(3) Separatismo y parques temáticos: La etnogénesis del separatismo y su particular Far far away de falso gótico

Bienvenidos a Far Far Away
Bienvenidos a Far Far Away, el país del Nunca Jamás de los separatistas

 

 

“Los separatistas llevan décadas tergiversando nuestra Historia, la geografía, la cronología y hasta la arquitectura”

 

De eso saben mucho los actuales nazi-ano-listos catalibanes, los líderes subvencionados del separatismo de ERC y CiU con Lord Farquaad a la cabeza, acompañado de Shreck que será quien se lleve al final a la princesa Fiona, claramente seguidores de los catalibanes de “La Reinaxença” y alumnos aventajados de Paul Joseph Goebbels.

 

 

 

La avanzadilla del separatismo lleva décadas tergiversando nuestra Historia, la geografía, la cronología, en definitiva fabricando una ensoñación con un solo objetivo final, el neo-imperialismo a causa de vivir en una constante frustración y contradicción por no haber sido NUNCA “independientes”, a pesar de haber inoculado ese veneno a los niños con el consentimiento y dejación de la jefatura del estado, del gobierno español y del parlamento en pleno.

 

 

“La evidencia es que el “barrio gótico” de Barcelona no es más que un invento del romanticismo nazi-ano-listo catalán”

 

 

La evidencia es que el “barrio gótico” de Barcelona no es más que un invento del romanticismo nazi-ano-listo catalán, algo a lo que han ayudado como decimos muchos españoles de altas responsabilidades rayanas en la alta traición.

 

 

 

Y así nos encontramos ante Barcelona, la ciudad reinventada:

 

 

Palacio Pignatelli
Palacio Pignatelli. Se trata del gótico más moderno de todos los tiempos. La reforma de este edificio del siglo XVII se completó nada menos que en 1970. Es la sede del Reial Circle Artistic y, además, un puzzle de ventanas recuperadas de almacenes municipales.

 

 

Es equiparable esta megalomanía fantasiosa con el separatismo catalanista actual en lo que lleva de tramposo este “barrio gótico” del que Barcelona se apresura a presumir ante millones de turistas cada año.

 

 

“Como vemos este Far Far Away del separatismo nada tiene en realidad de auténtico. Se trata claramente de un parque temático del siglo XX en vez del fruto de un glorioso pasado medieval catalán”

 

 

Como vemos este Far Far Away nada tiene en realidad de auténtico. Se trata claramente de un parque temático del siglo XX en vez del fruto de un glorioso pasado medieval catalán.
Desde lo alto de la catedral…¡menos de 100 años nos contemplan!. Así lo expone en su inconmensurable y exacto trabajo el jienense Agustín Cócola en una tesis doctoral tan detallada y exhaustiva en su trabajo de campo que llega a las librerías con un título tan amable que no hace justicia a su cristalino y demoledor contenido: El barrio gótico de Barcelona: planificación del pasado e imagen de marca.

 

 

 

(CÓCOLA GANT, Agustín: El Barrio Gótico de Barcelona. Planificación del pasado e imagen de marca, Universitat de Barcelona. Departament d’Història de l’Art.  http://www.tdx.cat/handle/10803/2027). Se acompaña el enlace donde se puede descargar la magistral tesis doctoral.

 

 

 

Imaginamos que a este señor le habrán llamado de todo desde “españolón”, “mal catalá”, “feixiste”, de todo menos guapo.

 

 

El Gótico mas moderno de todos los tiempos
El Gótico mas moderno de todos los tiempos, la falsedad arquitectónica de los separatistas del país de Nunca Jamás

 

 

El pretencioso puente de la calle del Bisbe, que se adjunta en este sencillo trabajo, es sobradamente conocido que muy poco tiene de antiguo. Cumple en estas fechas nada más y nada menos que 83 años, la edad de mi madre.

 

“la “gotificación” a la que fue sometido el centro histórico de Barcelona durante, sobre todo, la primera mitad del siglo XX por los idenpendentistas, no es motivo de centenarios”

La fachada de la catedral ha cumplido 100 años “casi” ahora mismo y no han celebrado el aniversario, pues una y otra obra, puente y fachada, son en último término la guinda que corona la “gotificación” a la que fue sometido el centro histórico de Barcelona durante, sobre todo, la primera mitad del siglo XX.

 

 

 

Es curioso que tan dados como son estos magos del separatismo a recordar y celebrar fechas, ficticias por supuesto, no hayan celebrado el centenario. Son capaces de hablar de condados catalanes en el siglo XI que el centenario de un edificio a gloria del catalanismo se le queda pobre con sus cien años y mejor callar no vaya a ser que se les caiga la careta.

 

 

 

No era esta hasta ahora una historia absolutamente desconocida, pero dada su espinosa incomodidad para una ciudad dependiente y entregada al turismo, esta realidad se ha mantenido de forma premeditada y planificada en un discreto segundo por no decir oculta.

 

 

 

(La impostura del barrio Gòtic queda al descubierto en una tesis doctoralhttp://www.bcn2011.es/…/la-impostura-del-barrio-gotic-qued…/)

 

Modelo idea
Modelo ideal de “casa catalana”. Esta tipología fue también estudiada por Jeroni Martorell, a quien pertenece este dibujo (proyecto de restauración de la casa Padellàs siguiendo el modelo ideal, 1924). Fuente: Martorell, 1925. Podemos apreciar que lo que se diseña e inventa como “casa catalana” no es ni más ni menos que una casa palacio de los que abundan en Zaragoza, o en los pueblos del Matarraña turolense, poblaciones de Aragón y muchos lugares de España, pero llena de recargados detalles góticos.

 

 

 

En 1911, Barcelona era un hervidero de opiniones, y esta, por ejemplo, “…Todas las calles deberían ser devueltas no al primitivo estado de la época histórica en que se terminó la edificación de aquellas, sino al estilo gótico catalán, intervenido por la mano experta y sabia de los mejores arquitectos modernos de Catalunya…». la expresaba en el semanario “La Cataluña” Ramon Rucabado Comerma (1884-1966), prohombre de la ciudad y emparentado lejanamente con Jacint Verdaguer. La apertura de la Via Laietana, que condenaba a la piqueta a 335 edificios, era una oportunidad perfecta para poner fin a la imagen provinciana, insalubre, mal comunicada y obrera que Barcelona ofrecía al mundo entero.
La corriente inicialmente literaria de la Renaixença había dado el salto ya a la política. Arquitectos como Josep Puig i Cadafalch ocupaban cargos políticos. Cuando la Lliga ganó las elecciones municipales de 1901, ocupó un determinante puesto como concejal. Fue en ese hervidero en el que se gestó el plan.

 

 

 

Por una parte, relata Cócola, se pretendía poner a Barcelona en el mapa del turismo internacional. «Las calles de Montcada y Mercaders están pidiendo convertirse en calles de Núremberg, Brujas o Florencia. Barcelona puede ser, en unos cuantos años, una Bruselas meridional, esa gran Barcelona soñada tantas veces», defendía Puig i Cadafalch ante sus contemporáneos.

 

 

 

Por otra parte, prosigue el autor de la tesis doctoral, se abría de par en par la oportunidad de monumentalizar «un origen legendario de Catalunya». No era útil lo romano y menos lo íbero. Los años de la decadencia eran para olvidar. Lo medieval, en cambio, aunque menospreciado hasta finales del siglo XIX, recordaba la época en que “los catalanes” dominaron parte del Mediterráneo… falseando de nuevo la Historia llamado a lo que siempre fue la Corona de Aragón, que dominó el Mediterráneo, la confederación catalano-aragonesa.
El siguiente paso del separatismo sería robar a los aragoneses aquello que siempre se llamó señal real y nunca bandera catalana. Todos sabemos que Barcelona y sus condados, luego Cataluña, eran parte que pertenecía a la Corona de Aragón… de la misma manera que ahora es parte integrante e indivisible de España, sin que haya que crear singularidades para que los separatistas se encuentren cómodos, rompiendo con ello la sagrada igualdad entre los ciudadanos que proclama nuestra Constitución, frente a los territorialismos asimétricos.

 

 

“El edificio que hoy es sede del Museu d’Història de la Ciutat estaba originariamente en la calle de Mercaders. El Museu Marés es una suerte de frankenstein arquitectónico, con una escalera de la calle Templers, una bella puerta del paseo de Colom y varios adornos de nuevo cuño realizados con piedra de la cantera de Montjuïc”

 

 

El edificio que hoy es sede del Museu d’Història de la Ciutat estaba originariamente en la calle de Mercaders. El Museu Marés es una suerte de frankenstein arquitectónico, con una escalera de la calle Templers, una bella puerta del paseo de Colom y varios adornos de nuevo cuño realizados con piedra de la cantera de Montjuïc. El tranquilo rincón situado tras el ábside de la catedral nada tenía del aire señorial del que hoy presume. Y así, uno tras otro, Cócola disecciona lo que el frenesí urbanístico surgido de la Renaixença metamorfaseó.

 

 

 

En resumidas cuentas y como reconoció en su día el padre del disonante puente de la calle del Bisbe, Joan Rubió, en realidad «en el barrio gótico no hay más de seis casas que con buena voluntad pueden denominarse góticas».

 

 

Propuesta
Propuesta de “casa catalana” construida con materiales recogidos con motivo de la reforma interior. J. Martorell,1920. Fuente: Martorell, 1920.

 

“Que no se le atragante a nadie, mañana la última píldora sobre el falso separatismo”

 

 

Y recordemos que edificios del falso gótico barcelonés fueron declarados y protegidos como Monumento Histórico Nacional , ¡que sí! ¡Monumento Nacional!, fruto de la más ponzoñosa y cómplice sinvergonzonería con el sepratismo.

 

 

 

Por supuesto las páginas web, tanto del Museu d’Història de Barcelona y del Picasso callan el pasado más innoble de sus sedes.
Las memorias que justifican la declaración oficial elogian como góticas piezas construidas en el siglo XX, ¡así se escribe la historia!, con minúscula claro.

 

 

 

«La casa de la estrecha calle del Paradís es una construcción de fines de la edad media, a lo que da singular fisonomía un ventanal que hay sobre la puerta». Así se justifica la declaración como Monumento Histórico Nacional en 1924 de la sede del Centre Excursionista de Catalunya, un edificio profundamente remozado por Josep Domènech i Montaner pocos años antes. El ventanal citado nada tenía de antiguo.

 

 

 

Idéntica fortuna tuvo la Casa de l’Ardiaca. En los años 20 del pasado siglo fue objeto de una intervención que iba mucho más allá del puro lifting facial. Fue más bien cirugía de trasplante, pues allí fueron a parar no pocas piezas procedentes de los derribos de la Via Laietana.
En 1925 pasó también a formar parte del catálogo de monumentos nacionales. Vale la pena reproducir los argumentos. «Es construcción del siglo XVI, y tan elegante en su escalera, patio, arquerías, salones y decorados que bien puede afirmarse que refleja de modo exactísimo las condiciones materiales de la vida en aquella centuria, dándose el caso de ser la única en la ciudad conservada desde tales tiempos».

 

 

 

Que no se le atragante a nadie, mañana la última píldora sobre el falso separatismo.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

Un comentario sobre “(3) Separatismo y parques temáticos: La etnogénesis del separatismo y su particular Far far away de falso gótico

Deja un comentario