Te voy a contar una cosa, que te hará ver que tenemos en España a la mejor policía del mundo

Placa de policía
Placa de policía

 

“POR FAVOR.., TRANQUILOS.., SOMOS POLICÍAS Y ESTAMOS EN UNA DETENCIÓN!!

 

Me lo contaba mi gran amigo Javier, hace un par de días y tomando café. “Te voy a contar una cosa, nano, que te hará ver que tenemos en España a la mejor policía del mundo, acojonante. Bestial.” Y me lo contó.

 

 

Resulta que tiene a la mujer unos días “pachucha”. La convenció para salir de casa e ir a dar una vuelta. “Venga, guapísima, que nos de un poco el aire y te sentará de puta madre, ya verás!” Al final y pese a hacerse de rogar, ella (una santa) accedió. Fueron a dar una vuelta por la ciudad de las ciencias y la zona “nueva” de Valencia. Al volver a casa se detuvieron en una cafetería moderna, en la avenida de Francia. Hacía buen tiempo y la cafetería tenia terraza y sitio para sentarse ya que solo estaban ocupadas dos mesas por sendos señores leyendo el periódico. Javier le dijo a su mujer que se sentaran fuera al “solecito”. Pero su mujer (una santa, repito) estaba destemplada y prefirió sentarse dentro. Así lo hicieron y dentro del establecimiento pidieron sus consumiciones a una atenta camarera.

 

 

Una vez servidos la camarera salió a la terraza a atender una nueva consumición. De repente..vuelve blanca como la pared y gritando “VAN A MATAR A UN HOMBRE AHÍ FUERA!!! LE VAN A DISPARAR…, LLAMEN A LA POLICÍA.., HAY QUE ESCONDERSE!!” El revuelo entre la gente que había dentro fue espectacular y algunos se dirigieron a los servicios. Mi amigo Javier, con gran cabreo de su mujer (una santa, vuelvo a decir) va y se acerca a la cristalera y ve el “espectáculo”: Un tío en el suelo, de bruces, otro sujetándole los brazos extendidos y un tercero con la rodilla en la espalda del fulano…y con un pistolón acojonante apuntándole en la nuca. “Ríete del pistolón de Harry el sucio, bandarra. Era acojonante”. Javier opta por quedarse cerca de la puerta y pensar que si entraban a matarlos por lo menos le soltaba un sillazo a los morros o algo así…

 

 

En esas estaba, con su mujer (una santa) intentando tranquilizar a la pobre camarera…cuando entra el del pistolón. “Un tío grande..bien vestido..con vaqueros y cazadora..con buena pinta”. El tío abre los brazos exhibiendo un carnet y diciendo “POR FAVOR.., TRANQUILOS.., SOMOS POLICÍAS Y ESTAMOS EN UNA DETENCIÓN!!. NO SALGAN HASTA QUE NO LO INDIQUEMOS” Volvió a salir y vio Javier como tres tíos metían al individuo engrilletado en una furgoneta blanca sin distintivo alguno. Volvió a entrar el policía y dijo que ya podían irse.

 

 

Tras atender a la camarera que estaba en estado de shock prácticamente, Javier y su mujer (una santa) se fueron. Iban andando y llegaron a un semáforo. Javier se apercibió que a su altura llegaban el policía “buena pinta” y otro compañero. Se les quedaron mirando y cuchichearon entre ellos algo. Javier no se cortó y le dijo al poli “Vaya susto nos habéis dado, nanos!!” Y el tío dice que le contesta de manera educadísima “Sé que estaban ustedes ahí, señores. De verdad que lo lamentamos muchísimo pero era una detención muy importante y solo había una manera de hacerlo y era como lo han visto. Por la propia seguridad de todos era esencial hacerlo así. Discúlpenos, caballero, pero ha sido necesario. Se lo aseguro”.

 

 

Javier se extrañó que la noticia no saliera en la prensa. Y dio la casualidad que a los dos días se encontró con su prima, fiscal jefe de la Audiencia de Valencia. Le contó lo sucedido y la fiscal sonrió y le dijo. “No lo verás publicado en la prensa. Se trataba de la detención de un importante capo mafioso de los que “no se deja” detener por las buenas. Llevaban mucho tiempo detrás de él. No me preguntes que harán con ese capo porque yo misma no lo sé…y si lo supiera no podría decírtelo”.

 

 

Javier estaba impresionado por la “profesionalidad” de los policías, así como de su educación y buen hacer. Convinimos en que teníamos una de las mejores policías del mundo…y que por ello no nos cuadraban casos tan penosos como el de Marta del Castillo, por ejemplo.

 

 

Cuando nos despedíamos me dice el muy bandarra. “Y sabes que, nano?? Tu querida amiga, que es mi mujer, encima esta cabreada conmigo, la cosa tiene huevos!!” “¿¿Y eso?? Tú hiciste lo que hay que hacer, no??” le pregunté. “Si. Es que cuando llegamos le dije..ves cariño mio como te dije que la salida te iba a airear? Mas aire y acción imposible, nana!!”. Nos descojonamos y despedimos.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Pin on Pinterest0Email this to someone
Javer Gotor Llovera

Javer Gotor Llovera

Licenciado en derecho y de forma milagrosa por la Universidad de Valencia. Doctor en derecho matrimonial canónico por la Universidad Pontificia Sto. Tommaso d´Aquino de Roma. Abogado experto en divorcios a cuyas clases y formas de hacerlo he dedicado toda mi vida profesional y personal. Apasionado del matrimonio entre hombre y mujer. Cofundador de la Palmaria Primigenia junto a Curro de Utrilla, Rey Viñas y UTECO en el 2.008. Fundador de la comunidad “Los bufones del Cachondo Creador.”

Deja un comentario