El burka de Malalai Joya nos debería hacer pensar

malalai-joya
Malalai Joya

 

Conocí hace ya unos años a Malalai Joya en Kabul. Para acercarme a ella y conversar, comprobé con miedo la verdad de las informaciones periodísticas acerca de la existencia de un grupo de fieles armados que protegen a la valiente luchadora afgana de las libertades de la mujer de los fundamentalistas religiosos y asesinos, que ya entonces habían intentado acabar con su vida en varias ocasiones y lo que es peor, todavía hoy la quieren matar.

 

 

“Malalai me dijo que gracias al burka en algunas ocasiones podía salir a la calle y, a la vez, dar un poco de descanso a sus guardaespaldas”

 

A las claritas del alba un motorista pedaleando en una Vespino de opereta, al que seguía desde la furgoneta alquilada por TVE  conducida por otro de sus fieles, nos condujo en laberinto hasta un piso franco y para ello, con la profesionalidad y dedicación necesarias, acelerones, paradas y giros de ciento ochenta grados incluidos, despistó a la sentencia de muerte que persigue a Malalai, entre calles destrozadas por treinta años de guerra y una multitud de sombras humanas, sospechas y amenazas de traición, que en la capital de Afganistán madruga mas que el sol con la humana y natural voluntad de encontrar una buena plaza para la supervivencia del nuevo día… Mañana Dios dirá.

 

 

Malalai me dijo que gracias al burka en algunas ocasiones podía salir a la calle y, a la vez, dar un poco de descanso a su “cuerpo de guardia” gracias al anonimato que le procuraba. Y que así el ropaje integrista le salvaba la vida casi todos los días.

 

 

Volví a ver a esta brava política que se atrevió a calificar, en voz alta, de burros y asesinos a los señores de la guerra, en Madrid, uno dos años después de mi visita a su país.  Estaba de paso en la capital camino de Bilbao donde iba a pronunciar una conferencia organizada por unos grupos feministas. Compartimos la sobremesa de un restaurante italiano y se me ocurrió invitarla a un paseo turístico por el barrio de los Austrias que acabó en el Palacio de Oriente. Nunca olvidaré sus ojos negros, inteligentes y con el brillo de la sorpresa ante tamaña muestra de esplendor y  oropeles occidentales.

 

 

Que interesante sería preguntarle hoy qué opina de la existencia del burka por las calles de Madrid, donde ninguna mujer salva la vida gracias al atuendo. ¿Y aquellas feministas, qué dirán hoy del sometimiento a la mujer que ese tapete celda significa para los integristas?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

4 comentarios sobre “El burka de Malalai Joya nos debería hacer pensar

  • Maria Belèn.
    el 4 marzo 2017 a las 16:03
    Permalink

    Que interesante serìa. Valiente mujer.

    Respuesta
    • el 6 marzo 2017 a las 13:24
      Permalink

      Gracias, porque llevo ya unos varios días preocupado por una serie de avisos que me han llegado acerca de algún error en “Comentarios” y no se bien de qué se trata!!!

      Respuesta
  • Maria castellsno
    el 11 marzo 2017 a las 0:38
    Permalink

    Muy necesarios estos articulos y hoy dia mucho mas.

    Respuesta

Deja un comentario