Mira Susana, ahora que se acerca la Semana Santa no quiero que me coloques, pero te voy a decir una cosa

Susana Díaz: Andalucía "da un paso más" para dignificar a las víctimas del franquismo con la Ley de Memoria. EUROPA PRESS.EDUARDO BRIONES
Susana Díaz: Andalucía “da un paso más” para dignificar a las víctimas del franquismo con la Ley de Memoria. EUROPA PRESS.EDUARDO BRIONES

 

 

Mira Susana, ahora que se acerca La Semana Santa y antes que el incienso envuelva tu mantilla, te voy a decir una cosa:

 

 

“Susana habéis dispuesto a vuestro antojo de la proliferación de las televisiones a todo color y las radios de bolsillo; el cine subvencionado, la PlayStation, todo un mundo virtual, los dibujitos animados y, ¿y?… y una guerra civil útil y dúctil”

 

 

 

Habéis tenido suerte, mucha suerte, para perpetrar vuestros perversos retruécanos. Habéis contado con un mundo de armas letales, inimaginables en los anales de la historia, ¡Qué mal hadada coincidencia!; habéis dispuesto a vuestro antojo de la proliferación de las televisiones a todo color y las radios de bolsillo; el cine subvencionado, la PlayStation, todo un mundo virtual, los dibujitos animados y, ¿y?… y una guerra civil útil y dúctil. No hay serial, película, novela, concurso, tertulia radiofónica o televisada, libro, TBO o periódico que no se utilice para fomentar de forma descarada o subliminal el victimismo de unos y la criminalización de otros. ¡Madre mía, qué suerte y qué fácil os lo han puesto! Pero ya no cuela! ¿Cuándo decidiréis olvidar, aunque no perdonéis? (Nunca mientras haya reparación, es decir tajada)

 

 

 

Susana Díaz  ahora que Andalucía “da un paso más” para dignificar a las víctimas del franquismo con la Ley de Memoria Histórica según publica Europapress, acuérdate que ese Cristo que vais a pasear por las calles de Sevilla, posiblemente contigo y tu vara de mando presidiéndolo dijo: “Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos” (Mateo, 8:22).

 

 

Pues eso he decidido yo, seguir a Cristo, al amor, al perdón, al olvido, a la concordia. Porque, estoy convencido, que ha de poder más en mí, el sentido común, la asimilación de la historia, la superación de los agravios comparativos…, que el pus de las heridas.

 

 

colócame en la Junta Susnita
Susanita, colócame en la Junta Susnita

 

 

 

Porque… ¿sabéis?, mis padres eran humildes trabajadores que sufrieron en los prolegómenos de la maldita guerra, hambre, abusos, cacicadas, y asesinatos de unos y de otros; con la monarquía, con la dictadura, con la república y con cualquier política de aquellos sanguinarios años. Y los fusiles y las bombas les trajeron más dolor, más sufrimiento, más hambre, más abusos, más cacicadas… y más fe en Dios.

 

 

“España es un inmenso osario que merece honor, respeto y perdón por igual”

 

 

Así, cuando se hizo el silencio, y los tiros dejaron de silbar por las calles y miraron a su alrededor y, vieron las ruinas y el escombro y el hambre y la desolación que les rodeaba, tres puñetas les importó quién pegó el primer tiro, quién mato primero a quién y tan siquiera, ¿por qué?. Sólo fuerza y entereza para conservar y levantar a sus hijos podían pedir, a su Dios, a nadie más. Y por eso, por respeto a ellos y a tantos como ellos, a tanto sacrificio y mal vivir, tengo que cerrar los ojos y taparme los oídos para de alguna forma, protegerme de tanta vileza, de tanta manipulación, uso y abuso del dolor y el sufrimiento que padecieron nuestros mayores en una clara, repugnante y calculada maniobra política. Yo, que hice la primera comunión, poco más o menos, en los famosos tiempos de los “veinticinco años de paz” y viví mi juventud, dicen que en una horrorosa dictadura, ni por educación ni por creencia religiosa, me puedo permitir entrar en esta cobarde provocación, porque España es un inmenso osario que merece honor, respeto y perdón por igual.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rey Viñas

Rey Viñas

De profesión, Topógrafo. Escribidor, desde mi bahía, en su tercera acepción y consciente de, entre otras cosas, que el escribir públicamente es un atrevimiento; hacerlo bien, una ciencia; que guste, un arte; que sea útil, un sueño; y que te entienda alguien, un milagro.

Un comentario sobre “Mira Susana, ahora que se acerca la Semana Santa no quiero que me coloques, pero te voy a decir una cosa

Deja un comentario