Don José Utrera Molina DEP: “Una memoria sin cambiar de bandera”

Muere a los 91 años el ex gobernador civil de Sevilla José Utrera Molina
Muere a los 91 años el ex gobernador civil de Sevilla José Utrera Molina

 

 

“En este Estado de Alzheimer, no se acepta recordar nada que no venga dictado por ese prejuicio formidable y espantoso y travestido oficialmente de Memoria Histórica”

 

 

 Con motivo del fallecimiento de Don José Utrera Molina y en homenaje, dejo mi comentario de su libro de memorias, texto que debiera ser de lectura obligatoria para todos aquellos que quieran tener la molestia de entender algo de lo que ha pasado en España en el último tercio del siglo XX: “Sin cambiar de bandera”. Molestia, que ya doy por supuesto como inútil, pues en este Estado de Alzheimer, no se acepta recordar nada que no venga dictado por ese prejuicio formidable y espantoso que, travestido oficialmente de Memoria, tiene autoridad de Histórica. Memoria ésta, entendida como reconstrucción o decostrucción de nuestro pasado a partir de una serie de criterios gestionados por la actual estructura de poder – que comprende la casta política y los medios de comunicación – con el objetivo de la transformación del tiempo interpretado en función de sus objetivos.

 

"Sin cambiar de bandera" de José Utrera Molina
“Sin cambiar de bandera” de José Utrera Molina

 

 

Ante tal audaz obsesión, sugiero leer el testimonio de Don José Utrera Molina, personaje clave que ostentó diferentes responsabilidades en el Estado Nacional del 18 de Julio de 1936. Memorias escritas hace más de veinte años pero con vigente actualidad y en edición ampliada. Lo primero que llama la atención de este libro es la calidad de su escritura. Lo bien que está escrito para tratarse de un ministro. Subrayo este aspecto porque para las generaciones ESO-LOGSE puede resultar un tanto chocante la identificación del cargo de ministro con una tarea como la de escribir libros. De calidad, claro está. Lo que ya nos hace reflexionar en un primer momento sobre los diferentes criterios de selección de tales cargos: presencia en los gabinetes de currículums de élite, palabra ya maldita, frente a criterios de paridad de género múltiple del tipo miembro-miembra.

 

 

“José Utrera Molina explica así la llamada Transición que desemboca en la Monarquía Borbónica Parlamentaria que actualmente tenemos el supuesto placer de disfrutar”

 

 

Las memorias de Don José se inician con una introducción sobre los antecedentes ideológicos del personaje y su trayectoria en diferentes cargos para centrarse con detalle en el periodo de tiempo que transcurre entre dos hechos cruciales: el asesinato del presidente del gobierno Carrero Blanco por el terrorismo y el cese de Utrera como Ministro Secretario General del Movimiento por Arias Navarro. Dos acontecimientos que se complementan en su eficaz objetivo de la disolución del Estado Nacional al suponer, por un lado, la eliminación del hombre responsable del gobierno y, por otro, la posterior erradicación del órgano encargado de la custodia ideológica. Estos dos acontecimientos habrían de esperar pacientemente la muerte del Jefe del Estado en su lecho para así provocar la total descomposición. Se inicia así la llamada Transición que desemboca en la Monarquía Borbónica Parlamentaria que actualmente tenemos el supuesto placer de disfrutar.

 

 

 

El señor Utrera desarrolla con gran detalle los movimientos, casi en clave de diario, que se producen entre esos dos puntos. Entre todos los nombres nos aparecen claros los principales protagonistas: Francisco Franco, el Representante de la casa de Borbón, Presidente Arias, Fernández Miranda y Adolfo Suárez. Se describen los hechos con fidelidad de testimonio y mucha documentación y, lo que en realidad nos impresiona del libro y nos da la clave del asunto, es la reflexión amarga que el autor hace sobre sus compañeros – las élites del Estado – que son los autores de tal destrucción. Personas que habían jurado exactamente lo mismo que él pero cuyas acciones van encaminadas hacia la ruptura sistemática de aquella palabra empeñada ante Evangelios y Crucifijos que se convirtieron, ya lo vemos, en meros fetiches ornamentales. Tema hoy de moda, por cierto, desde el momento que se empieza a discutir la conveniencia de la presencia de crucifijos en tal ceremonia y no se menciona siquiera la absoluta farsa de tales juramentos (hoy promesas) que vemos sistemáticamente vulnerados.

 

 

 

Quizá, pensamos, como continuidad lógica y coherente del origen del actual Sistema generado a partir de la particular “gestión” del Juramento, conveniente modificado en su contenido y sustancia como si de una ingeniería jurídica se tratara que limpia “conciencias” técnicas y prácticas. Utrera, la persona, más allá de su vertiente política, nos aparece así como un hombre anacrónico, extraño, raro, inocente, un ser de otra época en que los valores de la Palabra dada empeñaban la vida y la obra de cada cual. Sabemos que esos valores y, por tanto ese tipo de hombre, ya no existe y por tanto, me permito recomendar humildemente a todos nuestros amigos leer con calma y crítica este volumen que, sin duda, será aleccionador para abrir grietas en este paraíso de cemento monocolor que estamos padeciendo y así ver con tranquilidad otros puntos de vista que contribuyan con libertad al debate de eso que llaman Memoria. Don José Utrera Molina DEP

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Juan Miguel Novoa

Juan Miguel Novoa

Economista de profesión, escritor por vocación, filósofo por supervivencia y fotógrafo por amor. Alma cosmopolita y patriota perteneciente a la sacra cofradía de los letraheridos. En suma, un vividor católico y español al que, entre el tinto de Toro, la Patria y la Cruz le hacen agudizar la vista para vivir con gozo este valle de lágrimas

2 comentarios sobre “Don José Utrera Molina DEP: “Una memoria sin cambiar de bandera”

  • el 22 abril 2017 a las 17:14
    Permalink

    Ni jurando ni prometiendo, gran Novoa. Ni sobre la Biblia ni ante el Crucifijo. Sino postrados de rodillas ante el “Becerro de Oro”. Un abrazo.

    Respuesta
  • Wolfson
    el 23 abril 2017 a las 1:14
    Permalink

    Excelente artículo y merecidísimo homenaje a un gran hombre y gran español.

    Respuesta

Deja un comentario