Puigdemont, vulgar empleado, mugrienta caña de pescar gracias para la aristocracia catalana… ¡Qué haces por la capital del reino?

Junqueras y Puigdemont Parlament. FOTO FERRAN SENDRA
Junqueras y Puigdemont en el Parlament. FOTO FERRAN SENDRA

 

 

 

Puigdemont, Puigdemont… ¡Qué haces por la capital del reino, Carlos? No has comprendido nada. No conoces tu cortejada y manoseada “nación”. No has vivido jamás en catalán. Ni en el alma de la vieja Cataluña del tendero de babi beis y del viajante con maletas cargadas de muestrarios. Ay, amigo, no dejarás de ser un vulgar empleado, una mugrienta caña de pescar gracias y derechos para la aristocracia catalana, los socios del Palau, del Liceo, de la Cataluña profunda, de la Barcelona burguesa y los socios del Barça. No eres más que la cabeza de turco (cara, desde luego), que el III conde de Godó entregará a empresarios y funcionarios, a los catalanes de España y a la España chantajeada, envuelta en papel de la Vanguardia.

 

 

“Pujol, tú  mismo Puigdemont, Carmena, Pablo Iglesias, Sánchez, todos los tontos útiles y los veintiuno y la madre, os habéis pasado 17 autonomías y un apeadero”

 

 

Aunque tú no te lo creas, ya estás amortizado, usado y descartado; ya has dejado de ser el parlanchín demagogo del antropológico ardid catalanista que vende raza, lengua, xenofobia y un edén sin fruta prohibida. No te esfuerces, que te van a salir las almorranas, no te acalores, no sufras, no eches tantos cojones, que es para nada.

 

 

Los catalanes quieren seguir así eternamente, luchando contra la lengua española, contra el individuo castellano, contra el foraster: es un buen negocio, además de una fantasía para alardear en sociedad. En esa sociedad que se toma todas las mañanas una sobredosis de victimismos y por las noches otra de egocentrismo, justo equilibrio para sentirse ombligo del mundo. Pero por favor sin sustos, ni sobresaltos.

 

 

Algo parecido le dije al honorable Montilla allá por 2009. La diferencia es que aquel era un charnego con pretensiones y sin escrúpulos, y tú un proxeneta para pastorear a la gran masa gregaria a la que año a año, década a década habéis alimentado con falsas pasiones y ahora habéis creído llegado el mejor de los momentos para la sublevación que os dé, a unos cuantos, la gran masía en propiedad.

 

 

Pujol, tú, Carmena, Pablo Iglesias, Sánchez, todos los tontos útiles y los veintiuno y la madre, os habéis pasado 17 autonomías y un apeadero. Que tomen nota navegantes pasados, presentes y futuros.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rey Viñas

Rey Viñas

De profesión, Topógrafo. Escribidor, desde mi bahía, en su tercera acepción y consciente de, entre otras cosas, que el escribir públicamente es un atrevimiento; hacerlo bien, una ciencia; que guste, un arte; que sea útil, un sueño; y que te entienda alguien, un milagro.

Un comentario sobre “Puigdemont, vulgar empleado, mugrienta caña de pescar gracias para la aristocracia catalana… ¡Qué haces por la capital del reino?

  • Maria
    el 22 mayo 2017 a las 18:50
    Permalink

    ¡Magnifivo Rey Viñas! Bien dicho : ” tontos útiles” , con ello todo dicho y los catalanes que lo apoyen , no ven más allá de sus propias narices .

    Respuesta

Deja un comentario