Lecciones básicas de genética para separatistas y sediciosos

Lecciones de genética para separatistas y sediciosos
Lecciones de genética para separatistas y sediciosos

 

“Los nacionalismos radicales, separatistas y sediciosos sientan muchas veces sus orígenes en la etnia, premisa que establece la diferencia con respecto a otros”

 

 

Los nacionalismos radicales, separatistas y sediciosos sientan muchas veces sus orígenes en la etnia, premisa que establece la diferencia con respecto a otros. Sin embargo, la Biología se rige por otros principios que se basan en el método científico y que contradicen las tesis de aquellos defensores de lo singular para provecho político propio.

 

 

La información genética de los seres vivos se encuentra en el ADN de los cromosomas, como ya se sabe.La molécula de ADN es una larguísima cadena formada por dos hebras o filamentos unidos entre sí, existiendo en cada hebra unos tres mil millones de unidades estructurales llamadas bases nitrogenadas, algo así como las cuentas que forman un collar.

 


Sólo hay cuatro bases fundamentales: adenina (A), guanina (G), timina (T) y citosina (C), pero siempre se unen del mismo modo y forman pares idénticos. Sin embargo, al haber tres mil millones de pares, el orden o secuencia en que se pueden disponer es tan grande que casi rozaría el infinito, de ahí la multiplicidad de los seres vivos.

 

 

Un gen es un fragmento de ADN que lleva la información para una determinada característica de un individuo (color de los ojos, tamaño de la cabeza, tendencia a una enfermedad, etc.). Cuanto más parecidos sean dos seres vivos, la secuencia de bases de sus genes será más similar. Véase un ejemplo de dos secuencias de este caso:

 

T-A-A-A-T-T-C-G-C-A-T-A

T-A-A-A-T-T-C-G-C-C-T-A

 

 

Como pueden verse, sólo se diferencian en la tercera base empezando por la derecha. Pues bien, esto es lo que ocurre, por ejemplo, entre un bosquimano y un señor de Albacete aunque parezca increíble. Sus ADN son parecidísimos y sólo difieren en un 0,01% de sus bases. Las pequeñas diferencias (polimorfismos) son los que establecen las variaciones entre una raza y otra, Incluso existen autores que establecen que sólo hay una única raza humana con distintos tipos.

 

 

Entonces, si no hay una raza blanca ni una raza negra en sentido estricto ¿Cómo va a haber una raza vasca o una raza catalana?

 

 

Otro día seguiremos.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Guillermo Emperador

Guillermo Emperador

Español, bajito, republicano y alopécico. Profesor de la escuela del maestro Ciruela, boticario y bloguero en Libertad Digital con el espantoso nick de “chinito”. Ahora autoascendido a Emperador de la tierra de las Mil Naciones (España, obviamente). Tengo un blog, una coneja y muchos amigos en la Llanura de Palmaria. Nunca pensé en escribir pero la vida es un camino que lleva por derroteros extraños.

Deja un comentario