Lecciones básicas de Genética para separatistas e insurrectos (III): El RH negativo y los simios

el factor Rh, que divide a los humanos en dos grandes grupos, Rh positivos y Rh negativos
El factor Rh, divide a los humanos en dos grandes grupos, Rh positivos y Rh negativos

 

 

Todos sabemos que hay distintos tipos y grupos de sangre. Uno de ellos es el factor Rh, que divide a los humanos en dos grandes grupos, positivos y negativos. Esto depende de unos genes que se encuentran en el cromosoma 1 y que dan lugar a unas sustancias proteicas en el exterior de los glóbulos rojos, siendo la D la más conocida.

 

 

“La abreviatura Rh viene del mono asiático Maccacus Rhesus, que es donde se encontró el antígeno y que viene a demostrar indirectamente que somos parientes de los simios”

 

 

El 85% de la población general tiene el antígeno o sustancia D y se consideran Rh positivos. La abreviatura Rh viene del mono asiático Maccacus Rhesus, que es donde se encontró el antígeno y que viene a demostrar indirectamente que somos parientes de los simios (algunos más que otros en función de su belleza). Los Rh negativos (un 15%) también descienden del mono — ¿de quién si no?— pero se ha producido una mutación con los siglos del gen D dando lugar a un gen d, que no produce la sustancia D.

 

 

Los euskaldunes más fanáticos han sostenido durante muchos años que existía una supuesta raza vasca debido, entre otras causas, a la alta proporción en esa población de individuos de factor negativos (un 30% aproximadamente en las personas con ocho o más apellidos vascos), lo que implicaba una “sangre limpia sin el Rh positivo del mono”.

 

 

Tales afirmaciones se caen por su propio peso. Si los Rh (-) no descienden del mono, digan pues de dónde vienen, porque es difícil pensar que provengan de un hombre fabuloso que no tenga antecesores simiescos.

 

 

Además, un rasgo fenotípico que existe en otras poblaciones no puede suponer una raza distinta. Según esa teoría, las personas con ojos azules serían una raza, y los que ya no podemos usar el peine también tendríamos derecho a reivindicar nuestra diferencia como herederos de un gran calvo primigenio, nieto de algún héroe mitológico con alopecia.

 

 

“Podríamos llegar a la absurda conclusión de que todos los Rh negativos serían de origen vasco aunque hayan nacido en Murcia”

 

 

Profundizando más aún, podríamos llegar a la absurda conclusión de que todos los Rh negativos serían de origen vasco aunque hayan nacido en Murcia; tal es el caso de mi señora, nada vasca en apariencia, costumbres ni antepasados. Quizás debería aprender a tocar la txalaparta (es un instrumento musical de percusión, no sean malpensados) para ver si recupera algún eslabón perdido en la memoria colectiva de sus ancestros, aunque va a ser difícil, pues parece más inclinada a la moda fashion que a la txapela.

 

 

Existe una explicación para la frecuencia elevada de Rh negativa en esta población y es la endogamia secular de las zonas rurales en el Norte, es decir la tendencia a emparejarse con familiares más o menos lejanos, lógica en un entorno montañoso y agreste donde había una escasa población y eran difíciles las relaciones con forasteros. El Rh negativo tiende a perpetuarse con la endogamia en un grupo cerrado, pues habría una gran cantidad de abortos y muertes prematuras de hijos positivos en madres negativas, mientras que los negativos sobrevivirían.

 

 

Pero hay algo aún más paradójico. Existe una mayor frecuencia de Rh negativos en los portugueses que en la población general vasca, producto probablemente de emigraciones de los pobladores protoiberos de África y que vuelven a sugerir un parentesco remoto así como con los actuales bereberes, cuya lengua asimismo tiene bastantes semejanzas con el euskera.

 

 

Sin embargo y, a pesar de lo visto, la conclusión a la que llegarían algunos interesadamente sería la siguiente: Los portugueses son vascos y algunos murcianos, también.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Guillermo Emperador

Guillermo Emperador

Español, bajito, republicano y alopécico. Profesor de la escuela del maestro Ciruela, boticario y bloguero en Libertad Digital con el espantoso nick de “chinito”. Ahora autoascendido a Emperador de la tierra de las Mil Naciones (España, obviamente). Tengo un blog, una coneja y muchos amigos en la Llanura de Palmaria. Nunca pensé en escribir pero la vida es un camino que lleva por derroteros extraños.

4 comentarios sobre “Lecciones básicas de Genética para separatistas e insurrectos (III): El RH negativo y los simios

  • el 19 septiembre 2017 a las 18:50
    Permalink

    No se puede comparar tener los ojos azules con tener rh- .
    La mayor diferencia es que ningún bebé muere al nacer por tener los ojos de diferente color que su madre. Yo perdí a dos hermanos que tenían rh+.
    Un saludo.

    Respuesta
  • el 13 octubre 2017 a las 23:51
    Permalink

    Guillermo permíteme decirte que estas hablando cosas sin sentido. Soy médico genétista y fehacientemente aun no sabemos donde se originó la sangre sin la proteína (RH -) Tu comparación sobre el color de ojos y alopecia que haces basándote en lecciones de genética están muy lejos de la realidad.. no puedes comparar un color de ojos con un factor RH. . Cuando se habla de distintas razas es con fundamento sostenido ya que aún no podemos explicarnos como es que una madre RH – puede rechazar a su hijo rh+ destruyendolo como si fuera un virus, esto solo pasa cuando cruzamos dos especies similares pero genéticamente distintas.. como por ej. Un caballo con un burro.
    Tampoco podemos transfundir sangre de otro factor por consecuencias ya sabidas. Se entiende? Saludos

    Respuesta
  • el 11 noviembre 2017 a las 14:19
    Permalink

    “Pero hay algo aún más paradójico. Existe una mayor frecuencia de Rh negativos en los portugueses que en la población general vasca, producto probablemente de emigraciones de los pobladores protoiberos de África y que vuelven a sugerir un parentesco remoto así como con los actuales bereberes, cuya lengua asimismo tiene bastantes semejanzas con el euskera.”

    Pues hay textos muy interesantes que muestran como los vascones son descendientes de los mercenarios beréberes que trajeron los cartagineses, en especial Aníbal, y que dejaron guarneciendo los pasos del Ebro y de los Pirineos en su marcha hacia Roma. Mercenarios que acabaron pasándose a los romanos una vez derrotados los cartagineses. Los propios romanos los utilizaron para vigilar las tribus celtas pobladoras de la zona. El único problema es que por dos veces se mezclaron en las guerras civiles romanas, siempre con el perdedor, motivo por el que Augusto les encerró en el Saltus vasconum, del que de vez en cuando bajaban al llano a matar personas, las bagaudías, hasta casi finales del S XIII. En la de la primera mitad, aprovechando el vacío dejado por la población que fue a repoblar Andalucía, se asentaron en las actuales provincias vascongadas, sirviendo a la nobleza local como sustitutos de los que se habían marchado. En la de la segunda mitad, que se dirigió hacia el Mediterráneo, los aragoneses aprovecharon para reclutarlos como mercenarios y sumarlos a los refuerzos que enviaron a Atenas.

    Respuesta
  • el 11 noviembre 2017 a las 15:00
    Permalink

    “esto solo pasa cuando cruzamos dos especies similares pero genéticamente distintas.. como por ej. Un caballo con un burro.”

    Desde luego Dr Guillermo Froner, será usted Primera Plana en los periódicos de todo el mundo si logra cruzar a un caballo con un burro.
    Eso si, en mi pueblo no queremos tener el Nobel y nos limitamos a cruzar una yegua con un burro para obtener una mula o un macho, o un caballo con una burra, para obtener un burdégano.

    Respuesta

Deja un comentario