Día de reflexión… Mesura señores, periodistas jueces y políticos, recuerden que torres más altas han caído

DÍA DE REFLEXIÓN
DÍA DE REFLEXIÓN
Hoy estoy viviendo un día de reflexión. No se si mandar todo a freír espárragos, a tomar vientos o a que le dan las aguas en algún balneario de aguas roñosas. No sé. Miro alrededor y veo las mentiras del TBO. Versión oficial, versión visionaria, versión papanatas, versión poliédrica que esta tan de moda, entre políticos ellos si poliédricos, porque están hechos de retales de medias verdades.
Pregunta, esta del millón: ¿No hay nadie decente que se atreva a poner los puntos sobre las íes de los temas que importan a la gente? ¿Por  qué tantas memeces tangenciales y convergentes, no divergentes, en la idea global del periodismo, la judicatura y la política de que todos los ciudadanos somos del género tonto redomado, tonto de baba o tonto de capirote?
Los verdaderamente tontos correlindes, son muchos de ellos dispuestos a correr los mil metros de babas buenista de caracol, (que asco) mientras sus pies se hunden en contradicciones, entre que pena, penita, pena este mundo tan cruel, que siempre lo ha sido y será y que mierda psicopática es esta que algunos argumentan sobre política, religión y otros temas.
La regla señores periodistas es no ser partidarios, ofrecer la información no la opinión. La regla señores jueces es ser garantes de la legalidad y del Estado de Derecho, con absoluta independencia de palabra, pensamiento y omisión, sobre los temas tratados. Asepsia. Y el mensaje a los políticos, sobre todo para los que hacen uso y abuso de las mentiras, sospechas y medias verdades, es que ellos también pueden ser juzgados, por el tan cacareado pueblo que enarbolan, a la menor oportunidad.
Habría que decirles aquello que les decía un esclavo a su señor que volvía vencedor de la guerra en olor de multitudes “ recuerda que sólo eres un hombre “. Esto es difícil sobre todo entre los dirigentes populistas que se creen tocados por la divinidad liberticida. Mesura señores, periodistas jueces y políticos recuerden que torres más altas han caído y siguen cayendo con muertos por delante; muertos que ya sabemos a quién hay que achacar por la inacción; y no de manera tranquila, hay mucho mar de fondo que les puede estallar en sus pies de barro. Ojo. Ah¡ y que conste que digo esto en plan de prevenir males mayores, que ya sabemos todos desde que lado soplan. Todos se reducen a la pérdida de Libertad, aunque vengan de direcciones diferentes.

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilado muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de la novela “El Bosque de Euxido” publicado en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario