Una reflexión transcendental entre Hawking, el Génesis y nuestra masa cerebral

UNA REFLEXIÓN TRASCENDENTAL
Hawking. Una reflexión transcendental

 

La verdad, lamentablemente, el cerebro del hombre se ha quedado en esas tres preguntas hechas al cosmos, al infinito, a la nada: ¿De dónde venimos?, ¿Quiénes somos? ¿Dónde vamos? Interrogantes de la gran reflexión, que la parte de masa cerebral de la que disponemos ha logrado plantearse sin alcanzar una respuesta convincente para nadie. Si algún día nos acercáramos un poco a su respuesta, incluso podríamos descifrar otra que también nos corroe: ¿Qué fue antes el huevo o la gallina?

 

 

Solo entrar un poco en este tema tan prolijo, controvertido e inquietante, desata un mar de dudas, de interrogantes y pensamientos que te convierten en un ser pequeño, ínfimo, insignificante perdido en un universo incapaz de ser comprendido por ninguno de los seres vivos.

 

 

“Un buen día, te dicen que aguantes el genio. Que tú eres una creación, un proyecto, la imagen y semejanza de un Ser Superior”

 

Y en esa rfelexión andábamos por estos parajes
Y en esa rfelexión andábamos por estos parajes

 

Solo sabes, que un día, por una extraña razón, –que nunca llegarás a saber—te ves, sin que tú hayas colaborado para nada, entre otros semejantes que te gustan, en un lugar que te gusta y con gustos que te gustan. Y si no es así, entonces…, entonces ¡no veas!, montas un zipizape, que tiemblan hasta las piedras.

 

 

Pero, un buen día, te dicen que aguantes el genio, que no es para ponerse así. Que tú eres una creación, un proyecto, la imagen y semejanza de un Ser Superior y que estás predestinado para ocupar otro lugar donde encontrarás, seguramente, algunas respuestas que ahora te inquietan. Y para eso, para lograr ese Bello Estado, ese Reino, solo tienes que pedir a tu Creador con fe, con amor lo que necesitas y repartir con fe, con amor lo que tienes. Sencillo.

 

 

“Y en esa reflexión andábamos, cuando el insigne Sr. Hawking, vino a decirnos que, “la materia ordinaria de la que están hechos los seres humanos y las estrellas constituye sólo el 5 por ciento de la masa total del Universo”

 

 

Y en esa reflexión andábamos por estos parajes, cuando el insigne Sr. Hawking, vino a decirnos que, “la materia ordinaria de la que están hechos los seres humanos y las estrellas constituye sólo el 5 por ciento de la masa total del Universo”. ¡Ah! Pero que “otro 25 por ciento de la masa del Universo se presenta en la forma de materia oscura, que no se puede ver, pero cuya presencia se puede detectar debido a la gravedad”. Y que el restante 70 por ciento lo constituye la “energía oscura, una misteriosa forma de energía que…”.

 

 

25% de materia oscura; 70% de energía oscura, misteriosa, incierta, oculta, incomprensible; pero, he aquí, que la incertidumbre que le provoca a la ciencia, no le impide pontificar en teología: “La ciencia no deja mucho espacio ni para milagros ni para Dios”, nos ha sentenciado el eminente científico. Qué paradoja, ¿No?.

 

 

Quizás, pero mire de qué forma tan bella, nos lo planteamos los creyentes:

 

 

Al principio creo Dios el cielo y la tierra. La tierra era soledad y caos y oscuridad, y las tinieblas cubrían el abismo, pero el espíritu de Dios aleteaba sobre las aguas. Entonces dijo Dios: “Haya luz” y hubo luz. (Génesis: 1, 1-3)

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rey Viñas

Rey Viñas

De profesión, Topógrafo. Escribidor, desde mi bahía, en su tercera acepción y consciente de, entre otras cosas, que el escribir públicamente es un atrevimiento; hacerlo bien, una ciencia; que guste, un arte; que sea útil, un sueño; y que te entienda alguien, un milagro.

Deja un comentario