La revancha y el adoctrinamiento de la izquierda española, principal síntoma del odio

robada catalanista de la radical Escola Valenciana
El odio cuando se inocula en la infancia y la adolescencia es asunto grave y peligroso

 

 

“El odio cuando se inocula en la infancia y la adolescencia es asunto grave y peligroso”

 

 

El odio cuando se inocula en la infancia y la adolescencia es asunto grave y peligroso. Y la revancha es el síntoma más perceptible. La izquierda española es poseedora de ese síndrome, pues tiene incrustado en su mente ese perverso sentimiento que tanto mal les hace. Una izquierda incapaz de evolucionar hacia algo positivo,atenazada por un espíritu mezquino, lleno de resentimiento, buscando exclusivamente la confrontación con su enemigo mortal: la derecha.

 

 

Solo bulle en su mente el odio. Buscan con desesperación borrar no solo de sus cabezas,sino también de la historia, la derrota sufrida en la cruenta y triste Guerra Civil. Todos los días buscan argumentos y desarrollan acciones encaminadas a desterrar esa realidad incuestionable. Y siguen tras el medio siglo transcurrido con un esfuerzo digno de metas mas provechosas para España. Quieren desquitarse actuando a toro pasado, ya que casi nadie hizo oposición real tras la contienda, y menos ya a mediados de la década de los cincuenta. Una resistencia imaginada ya que fue tan clandestina que no se enteraron ni ellos mismos. Todo el mundo vivía pacíficamente acomodándose y beneficiarse de lo bueno del régimen franquista. Pero de manera incomprensible, ahora muchos de aquellos pancistas y,sobre todo, sus descendientes, se han convertido en antifranquistas redomados.

 

 

Unas generaciones que han vivido los mejores años de prosperidad de nuestra historia se revuelven contra si mismos, gracias a la Constitución del 78,que ahora quieren destruir. Tal vez las batallitas de sus antepasados han hecho mella en sus tiernos cerebros convirtiéndolos, ahora, en los auténticos luchadores contra un sistema político ya desaparecido hace varias décadas. Un sin sentido absoluto.

 

 

Estos nuevos esforzados pretenden imponer una victoria que,según ellos, hurtaron a sus padres y abuelos allá por el año 1939. Desean con tantas ganas ese desenlace falaz que no se paran ni un minuto en pensar que al resto de españoles ya no nos importa demasiado, que solo buscamos la paz y la armonía entre todos. Que no mantenemos la idea de que fue una lucha de la libertad y la democracia frente al terror y el fascismo. Eso ya no cuela, pues sabemos que ambos bandos fueron dictatoriales,violentos y golpistas. Estos nuevos cachorros, quieren imponer su verdad que es, ni mas ni menos, que una enorme mentira. Para ellos sigue habiendo buenos y malos, y ellos son los buenos. Un insulto a la verdad. Hay que desmontar esa falacia. Lo cierto es que fue una tragedia común. Pero borrar lo que sucedió es una injusticia histórica.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Ignacio Rodríguez Márquez

Ignacio Rodríguez Márquez

Un todo terreno en la televisión : Productor,realizador, director ,guionista y comentarista deportivo durante 35 años en TVE siendo el que más transmisiones ha comentado y mas disciplinas deportivas ha narrado . Licenciado en Ciencias de la Información y Técnico Superior en producción y programación. Ex entrenador y jugador profesional de baloncesto. Premio Talento de la Academia de las Artes y las Ciencias de la Television. Medalla de oro en 12 Campeonatos de España de esgrima veteranos y Tesoro Vivo de la Televisión por la UNESCO

2 comentarios sobre “La revancha y el adoctrinamiento de la izquierda española, principal síntoma del odio

  • el 8 abril 2017 a las 21:00
    Permalink

    Pues sí, señor Don Ignacio. Tiene usted toda la razón del mundo.
    Dicen, que ellos son los buenos, cuando en realidad, todo lo que ocurrió fue por su culpa. Empezando en 1931, con la quema de iglesias y asesinatos de curas, siguiendo con el intento de golpe de estado de octubre de 1934, asesinando a todo aquel que se declarase católico, todo aquel que fuese adinerado, todo aquel que pensase distinto a ellos, como a Calvo Sotelo; y terminando con el pucherazo de las elecciones de febrero de 1936, que en realidad las ganó la derecha.
    Todo eso lo ocultan, no se habla sobre ello.
    Me hace gracia, cuando les veo enharbolar banderas de la II república, cuando en verdad, ellos fueron los primeros, y los que más lucharon por acabar con ella.
    Lo peor de todo, que todo ésto acabó en guerra civil y dictadura. Todos estos errores, los pagaron varias generaciones de españoles.
    Y después de todo ésto, parece que no sólo quieren reescribir la historia, si no que la quieren repetir……

    Respuesta

Deja un comentario