El páramo estéril que siembran los populistas y falsarios buenistas de la educación

páramo estéril
Quiere transformar nuestra sociedad en una páramo estéril. Foto de Rodolfo Arévalo

 

 

Me he dicho esta mañana al mirarme al espejo: “Sí, que ganen los cabeza hueca, a ver si se rompen la crisma contra la realidad del páramo estéril que siembran”. Luego, cuando me he reconocido en el azogue, me he dado cuenta de que los populistas y los falsarios de la educación, con sus palabras tratan de distorsionarla, doblegarla y corromperla. Pero estoy cansado de tanta miserable provocación y falta de responsabilidad.

 

 

“Sí, que ganen los cabeza hueca, a ver si se rompen la crisma contra la realidad del páramo estéril que siembran”

 

 

 

El ingenuo que escucha, habiendo recibido una cultura de andar por casa, la de su barrio, que no hace el más mínimo esfuerzo para estudiar en la ESO, porque dice que se pondrá a trabajar desde los dieciséis, está convencido; son los demás los equivocados. “Mi padre ha trabajado toda la vida y solo tiene una mierda”, dice: ¿Para qué voy yo a esforzarme si al final tendré lo mismo?. Su padre puede estar orgulloso de lo que tiene, aunque sea poco, se lo ha ganado y te ha criado a ti con la ilusión de que tú consigas más de lo que él tiene. El joven no se da cuenta de que en está vida no te regalan las longanizas. He ahí su error; he ahí la base desde la cual se producirá su fracaso. Su padre es probable que no estudiara, pero no por falta de ganas, que tuvo que ponerse a trabajar desde casi los doce años porque no había posibles en casa. ¿Pero él qué… no puede?, probablemente sí. Eso no lo tiene en cuenta, porque si trabaja, tendrá dinero para tomar copas, ligar con chavalitas guapas, tendrá un coche pagado a plazos, irá todos los días a la disco ( no veas lo que mola ).

 

 

Sí todo eso es “ Guay del Paraguay “, lo malo es que mientras sea él sólo todo irá bien, pero luego, la pareja que tampoco estudió, prefería ser una mujer desde los quince sin tener en cuenta que la vida es muy larga, los hijos, etc…Ya no será tan bonito. Iba a despotricar contra los que les venden esas motos de moda del comunismo, que les llevarían directamente por un agujero, nunca mejor dicho, de gusano, hasta los albores del siglo XX.

 

 

Nuevamente guerras ideológicas o tiranías devastadoras. Pero meditando, he llagado a la conclusión de que lo que pasa es que hay poca imaginación. Sólo unos pocos son capaces de imaginar que si el coche sale, por exceso de velocidad, disparado de la carretera y cae por un barranco, a lo peor se pone a arder, la mala suerte hace que no se habrán las puertas o que quedes atrapado, apresado entre los hierros que machacan tus piernas. Tu muerte será terrible.

 

 

Pues esta falta de imaginación, puede llevarse a cualquier campo de la vida. Y mucha gente ni se entera. Hago una enumeración de las cualidades de las que carece la mayor parte de la sociedad en la actualidad. Conocimiento, sensibilidad, paradigmas valiosos que seguir, en muchos casos coeficiente intelectual, pero también empatía, humildad, sinceridad y amor por las cosas bien hechas. Creo que iba a escribir sobre los liberticidas que intentan abducir la sociedad, pero ¿para qué? Gran parte de la simiente intelectual caerá en terreno, ni siquiera yermo, por inexistente. Ha eso ha llegado una gran parte de la humanidad y cuanto más grande se hace, más grande es el páramo estéril.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilado muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de la novela “El Bosque de Euxido” publicado en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

2 comentarios sobre “El páramo estéril que siembran los populistas y falsarios buenistas de la educación

Deja un comentario