El arte del encuentro por Belén: Ante el terrorismo islámico, solo veo una salida

el terrorismo islámico
el terrorismo islámico

 

Estamos viviendo una oleada de implacable terrorismo islámico que, con muy pocas excepciones geográficas, nos aterroriza y masacra a todos los demás siempre que puede. Y, cada vez, puede mas.

 

Sunitas contra chiitas, chiitas contra sunitas, y todos contra nosotros, los cristianos, a los que nos consideran “infieles”. Aunque, de paso, aprovechan su mortífera munición para llevarse por delante a los que no creen en nada, pero cuya forma de vida occidental les ofende. Israel, por su parte, parece encantado, viendo cómo sus enemigos ancestrales se matan entre ellos. Seria interesante saber cuál es el papel real de los judíos en todo ésto.

 

Occidente, con nuestro modelo de sociedad somos, para ellos, un insoportable revulsivo; nuestra forma de vida y libertades, la igualdad entre hombres y mujeres ( ésto es anatema para ellos), las buenas relaciones con Israel, etc., etc. Quizás, seamos para ellos un odioso espejo que les devuelve una imagen de civismo y convivencia que evidencia su fracaso como sociedad. Que les pone frente a los ojos del alma su gran error al mezclar en un único “manual de vida”, el Corán, su creencia religiosa con sus normas de vida social. Quizás, les repatee aceptar que la fe en una creencia es personal e intransferible, sin obligación. Y que, Jesús, el Hijo de Dios, según nosotros, no pone un alfange al cuello de los que no creen en Él. Nuestro Dios es Libertad, Amor y Respeto, incluso a los que no le siguen.

 

El paraiso de los trerroristas islámicos
El paraiso de los trerroristas islámicos

 

Por contra, su libro sagrado, les promete un paraíso lleno de huríes vírgenes, para su solaz, y ríos de leche y miel ad libitum, por el hecho de matar al infiel. Y, a todas éstas, me pregunto : ¿qué les promete a las mujeres que también se inmolan por la misma causa? Nada dice al respecto. Vamos, que mueren, tontamente; de gratis. ¿No alcanzan a ver que un dios que trata a la mujer como objeto de premio para un asesino no puede llegar a ser un DIOS, con mayúsculas; un paradigma de bondad, como sí lo es Jesús???? Ellos mismos, con sus atrocidades, en nombre de Alah, rebajan a su Dios único al estatus de capo de asesinos.

 

También es chocante que estos locos asesinos nos consideren infieles a los cristianos, cuando, hasta donde yo sè, Jesús, como profeta, es mencionado en el Corán no menos de 30 veces, con el mismo respeto que trata a Mahoma. Entonces me vuelvo a preguntar: ¿Cuáles son las insalvables diferencias entre las enseñanzas de uno y otro que, a sus ojos, nos hacen merecer la muerte mas cruel??? ¿Qué hay detrás de este odio asesino? En mi opinión, lo que hay es un gran número de imanes en las Mezquitas, y maestros en las madrasas, inculcando, con absoluta impunidad y libertad de movimientos, a tantas almas cándidas e ignorantes, que la muerte de cientos de inocentes en un mercado de Bagdad, o en una fiesta familiar en Niza, hace feliz a Alah.

 

Yo, quizás, ingenuamente creo que esta locura solo empezará a remitir cuando la gran mayoría de los imanes y maestros coránicos, no contaminados con esta sed de “sangre infiel”, se atrevan, día a día, a enseñar sin descanso, que solo Dios, en su caso, Alah, da la vida y solo Él puede quitarla. Que la muerte de tanto inocente le ofende gravemente. Y que aquellos que, con tanta devoción, ponen bombas y matan a tantos inocentes, JAMÁS entrarán en ese paraíso prometido. Que están siendo víctimas de una gran estafa. Y solo cuando en sus propios pueblos se vea a estos asesinos como lo que son, y sean señalados por todos con desprecio, y ya no queden madres enfermas de ignorancia que empujan a sus propios hijos a una muerte absurda, entonces y solo entonces, empezaremos a ver el fin de este horror, y a comprendernos mejor.

 

En resumen, no creo que la solución a este horror pueda venir desde fuera; habrá de venir desde dentro del Islam, o no vendrá.

 

Y, en justa auto crítica, diré que, si nuestros clérigos vascos, aquellos que tanto predicamento han tenido, desde siempre, en Vascongadas, se hubieran opuesto resueltamente a ETA, condenando, desde los púlpitos, sin ambages, todos y cada uno de sus asesinatos, haciendo suyo y de todos los vascos el dolor de las Víctimas, estoy convencida de que ETA no habría sido la pesadilla en que se convirtió. Esos clérigos, a los que mi conciencia no puede perdonar, vieron, con absoluta normalidad, cuando no complacencia, los numerosos asesinatos etarras.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Belén López Delgado

Belén López Delgado

Soy una apasionada de la aviación y de la escritura. Quise ser piloto pero me faltaron medios económicos, y me tuve que conformar con ser azafata. Poco después descubrí que es mucho mas divertido y gratificante estar en una cabina de pasajeros que aburridos frente a un montón de relojitos. Encontré ante mí un mundo deslumbrante para aprender de otras gentes y otros países, que me absorbieron toda la dedicación a ese libro en ciernes que me habría encantado escribir. Valoro y defiendo, hasta donde me es posible, la Coherencia. Tengo para mí que es una de las cosas más difíciles de mantener en nuestra esencia y existencia humana. Y Max, ese personaje, que suele acompañar casi todos mis escritos, lo visualizo como un diminuto demonillo, de color rojo; un ser travieso, descarado y adorable que forma parte de mi otro yo; ese yo que, libre de pudor y diplomacia, se atreve a decir abiertamente lo que estoy pensando.

Deja un comentario