(Y 4) ¿Separatismo andaluz? Para alimentar los falsos hechos diferenciales hay que ahondar en el mito y las mentiras

Creo que a él tampoco nadie le votó en su partido.
Creo que a él tampoco nadie le votó en su partido. Cañamero reído en su gracieta por otros a los que les pagamos el sueldo, es uno de los actuales propagandistas del separatismo andaluz.

 

“Para alimentar los hechos diferenciales hay que ahondar en el mito”

 

 

Para alimentar los falsos hechos diferenciales hay que ahondar en el mito y las mentiras, como muy bien saben los orates subvencionados del separatismo andaluz:  “La bandera de Andalucía es, sin ningún género de dudas, la más antigua de Europa”… El V Congreso del Andalucismo histórico, celebrado en Almería en el año 1991, nos reveló un dato impresionante: la Verde y Blanca tenía más antigüedad de lo que se creía (¿?).

 
…”durante el reinado de Al-Mutasin, el rey poeta, entre los años 1051 y 1091, existió (érese una vez) un visir llamado Asbag Iben Arquam que nos describió con claridad meridiana dicha enseña y como ésta pendía desde las murallas de la Alcazaba almeriense.

 
Asbag Iben Arquam, aunque nacido en Guadix, vivió en Almería, ciudad en la que ocupó cargos públicos debido a su actividad política, que conciliaba con su amor por la poesía y la literatura. Compuso un bello poema, tal y como lo describía Henri Péres en su obra “Esplendor de Al-Andalus” que representa el documento más antiguo que menciona la «enseña nacional» de Andalucía.

 

 

Otro figura y ejemplo
Otro figura y ejemplo de (in)dignidad y de pobreza (moral) de solemnidad que hace que sus juanetes viajen en avión siempre en clase business, se ha convertiodo ya en el orate clásico del separatismo andaluz.

 

 

“En el año 1918, la Asamblea Andalucista de Ronda, presidida por Blas Infante, recuperó esta antiquísima bandera para la modernidad, consagrándose como «enseña nacional» en el Estatuto de Autonomía de 1981”

 

Desde su primera descripción por el visir poeta, hasta nuestros días, no ha cambiado para nada, ni en colores, ni en la disposición de éstos. En el año 1918, la Asamblea Andalucista de Ronda, presidida por Blas Infante, recuperó esta antiquísima bandera para la modernidad, consagrándose como «enseña nacional» en el Estatuto de Autonomía de 1981.

 
Hoy, período de libertad en Andalucía, los líderes del separatismo andaluz además de usarse la estrella como símbolo decorativo, es necesario contemplar que algunos partidos y asociaciones lo utilizan conscientemente como símbolo identificativo. Wa li Gáliba il-lâ-llâh (Solo Allah es vencedor), esta frase, se convirtió en el lema de los príncipes nasries de Granada, encontrándose varias miles de veces en la decoración de la Alhambra de Granada. Corría el siglo XIII cuando al Imperio Almohade se le escapaba el poder muy rápidamente.

 

 

El supuestamente estandarte más antiguo de Europa.
La bandera de Andalucía y el supuestamente estandarte más antiguo de Europa.

 

 

Ante el empuje de Castilla por el Norte, Aragón por el Oriente y Portugal por el Poniente, el reino Andalusí de Granada solo pudo sobrevivir casi dos siglos y medio desde la caída de Córdoba, convirtiéndose en Estado vasallo de Castilla. A partir de entonces, Granada pagaría tributo a Castilla además de prestar ayuda militar para la conquista del resto de Taifas Andalusies.

 

 

En este contexto, en el año 1248 se rendía Sevilla, -último bastión Andalusí independiente- a los castellanos con el apoyo de Ibn Ahmar, príncipe nasrí de Granada. Al regreso a Granada, Ibn Ahmar fué recibido por el pueblo de Granada como vencedor de la guerra fraticida contra sus hermanos de Sevilla al grito de ¡vencedor, vencedor!. Para Ibn Ahmar no había sido una victoria, pues sabía que el final de Al-Andalus estaba más cerca.

 

 

El largo camino de vuelta a Granada, le había hecho meditar sobre las consecuencias de la victoria sobre sus hermanos sevillanos, por lo que a los gritos de victoria de los granadinos respondió con la frase “wa la galiba illa-llah” (solo Allah es vencedor), en clara alusión a la visión de derrota tras el análisis de conjunto de la situación de Al-Andalus tras la caída del reino de Sevilla.

 

 

Dime con quén andas...
Dime con quén andas… Separatismo andaluz

 

“Para ampliar y difundir la diferencia excluyente con el resto de España se necesita una organización, un “frente cultural”. Al igual que en Cataluña se cuenta con el brazo “cultural” de Omnium, en Andalucía ese cometido lo desempeña el Centro de Estudios Históricos de Andalucía (C.E.H.A.)”

 

En los años 70 y 80, algunos grupos nacionalistas andaluces, tomarían esta frase “wa la galiba illa-llah” como lema en significación de unidad e independencia de los pueblos andaluces frente a la colonización y explotación exterior (del resto de España¿?), retomando el lema de la última dinastía andalusí”…

 

 

 

…Sin desperdicio… Para ampliar y difundir la diferencia excluyente con el resto de España se necesita una organización, un “frente cultural”. Al igual que en Cataluña se cuenta con el brazo “cultural” de Omnium, en Andalucía ese cometido lo desempeña el Centro de Estudios Históricos de Andalucía (C.E.H.A.) que actúa como tentáculo cultural del partido andalucista para la vertebración nacionalista de la región a la vez que reclama la “educación” como medio de acción pero lógicamente no por altruismo filantrópico sino para ejercer una política educativa interesada en lo concerniente a la historia de Andalucía, para servirse de las futuras generaciones en el delirante sueño de ese Al-Andalus que imaginaba Blas Infante.

 

 

“(C.E.H.A.) es el claro ejemplo de la política educativa interesada en lo concerniente a la historia de Andalucía, para servirse de las futuras generaciones en el delirante sueño de ese Al-Andalus que imaginaba Blas Infante en su iluminación sobre el separatismo andaluz”

 

 

Poco a poco nos demos cuenta del grave error que ha supuesto el sistema de organización territorial de las autonomías no sólo desde el punto de vista de desastre económico generando creando pesebres locales en los que se dilapida el presupuesto sino desde el punto de vista de la destrucción de España y del sentido nacional. La C.E.H.A. fue refundada en las últimas décadas, reanudando su labor de difusión de una historia sesgada de Andalucía, relegando al vergonzante olvido toda la herencia cristiana, denominada “mesetaria” de forma peyorativa por los andalucistas con objetivo claro de despertar un sentimiento nacionalista de una Andalucía como independiente en tres etapas, la Tartessos prerromana, la Bética senatorial y el Al-Andalus musulmán.

 

 

Oscar Reina, el actual portavoz de los separatistas andaluces
Oscar Reina, el actual portavoz del separatismo andaluz

 

“Los orates del separatismo andaluz hablan de la hegemonía de los visigodos “trinitarios”, como acostumbran a llamar a los católicos, y como “imperialismo asimilacionista” a las dinastías de los Austrias y los Borbones”

 

 

En cuanto al resto de la historia andaluza, como la presencia céltica verificada en muchos yacimientos y en la toponimia; los inicios del cristianismo; la obra compiladora de San Isidoro de Sevilla; el testimonio de San Eulogio o el ejemplo de virtud heroica de los Mártires de Córdoba que se inmolaban a la mayor gloria de Dios en una Córdoba musulmana que fue cualquier cosa menos un oasis de tolerancia; las gestas de la Reconquista con Fernando III de Castilla, el Santo a la cabeza; el esplendor de Sevilla, la capital que veía llegar desde la Torre del Oro ascendiendo por el Guadalquivir las riquezas del Nuevo Mundo a bordo de los galeones que lograban sortear las inclemencias del mar y la piratería europea, el florecimiento de las Artes y las Letras en la Sevilla barroca, etcétera… todo esto no es nada para el andalucismo nacionalista y menos para su altavoz, el C.E.H.A., sino una historia, amarga y vergonzosa de la que se avergüenzan y que quieren borrar de la memoria colectiva, para repensar una Andalucía que jamás ha sido ni podrá ser, pues la Andalucía auténtica, es alma española y europea.

 

 

 

Los orates del nacionalismo andaluz hablan de la hegemonía de los visigodos “trinitarios”, como acostumbran a llamar a los católicos, y como “imperialismo asimilacionista” a las dinastías de los Austrias y los Borbones, que pretenden dar de lado pues para ellos no merece la pena su estudio.

 

 

“Y yo añado respecto al separatismo andaluz (mientras que otros duermen la siesta): “No se puede luchar por algo que no se ama, no se puede amar algo que no se conoce”

 

En este cúmulo de irracionalidad también existe una complicidad de cierto grupúsculo de clérigos nacionalistas como el oscense José María Javierre, el salmantino Diamantino García Acosta o los jesuitas Pope Godoy y García Mauriño, quienes llevaron a cabo una política activa al servicio de la causa andalucista en tiempos de la Transición.

 

 

 

Por otra parte debemos recordar la célebre epístola del Pontífice León XIII a los cardenales Luca, Pitra y Hergenraether y cuya expresión sintética recuerda Rómulo de Carbia: “las leyes que rigen la labor historiográfica se reducen a huir de la mentira, a no tener temor a la verdad, a decirla sin reparos y a evitar, por igual, los extremos de la adulación y los de la ojeriza”.

 

 

 

Y yo añado (mientras que otros duermen la siesta): “No se puede luchar por algo que no se ama, no se puede amar algo que no se conoce”

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

2 comentarios sobre “(Y 4) ¿Separatismo andaluz? Para alimentar los falsos hechos diferenciales hay que ahondar en el mito y las mentiras

Deja un comentario