Al amor de Napoleón Bonaparte o la grandeza de levantarse de todas las caídas

Napoleon Bonaparte
NAPOLEON BONAPARTE (Ajaccio, 15 de agosto de 1769- Santa Elena, 5 de mayo de 1821)

 

 

Dicen que dijo uno de los mayores genios militares de la Historia, el personaje clave que marcó el inicio del siglo XIX y la posterior evolución de la Europa contemporánea. Dicen que dijo: NAPOLEON BONAPARTE:
“La batalla más difícil la tengo todos los días conmigo mismo”.

 

“El poder es mi amante. He trabajado muy duro en su conquista para permitir que cualquier persona lo lleve lejos de mi”.

“Mi grandeza no reside en no haber caído nunca, sino en haberme levantado siempre.”

 

Napoleón declaró en alguna ocasión haber estado locamente enamorado en su juventud de la que sería su esposa, Josefina Beauharnais, de quien no dudaría, años después, en divorciarse para contraer nuevo matrimonio con María Luisa de Austria, miembro de uno de los linajes más antiguos de Europa.

 
En el aniversario de su muerte en el destierro, después de su derrota en Waterloo, recordamos una de sus apasionadas cartas de amor a Josefina.

 

A Napoleón

 

 

“No he pasado un día sin amarte; no he pasado una noche sin estrecharte en mis brazos; no he tomado una taza de té sin maldecir la gloria y la ambición que me tienen alejado del alma de mi vida. En medio de las tareas, a la cabeza de las tropas, al recorrer los campos, mi adorable Josefina está sola en mi corazón, ocupa mi espíritu, absorbe mi pensamiento. Si me alejo de ti con la rapidez de la corriente del Ródano es para volver a verte más pronto. Si, en plena noche, me levanto para trabajar, es porque ello puede adelantar en algunos días la llegada de mi dulce amiga, y no obstante, en tu carta del 23, del 26 Ventoso, me tratas de Usted. ¡Tú misma me tratas de usted! ¡Malvada! ¿Cómo has podido escribir esa carta? ¡Qué fría eres! ¿Qué sucederá en 15 días?

 
Adiós, mujer, tormento, dicha, esperanza y alma de mi vida, que amo, que temo, que me inspira sentimientos tiernos que me llaman a la Naturaleza y movimientos impetuosos tan volcánicos como el trueno. Yo no te pido amor eterno ni fidelidad, sino solamente … verdad, franqueza sin límites. El día en que digas te amo menos será el último de mi amor o el último de mi vida. Si mi corazón fuese bastante vil para amar sin ser correspondido lo destrozaría con mis dientes. ¡Josefina! ¡Josefina! Acuérdate de lo que te he dicho algunas veces: la Naturaleza me ha dado un alma fuerte y decidida. Ella te ha hecho de encaje y gasa, ¿has dejado de amarme?”

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Mercedes Ibáñez Huete

Mercedes Ibáñez Huete

Realizadora de TVE casi desde que nací. Capricornio nata, amo la poesía y el chocolate apasionadamente, adoro la Navidad, las charlas con amigos y la familia. Me encantan los días de otoño y las noches de invierno y aunque soy española de nacimiento y de corazón, viajaría en el tiempo hasta la Escocia de los siglos XVIII y XIX y me quedaría allí mucho tiempo. Definitivamente el Romanticismo es mi época. Esa soy yo.

2 comentarios sobre “Al amor de Napoleón Bonaparte o la grandeza de levantarse de todas las caídas

  • Maria Belèn.
    el 6 mayo 2017 a las 17:37
    Permalink

    Maravilloso. Un Napoleòn maravillosamente humano. Preciosa ediciòn en La Paseata.

    Respuesta
  • Mercedes Ibáñez Huete
    el 8 mayo 2017 a las 15:06
    Permalink

    Un personaje fascinante.Gracias María Belén y gracias Manuel.Un beso grande <3

    Respuesta

Deja un comentario