De la necesaria precisión del maestro relojero que todos añoramos. Homenaje a Ramón

Mi amigo Ramón, maestro relojero, en acción.
Mi amigo Ramón, maestro relojero, en acción.

 

“Ramón es un auténtico maestro relojero, un virtuoso de la precisión y coleccionista de esos engranajes de noble aleación”

 

 

Mi amigo Ramón es un privilegiado pero no se lo cree, ni alardea de ello, por “solidaridad obrera”. El caso es que supo cambiar de oficio a tiempo. Le conocí hace muchos años como cámara de TVE, periodista audiovisual y sindicalista comprometido por la supervivencia de la televisión pública en Cantabria. Y, en la actualidad es un auténtico maestro relojero, un virtuoso de la precisión y coleccionista de esos engranajes de noble aleación,  que meticulosamente han diseñado los ingenieros relojeros y que, con la belleza y el talento de la capacidad humana, nos marcan los límites de nuestros sueños: Esa dura e inexorable realidad de la gravedad y el ritmo hacia adelante, esa insistente constancia del tiempo que anhelamos mientras se nos escurre entre las neuronas y a la postre, nos oxida.

 

 

la precisión en las manos del relojero
la precisión en las manos del relojero

 

Le mencionas a Ramón por ejemplo la palabras Omega, Rolex, las herramientas Bergeon, o la historia del sin igual Juanelo y sientes como sus ojos entornan hacia el cariño y la admiración.  Ha venido a Madrid para vivir el 1 de Mayo y visitar a sus hijos que tratan de salir adelante en la capital, como tantos otros jóvenes castigados por el paro.  Pero si en la conversación se cuelan los ERE,s de Andalucía o la sinrazón de la casta sindical, su gesto vira hacia la incomprensión y ese susto ancestral  que los humanos sentimos con la mera intuición de los monstruos devoradores que cada uno llevamos dentro.

 

 

Me cuenta mientras desmonta, límpia y opera mi clásico “Viena”, sin pulso durante quince días, y voceador con su silencio de la incomprensión de la muerte, que le apasiona la precisión del blanco sobre negro en esta sociedad gris y deprimida que sufrimos a diario. Acaba la mañana y los dos disfrutamos de ese tic tac que a la postre todos necesitamos, porque nos devuelve a la cotidianidad de la medición del tiempo.

 

 

 

Me dice en esencia que las chapuzas no sirven en el apasionante mundo de los engranajes de la precisión, mientras nivela, sin herramientas, de oído, esa vieja maquinaria,  de nuevo viva,  gracias a la maestría de su nuevo oficio que nos marca el tiempo de nuestra vida. Su respeto a los mecanismos es una metáfora de la gran deuda moral de nuestros días porque ahora mas que nunca, y todos,  necesitamos de la exquisita precisión de un maestro relojero, para que a nadie le paremos la vida…

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

2 comentarios sobre “De la necesaria precisión del maestro relojero que todos añoramos. Homenaje a Ramón

  • el 30 abril 2013 a las 20:24
    Permalink

    Una exquisita metáfora del cultivo verdadero del alma que aún no tener el amor que la caracteriza, se sirve de la oración para conseguirlo (la herramienta es el amor el conocimiento a usar es la oración) realmente me ha dejado gratamente reflexionando

    Respuesta
  • Maria Belèn.
    el 30 abril 2017 a las 17:33
    Permalink

    Magnífico homenaje al amigo, y a los valores de lo necesario y hermosamente cotidiano.
    Bonito, bonito.

    Respuesta

Deja un comentario