Tiene pelotas las cosa que en el día de los trabajadores olvidéis a María Egipciaca. Las santas que fueron putas

TIENE PELOTAS LA COSA...
Tiene pelotas la cosa que olvidéis a María egipciaca

 

 

Pues sí, nanos y apreciados bandarras. Tiene bolingas y grandes el hecho que el patrono del día del Trabajo sea el bueno de San José, afamado y discreto carpintero…habida cuenta de que los coñazos que van a salir a la calle sean los cínicos “representantes del trabajador” que no han pegado un palo al agua en su vida, putas de la democracia y no como las auténticas putas que consiguieron la santidad.María egipciaca es el ejemplo.

 

 

 

Yo, modestamente, pienso que su patrón debía ser una gamba. Por sus aficiones, claro. Pero como no he encontrado ninguna gamba santa y dado que esta gentuza como postre se congrega en casas de putillas varias…os pongo la semblanza que hice de una santa que a mi me resulta simpática y encantadora. Muy poco conocida…pero creo que para su época era muy gratificante. Se trata de Santa María de Egipto, también conocida como María Egipciaca. Seguro que le cogéis cariño. Entrañable.

 

 

SANTA MARÍA DE EGIPTO O MARÍA EGIPCIACA

 

María Egipciaca
María Egipciaca

 

A todos los pecadores nos encanta esta santa. Sí, bandarras, no os hagáis los idiotas que a estas alturas nos conocemos todos. Comprendo que no podáis hablar de ella con vuestras mujeres por peligro inminente de sanción al sofá…pero yo la voy a recordar para vuestro secreto e inconfesable gozo.

 

 

“A todos los pecadores nos encanta esta santa. Sí, bandarras, no os hagáis los idiotas que a estas alturas nos conocemos todos”

 

 

 

Nació esta chiquilla en “algún lugar de Egipto”. “Pues se está luciendo el enajenao este..ni sabe donde nació” diréis alguno por lo bajini y otros por lo altini. Pues claro, nanos!! Si ni los hagiografos, estudiosos serios de la historia de los santos y no como yo, tienen ni puta idea de donde nació..pues por eso se le llama Santa María de Egipto o Egipcíaca. Porque se sabe que nació por tierras de las pirámides y de los cocodrilos pero no el lugar exacto. Si hubiera nacido en Mollerusa, por ejemplo, pues se llamaría María de Mollerusa o María la Mollerusense. Pero como nació en Egipto se llama María de Egipto y también María Egipciaca.

 

 

 

La principal fuente sobre la vida de esta mujer fue la crónica que sobre ella hizo un tal San Sofronio, Patriarca de Jerusalén, y que tituló “Vitta”. Parece ser que a la edad de doce años se piró de su casa en algún lugar de Egipto y se estableció en Alejandría. Según las fuentes allí empezó a llevar una vida “disoluta”. Se han quedado cortos!! La chiquilla era una bomba!! le gustaba más el festival que comer con las manos y los pies, nanos!! Madre mía las que organizaba!!

 

 

“La principal fuente sobre la vida de María egipciaca fue la crónica que sobre ella hizo un tal San Sofronio, Patriarca de Jerusalén, y que tituló Vitta”

 

 

Algunas fuentes mantienen que trabajaba de prostituta..pero la verdad es que no admitía ni un duro a cambio de sus favores ya que “solo le guiaba un deseo insaciable y una irrefrenable pasión”. Su fama era impresionante. Los maridos “alejandrinos” perdían el oremus por ella y a menudo eran castigados con severas penas de sofá por sus escandalizadas esposas “alejandrinas”. Y mientras la santa Egipciaca a lo suyo!! a disfrutar que son dos días!! viva el festival!! Su fama trascendió fronteras y llegó a causar grave perjuicio, incluso, a la villa de Benidorm, ya que los abuelos calentorros del Inserso fletaban barcos para irse a Alejandría en vez de los carros de transporte “Dionisio” que venían utilizando para veranear en la famosa localidad alicantina. Como no aceptaba dinero por el festival..al parecer vivía del “hilado del lino”, según San Sofronio.

 

 

 

Así estuvo hasta que tenía unos treinta años. Y un buen día no os podéis ni imaginar lo que se le ocurrió hacer a la chiquilla!! Con toda la jeta va la tía y se apunta a una peregrinación a Jerusalén!! ¿Para rezar? Os preguntareis esperanzados. Pues no, nanos!! Y UNA BUENA MIERDA!! NADA DE REZAR…SE APUNTO PARA PERVERTIR AL PERSONAL MEAPILESCO!! COMO LO OÍS!!

 

 

Efectivamente en ese viaje iban un montón de peregrinos con el guía cura a la cabeza. Madre mía la que montó en el viaje!! El Rocío de la Pantoja y el Julian Muñoz era la primera comunión de mi abuela comparado con la que organizó María Egipciaca. Se zumbó a todos los peregrinos, jóvenes o viejos, gordos o flacos, descansados o reventados.

 

 

 

El único que se le resistía era el pobre curita guía. Un anciano, llamado Don Silvestre, que cada vez que la veía salía huyendo cagando leches (pese a que se apoyaba en un bastón) y saltaba el hombre de higuera en higuera a lo Tarzan con tal de huir de la pendón de la Egipciaca. Se cuenta que don Silvestre llegó en tal estado de forma a Jerusalén que la gente se creía que había sido un milagro..ya que de Alejandría salió cojo y jorobado y a Jerusalén llegó con un tipazo a lo Cristiano Ronaldo. El pobre don Silvestre, humilde hasta los tuétanos, se oponía a ello “Milagro yo?? Milagro ha sido que esa mala pécora no me haya exprimido!! Es insaciable!!” repetía sin cesar.

 

 

 

Peeeero…pasó lo que tenía que pasar. Tanto alboroto, tanta pasión, tanto desenfreno..llamó la atención del Cachondo Creador. y Este ya se mosqueó. “HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO!! SE VA A ENTERAR LA PILINGUI EGIPCIACA ESTA DE LO QUE VALE UN PEINE!!” se dijo para sus santos adentros. Y un día que la muy pecadora se dirigía al Santo Sepulcro con a saber que aviesas intenciones…notó como una fuerza invisible la sujetaba fuertemente y le impedía entrar. Como una poderosa ráfaga de viento.

 

 

Los peregrinos allí congregados aplaudían la intervención celestial “POR FIN..YA ERA HORA!!” gritaban jubilosos. Mientras tanto..ella tumbada en el suelo por aquella sobrenatural fuerza empezó a pensar y luego a arrepentirse, terminando sollozando y pidiendo perdón. El Cachondo Creador…que había suavizado mucho su carácter desde los tiempos en que era Yahvé, se compadeció de ella…pero se dijo a si Mismo “Vale..te voy a perdonar María Egipciaca..pero la putadita te la gasto…vaya que te la gasto!! como que Dios existe y soy Yo!!”

 

 

San Sebastián curado por las santas mujeres
San Sebastián curado por las santas mujeres

 

 

Ella rezó y rezó. Y prometió ser una asceta para conseguir el perdón. El Cachondo Creador le permitió el acceso a la Iglesia y allí veneró la reliquia de la Santa Cruz. A la salida escuchó una voz celestial que le decía “SI CRUZAS EL JORDÁN, ENCONTRARÁS UN GLORIOSO DESCANSO”. Ella, sin dudarlo, se dirigió al Monasterio de San Juan Bautista, junto al río, y esta vez para rezar y no para alborotar a los pobres monjes (de buena se libraron) y allí recibió la comunión. De inmediato cruzo el Jordán y que creéis que encontró, bandarras míos?? Pues claro, EL DESIERTO, JODER!! El mismo desierto al que acudía todo aquel que se preciara de ser un buen santo de la época!! Estaba de moda, nanos!!

 

 

 

Allí se alimentaba de lo que podía. Se pasaba todo el día rezando. Ya no cuidaba su escultural y antaño deseado cuerpazo. Sus vestidos picaruelos estaban hechos trizas. Y un buen día allí se la encontró un santo varón llamado ZÓSIMO DE PALESTINA (quien al cabo de unos años también sería santo). La pinta que llevaba la chiquilla era para acojonar. Demacrada se acercó a Zósimo y le tiro del manto…pero no para despelotarlo como hubiera hecho tiempo atrás sino para cobijarse del frió nocturno. Zósimo se acomodo junto a ella y juntos rezaron. Y hablaron. El buen palestino le dijo conmovido que iba a contar su historia a las gentes y que dentro de un año volvería para recogerla y llevarla de nuevo a la “civilización”.

 

 

 

Durante ese tiempo y mientras Zósimo contaba y predicaba el arrepentimiento de María la Egipciaca, las aguas habían vuelto a su cauce. Había tornado la tranquilidad. En Alejandría, los esposos Alejandrinos ya no sufrían sanciones al sofá por parte de sus esposas alejandrinas. Estaban mas aburridos, vale..pero mas tranquilos también. Don Severo, el buen cura, aun tenía palpitaciones cada vez que se acordaba, pero conservaba su “milagroso atlético cuerpo” y puso un gimnasio para los pobres de la parroquia. Y en Benidorm los hoteleros respiraban tranquilos pues habían regresado las excursiones de los abuelos calentorros del INSERSO y el transportista de las mismas “Carros Dionisio” no paraba de hacer novenas en agradecimiento por la desaparición de María Egipciaca.

 

 

 

Pasado el año y cumpliendo su promesa, Zósimo de Palestina fue al desierto a buscar a su amiga la Egipciaca. La buscó durante días y al final la encontró…muerta!! Se dio cuenta que la muerte la había encontrado a los pocos días de marcharse él hace un año, pero el cuerpo se hallaba…INCORRUPTO!! Cuenta la leyenda que el buen palestino se dispuso a enterrar a María y en esas se presenta…UN LEÓN DEL DESIERTO!! Zósimo lo miró entre incrédulo y acojonado. “ME CAGO EN LA LECHE, COÑO!! YA LA HEMOS CAGADO!!..BUENO, POR LO MENOS ME AHORRO EL ESCARBAR EL HOYO!! Pero sorprendentemente el león, en vez de comérselo, le dio un lametazo y empezó a escarbar junto a Zósimo. Algunas fuentes apuntan a que era el leon filisteo que tuvo el desgraciado encuentro con Sansón, ya que rugía raro y tenía la mandíbula como desencajada. Acabado el entierro Zósimo, maravillado, se dispuso a encaminarse a la ciudad santa para contar el milagro. Le propuso al león ir con él. “CON LOS HUMANOS??? NI DE COÑA, NANO..NI DE COÑA!! LO MISMO ME VUELVO A ENCONTRAR CON EL MALA BESTIA ESE MELENUDO LLAMADO SANSÓN Y ESTA VEZ, COMO ME VUELVA A VER, ES CAPAZ DE ATARME EL RABO A LAS PELOTAS!! NO GRACIAS..ME QUEDO POR AQUÍ CON MIS ZUMITOS CACAOLAT QUE ES MAS SEGURO, GRACIAS NANO!!” contestó el noble animal declinando su invitación.

 

 

 

Zósimo volvió y contó la sorprendente historia. María la Egipciaca empezó a ser venerada y su culto se extendió por tradición oral hasta doscientos años mas tarde en que gracias a San Sofronio y su crónica “Vitta” se escribió la vida de esta santa.

 

 

Por último y como dato curioso y revelador solo apuntar que dicha santa es venerada por la Iglesia copta, sobre todo, pero también por las Iglesias Católica, Ortodoxa y Anglicanas. Ello demuestra, aparte de la enorme veneración de todos los pecadores a la santa pecadora, que las Iglesias han sido hasta ahora fundamentalmente “cosa de hombres” en sus jerarquías y que el papel de la mujer no ha sido muy tenido en cuenta. Si las canonizaciones las hubieran aprobado las mujeres…a buenas horas la Egipciaca hubiera sido santa!!

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Javer Gotor Llovera

Javer Gotor Llovera

Licenciado en derecho y de forma milagrosa por la Universidad de Valencia. Doctor en derecho matrimonial canónico por la Universidad Pontificia Sto. Tommaso d´Aquino de Roma. Abogado experto en divorcios a cuyas clases y formas de hacerlo he dedicado toda mi vida profesional y personal. Apasionado del matrimonio entre hombre y mujer. Cofundador de la Palmaria Primigenia junto a Curro de Utrilla, Rey Viñas y UTECO en el 2.008. Fundador de la comunidad “Los bufones del Cachondo Creador.”

Deja un comentario