Tertulíticos y Periolianos. La Tertulia o la undécima plaga de nuestros días

La tertulia del Café de Pombo. Obra de José Solana
La tertulia del Café de Pombo. Obra de José Solana

 

 

La licencia sintáctica y la metáfora del título se quedan cortas ante la proliferación de este particular estilo “periodístico”, la tertulia, que, desde que allá por los finales de los ochenta el desaparecido Antonio Herrero la introdujo en la también extinta Antena 3 Radio, se ha venido poniendo de moda hasta llegar a ser denominador común en las parrillas de programación de todas las cadenas de radio y TV, ya sean políticas -las más-, deportivas – tampoco escasas- y, para que no falte de nada, del corazón –vulgo, cotilleo, y también abundantes -, que contribuyen al “sindiós” en que -en mi opinión- se ha convertido la “información” -cada vez menos objetiva- sustituida ahora por opinión interesada -cuando no sesgada- sobre cualquier cosa que suceda a lo largo y ancho de la geografía nacional o internacional -cierta o no, comprobada o tampoco- desoyendo el Código de la FAPE: «El compromiso con la búsqueda de la verdad llevará siempre al periodista a informar sólo sobre hechos de los cuales conozca su origen,…, así como a no publicar material informativo falso, engañoso o deformado».

 

 

 

Y esa proliferación desbordada de parloteos y charlas de café -la mayoría insufribles-, ha dado lugar a unos perfiles mezclados de “políticos” y “periodistas” que, bajo el término “tertulianos”, que los une, ha “evolucionado” a lo que yo denomino “tertulíticos” -políticos que gracias a las tertulias se han hecho famosillos-, cuyas actuaciones como “hombres de Estado” no los ameritan para nada serio y dicen bastante poco de verdadero interés, y “periolianos” -periodistas que, gracias a las tertulias, han encontrado un complemento a su sustento, cuando no su razón de ser, a falta de medios de papel, si no de capacidad para escribir o redactar algo, bien-. Entre estos últimos los hay que pasan de un medio a otro varias veces al día. La tertulia sustituye a la lectura -en caída libre- en proporción directa a la mediocridad que se ha ido apoderando de la sociedad. Siempre es más fácil -y cómodo, añadiría- ponerse delante de la caja tonta o del receptor de radio -estas, no todas, suelen tener algo más de nivel- para ver imágenes y escuchar titulares y opiniones que se suceden unos a otros y ahorran del esfuerzo de pensar y analizar con criterio propio.

 

 

 

Reflexionando sobre esa “representación” que, muchas veces -si no las más-, son las tertulias, me acordé de unos versos que tradujo Quevedo en su Doctrina de Epicteto, que nos deja términos de absoluta actualidad y resalto en negrilla: “No olvides que es comedia nuestra vida/ y teatro de farsa el mundo todo/ que muda el aparato por instantes/ y que todos, en él, somos farsantes./ Acuérdate que Dios, ‘desta’ comedia/ de argumento tan grande y tan difuso,/es Autor que lo hizo y lo compuso. / Al que dio papel breve/ sólo le toca hacerlo como debe/ y al que se lo dio largo,/ sólo el hacerlo bien dejó a su cargo./ Si te mandó que hicieses/  la persona de un pobre o de un esclavo,/ de un Rey o de un tullido,/ haz el papel que Dios te ha repartido./ Pues sólo está a tu cuenta/ hacer con perfección tu personaje,/ en obras, en acciones, en lenguaje,/ que el repartir los dichos y papeles,/ la representación, o mucha o poca,/ sólo al Autor de la comedia toca.

 

 

 

Esos versos del Siglo II, traducidos del griego en el XVII – casi todo está inventado-, vienen que ni pintados a lo que en mi opinión son la mayoría de estas tertulias políticas -de las otras poco o nada oigo y veo-. En este formato, muchos de estos políticos y periodistas mediocres se convierten en “actores” de comedia -la farsa– bajo el guión que les marca el aparato del partido o del medio, que viene a ser casi lo mismo. Decía Galilei que “existen dos tipos de mentes ‘poéticas’: unas aptas para ‘inventar’ fábulas y otras dispuestas a creérselas”, y así se tiende a aceptar como “dogma” lo que se escucha en esas tertulias, especialmente de TV, donde llegan al extremo de sobreactuación muchos de ellos, que se crecen en sus irresponsables “opiniones” sabiendo que nada se les va a exigir si yerran en sus efímeros juicios y “sentencias” -algo así como un Twitter televisado-.

 

 

Los cafés tertulia de principios de siglo
Los cafés tertulia de principios de siglo

 

“Es frecuente ver en en cualquier tertulia cómo se contradice ese refrán de “la mentira tiene la patas muy cortas” y prosperar hasta límites insospechados informaciones sin contrastar”

 

 

 

Es frecuente ver en las tertulias cómo se contradice ese refrán de “la mentira tiene la patas muy cortas” y prosperar hasta límites insospechados informaciones sin contrastar. Lo hemos visto en una de la mañana -reedición de aquel periódico, El Caso, caracterizado por recrearse en el morbo de los sucesos, que los mayores recordarán- que contribuyó en recaudar fondos para el “tratamiento” costoso de “enfermedades raras y terminales”, que se convirtieron en sendos fraudes perpetrados por personas sin escrúpulos e incluso con antecedentes penales. También, afirmaciones -en una de la noche, el pasado verano-, en boca de un senador y alcalde del PSOE, tales como “gracias a Felipe González, existen Sanidad y Educación públicas en España”, sin que nadie le respondiera ni recordara desde cuando estaban reguladas por ley esas dos prestaciones sociales. La Sanidad, por ejemplo, en Diciembre de 1942 se implantó el Seguro Obligatorio de Enfermedad, y la Educación -hasta hace treinta años con mayúscula-, y sin remontarnos al Colegio de Gandía -primero de los Jesuitas (Siglo XVI), al que siguieron muchos más hasta su expulsión por orden de Carlos III (1767)-, la Junta de Instrucción Pública (1812) -reorganizada durante la Segunda República, con Miguel de Unamuno al frente- o la Ley Moyano (1857), fue objeto de gran desarrollo durante el franquismo –Ley de Educación Primaria (1945), Ley de Ordenación de Enseñanza Media (1953) o Ley General de Educación (1970), por citar algunas de cuando el “dios” Felipe ni estaba ni se le esperaba-. Precisamente esa LGE/70 fue la que confirió carácter universitario a los estudios de periodismo y transformó (1975) la Escuela Oficial de Periodismo -creada por cierto en 1941, en el franquismo- en Facultad de Ciencias de la Información -craso error, a mi juicio- que muchos de esos “periolianos” seguro desconocen. A cualquier cosa – con todo el respeto- se le llama ahora “Ciencia”.

 

 

 

El “perioliano” habla con aplomo y el mensaje “cuela”, porque es lo que muchas veces se pretende con la tertulia, la “dogmatización de la mentira” -repítela mil veces y la harás verdad, decía Göebbels- ante una audiencia cada vez más mediocre y menos crítica, producto de esa “reforma educativa” que fue la Ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE) de 1985 -esa sí, del “number one” González, su ministro Maravall y el entonces meritorio Secretario de Estado, Rubalcaba-, que lo que sí hizo fue vulgarizar la “educación” bajo el falso mensaje de igualdad -mejor dicho, igualitarismo de nivel bajo-.

 

 

 

Además, en esas tertulias, con muchos “tertulíticos y periolianos” de plantilla, todos opinan de todo como si de enciclopédicos “sabios” se trataran -el Maestro Liendre, que de nada sabe pero de todo “entiende”- aunque, comprobando las meteduras de pata que cometen cuando hablan de algo que uno sepa un poco, no es difícil colegir lo que serán algunas de sus opiniones.

 

 

“Me temo, habrá que seguir sufriéndolos, a unos y a otros, en ese circo informativo en el que se han convertido la mayor parte de las tertulias”

 

 

 

Otra característica de las tertulias es que pocas veces llevan a verdaderos expertos en las diferentes materias que abordan y, cuando sí, los “profesionales” no les dejan hablar o la propia “corrección política” del invitado -si de un “tertulítico” se trata- le hace diluirse en el debate, por si “el dedo que hace la lista” se enfada,  limitándose a la consigna del partido y renunciando a hacerse eco de la verdad de la calle, cuando no es que viven alejados de esa realidad que dicen representar.

 

 

Creo que hay un libro, con el título “Hablar de todo y no saber de nada. Las tertulias y la nueva política”, escrito por un conocido expolítico catalán, Juan López Alegre, que no he leído, pero que habrá que buscar para ver si la opinión de este amigo dista mucho de la que acabo de dejar plasmada más arriba.

 

 

No me resisto a terminar sin dejar mi opinión sobre lo ridículo que resulta  ver a esos presentadores de tertulia convertidos en “hombres anuncio” -otra lamentable “moda” del género tertuliano- ni a destacar otro perfil muy común en esa tertulias y que, a mi juicio, también forman parte de la “undécima plaga” con la que completo el título de mi artículo. Me refiero a esas máquinas de errar, llamados “sociólogos” -¿debería llamarlos “sociolíticos”, o “sociolianos”?-, que no dan ni una, elección tras elección, y que nunca entenderé cómo siguen siendo contratados por los medios. Pero, me temo, habrá que seguir sufriéndolos, a unos y a otros, en ese circo informativo en el que se han convertido la mayor parte de las tertulias.

 

 

 

 

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Antonio de la Torre

Antonio de la Torre

Aficionado a la política, decepcionado con mi corta experiencia en ese mundo, y preocupado con la situación de "España, S. A.". Modesto tertuliano y articulista de opinión. Comparto inquietudes y propuestas, tratando de ayudar a crear opinión para mejorar el pervertido sistema político que nos ningunea.

Deja un comentario