El inmenso carrusel de la corrupción y el latrocinio político de faca y trabuco, togas arrugadas y sediciosos

el carrusel
el carrusel

 

 

“Todos colgados y coligados del inmenso carrusel de la corrupción y el latrocinio político, giran y giran en una juerga de libertinaje despreciable y abyecto”

 

 

Todos colgados y coligados del inmenso carrusel de la corrupción y el latrocinio político, giran y giran en una juerga de libertinaje despreciable y abyecto. Viven felices y tranquilos, aunque de vez en cuando, el de atrás coja demasiado impulso y le dé patadas en el trasero. ¡Gajes de la fiesta! Son conscientes que la máquina tiene cuerda para rato. Ya, nadie ni nada puede precintar el negocio. El espectáculo continúa.

 

 

¿Quién? ¿Quiénes, van a tener agallas para lacrar esta gigantesca tramoya de estafa y fraude que tiene a España ensartada a una noria de tres por ciento, de EREs, de sindicalistas carteristas, de políticos de faca y trabuco, de togas arrugadas, de separatistas, de sediciosos, de terroristas de pistola y terrorismo de caudales ilícitos?

 

 

Pero he aquí, que “alguienes” vinieron a tocar las pelotas a una chica enamorada de un chico atleta de la pelota. Ea, ya está la pelota en el tejado. ¿No queréis jugar a honradez? Pues ¡hala! O todos moros o todos cristianos.

 

 

Y no vengo a decir que tal osadía sea el detonante, por el que, de un tiempo para acá, se arremete en tropel contra un mal endémico tan arraigado en la vida pública española, que nos empezaba a parecer parte del sistema… pero me lo parece. Bien, bien. Menos mal que no tiene carácter retroactivo. Porque algunos que ya peinan canas y tienen nietos de varias esposas se supieron retirar a tiempo.

 

 

“Tanto imputado, querellas, aforados sí, aforados no y folclore judicial… me parecen vendettas, ajustes de cuentas”

 

 

 

Tanto imputado, querellas, aforados sí, aforados no y folclore judicial… me parecen vendettas, ajustes de cuentas. Me mosquea estas maneras ejemplarizantes sin previo aviso, tan así, tan de buenas a primeras, tan de telediarios, tan de esposados por la derecha, tan de mira que buenos somos.

 

 

No me zumbaría la mosca tras la oreja si al mismo tiempo empezáramos a ver algún esfuerzo contra el paro endémico y espeluznante. O si atajaran soluciones para la usura de la banca. O si se expulsaran de la vida política a los secesionistas y la ETA. O y si se regara la crisis hasta ver puyones verde esperanza. O si al mismo tiempo se persiguiera la prevaricación y el cohecho y todos los hechos delictivos, y despóticos, y de pura mafia.

 

 

¡Pero, qué va!. No debemos pensar que se trata de luchas intestinas desde el poso podrido de los albañales, sólo para demostrar quién puede mangar, cuanto, y hasta donde. No debemos pensar que se trata de unos fuegos de artificio para distraer al personal en una estrategia política que el momento exige; una movida, una astracanada típica del personaje que las organiza.

 

 

No, no y no, se trata del comienzo de la regeneración política en España. ¡Viva!

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rey Viñas

Rey Viñas

De profesión, Topógrafo. Escribidor, desde mi bahía, en su tercera acepción y consciente de, entre otras cosas, que el escribir públicamente es un atrevimiento; hacerlo bien, una ciencia; que guste, un arte; que sea útil, un sueño; y que te entienda alguien, un milagro.

2 comentarios sobre “El inmenso carrusel de la corrupción y el latrocinio político de faca y trabuco, togas arrugadas y sediciosos

  • Maria Belèn.
    el 28 abril 2017 a las 1:28
    Permalink

    Gran artículo, como nos tiene acostumbrados, Rey Viñas.
    Un escenario desolador.

    Respuesta
  • Maria
    el 2 mayo 2017 a las 13:08
    Permalink

    Como alguien dijo recirntemente Franco era malísimo para los políticos y todos esos que querían partidos políticos y muy bueno para la ciudadanía.Es algo a deducir sencillamente a la ostre.

    Respuesta

Deja un comentario