Estoy harto de fachas como tú, le dijo la sartén al cazo. La insoportable vecindad (XXII)

Tierno Galván y Susana Estrada
Tierno Galván y Susana Estrada

 

Hacía tiempo que no conversaba en profundidad con mi amigo Fernando y ayer tuve la suerte y el honor. Inteligente, trabajador, pragmático  y responsable padre de dos hijos, Fernando lleva treinta años trabajando en el Ayuntamiento de Madrid. Es funcionario y gracias a su esfuerzo desde hace dos trienios tiene una responsabilidad en la coordinación de la limpieza urbana. Además, jienense de nacimiento, invirtió hace tiempo, subvencionado por los FEDER europeos, en una plantación de olivos en la parcela de su familia del pueblo que hoy le procuran la satisfacción de un apetitoso sobresueldo. Me pide que no mencione la suciedad de las calles porque no se quiere agriar el día y qué bastante llora ya en la intimidad. Está cansado de oír la palabra fachas a cada momento por parte de los nuevos jefes del Ayuntamiento.

 

En nuestro diálogo sobre la mala situación que atravesamos todos, repasamos la lista de los alcaldes de Madrid desde la muerte de don Enrique Tierno Galván al que recordamos con unas risas de juventud. Y me habla del aire de cuchillos largos que se respira dentro del Ayuntamiento  contra la alcaldesa Carmena. Me confirma que muchos funcionarios sueñan ahora con el PP pero sobre todo con el PSOE de antes, porque con un punto cínico, me asegura que  un alcalde socialista sería la única solución para que los sueldos en el Ayuntamiento no sigan bajando para la mayoría a los que además los nuevos amos les insultan a diario con el epíteto de fachas.

 

– ¿Pero Fernando, le contesto, pero si no hay dinero?

 

– “A los socialistas como a los podemitas de ahora, y a una mayoría del PP, eso les da igual, lo pedirían prestado, me contesta. Yo lo tengo ya asumido por la experiencia de mi pueblo serrano en el que los vecinos apellidan al alcalde como el de “la pesoe”. Ahí no le falta un duro a todo el que le vota. Yo he aprendido ya qué significa eso de la ingeniera financiera de unos y otros. Además fíjate que entre ellos se llevan bien, entre los olivos de Jaén y entre los atascos de Madrid.”

 

Y tiene razón Fernando. En España muchos ya olemos una sinergia  de afinidad propia de la casta política, por la que se consiente, por ejemplo, el endeudamiento autonómico, el derroche de los independentista catalanes en falsas embajadas, y otras menudencias de millones de euros. Un acuerdo tácito, hasta ahora, entre los políticos que les preserva de sus particulares chanchullos, sus enchufes y sus mordidas. 

 

Mi amigo Fernando y yo, seguimos dando vueltas históricas en nuestra conversación y nos reímos con la anécdota de uno que fue alcalde por el PSOE en Madrid, el señor Juan Barranco, que algunos años mas tarde de su mandato, en la Asamblea de Madrid se dirigió  hasta el escaño del señor Salvador Victoria para encararse con él: «Estoy harto de fachas como tú».

 

Hoy la frase está de moda y circula de mano en mano con la velocidad de las monedas falsas.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

Deja un comentario