Como decían Guns and Roses: Welcome to the Twitter Jungle, Bienvenidos a la jungla del pajarito

Bienvenidos a la jungla
Bienvenidos a la jungla de Twitter
Que Twitter es la jungla, es algo que todos los que participamos de la aplicación conocemos, o deberíamos conocer.
Cuando uno accede a la aplicación por primera vez, descubre la inmediatez de la información, curiosidades reunidas por géneros o rasgos comunes, humor de todo tipo, etc.
Una vez que hemos aprendido a dominar el manejo de la cuenta, queremos ser el más rápido en publicar la noticia, el más original a la hora de comentar el tuit ajeno, el más irónico, el más sarcástico o el más borde, e incluso hay quien pugna ser el mejor Troll.

“Quien no haya sufrido alguna vez algún tipo de acoso por Twitter, no es nadie”

Copiamos ideas, textos, parafraseamos, citamos, nos citan… Pero solo tenemos 140 caracteres para expresarnos y eso limita mucho nuestro nivel de explicación e interacción. Es la nueva manera de comunicarse simplificando.
Ha habido usuarios que se han hecho famoso gracias a sus cuentas en Twitter, bien sean anónimas, Fakes, o personales. Políticos que han ganado adeptos a sus causas y otros que han caído al averno por sus comentarios. Usuarios que se reunen en grupos para conseguir una mayor influencia de sus opiniones. Grupúsculos de presión que utilizan comportamientos dignos de cualquier grupo Mafioso.
 
Quien no haya sufrido alguna vez algún tipo de acoso por Twitter, no es nadie.
Como decían Guns and Roses, Wellcome to the Jungle
Como decían Guns and Roses, Welcome to the Jungle
Hay quien juega con dobles y hasta triples cuentas, adoptando en cada una de ellas un rol diferente, jugando a Poli bueno/poli malo, tipo serio/cachondo mental, justiciero/acosador, etc. Todo tipo de bipolaridades son bienvenidas a Twitter.
Pero, suponiendo que nos creamos que haya 10 millones de cuentas de Twitter en España, de las cuales sólo millón y medio están activas o tienen un mínimo de actividad… ¿tanta importancia tiene esa aplicación como le pretendemos dar?
Pues todo en su justa medida; vivimos en un país de cultura mediterránea, donde nos gusta exagerar la importancia de los actos, de las pequeñas cosas, darles más de la que realmente tienen, y que de no magnificarse por un retuiteo masivo, sin ningún tipo de filtro o análisis, pasarían desapercibidas.
Como decían Guns and Roses, Welcome to the Jungle.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Discover And Share

Discover And Share

Un político me llamó despectivamente Furia Liliputiense. Pues sí, dio en el clavo. Puedo ser extraordinariamente pequeño, según con quien me compare, pero no por ello insignificante y falto de valor. Descubro y comparto la rebelión de las pequeñas cosas. Te sumas?

Deja un comentario