco, artesano genial, de paseata en el Puerto de Altea posan junto al Juno.

 

Conozco a Pablo Blanco en el Puerto de Altea. Construye unos mamparos móviles de su invención que el Club Náutico le ha encargado. Trabaja al sol rodeado de veleros y motoras en dique seco. A Pablo le apasionan los barcos y por los grandes conceptos se mueve como el Alfil sobre el damero: ágil, rápido y con precisión.  Para este hombre que nació en el barrio de Carabanchel de Madrid no existen las   conversaciones inocuas e intrascendentes. En cada frase y comentario, que ilustra con algún chiste, sabe profundizar en la filosofía, las grandes citas y los estados de ánimo del ser humano.

 

 

“Aquí en España, en Europa ya está todo excesivamente regulado y todo esto que nos rodea me recuerda a Suiza, donde hasta los espantapájaros están homologados.”

 

Le preguntas, por ejemplo sobre su coche, un cuatro por cuatro que él mismo ha reinventado, y cuando te te está mostrando la nevera que ha encastrado en la parte posterior, capaz de enfriar hasta los 22 grados bajo cero, te incluye en la disertación unas suculentas frases sobre la familia o sus ideas de “viaje vital” que te echan para atrás. Y es que Pablo no es de esos que aprietan la tuerca y ya está. Sus manos son de artesano, su cerebro de ingeniero y su corazón inventa.

 

 

“Yo soy un artesano y siempre he trabajado con mis manos” me dice este hombre que viviendo en Madrid se construyó un barco de acero de 16 metros de eslora en el jardín de su casa y lo botó en el río Manzanares en un acto oficial que presidió en persona  el Alcalde por entonces de la Capital, don Enrique Tierno Galván.

 

 

 

Viajero impenitente de los cinco continentes Pablo Blanco siente, por igual  las llamada del desierto y La India en cada minuto de su vida. “Aquí en España, en Europa ya está todo excesivamente regulado y todo esto que nos rodea me recuerda a Suiza, donde hasta los espantapájaros están homologados.”

 

 

Y seguimos hablando camino del Juno, el que fue mi velero audaz. Nos vamos a dar una vuelta por la bahía y así poder oír el susurro del foque y la mayor al cortar el viento, el único sonido que le recuerda al hombre el escurridizo concepto de la libertad.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

Deja un comentario