Para nosotros que nos hemos quedado en La Palabra, no hay más que persecución y burla. La clandestinidad nos hará más fuertes

pensando-en-el
Para nosotros que nos hemos quedado en La Palabra, no hay más que persecución y burla. La clandestinidad nos hará más fuertes

 

“Para nosotros que nos hemos quedado en La Palabra, en Cristo, no hay más que amenaza, persecución, burla”

 

 

Para los que nos cuesta trabajo admitir que no es una causalidad, ni una casualidad, que podamos oler el color de una rosa y tocar su olor; para los que no podemos imaginar, que por un extraño y simple ciclo evolutivo, podamos sentir sin tocar, tocar sin sentir, paladear sin besar, ver con los dedos, oír con la vista, hablar con los ojos; para los que andamos siempre entres signos de interrogación; para los que creemos que somos un proyecto de Hombre, aún inconcluso; para los “cortitos” que vemos la mano de un Ser Supremo más allá de la ciencia y la razón; para nosotros que nos hemos quedado en La Palabra, en Cristo, no hay más que amenaza, persecución, burla.

 

 

need-god
Need God. La Palabra

 

 

“NEED GOD”. Lo vi hace unos días, temprano, apenas el sol nos volvía a recibir. Allí estaba, escrito con letras enormes, grabados sus trazos sobre la arena mojada que nos presta la mar cuando baja a pensar. Sólo caminando por sus líneas podías averiguar ambas palabras; sólo desde la perspectiva que da cierta distancia, podías leerlas tal cual; sólo desde la altura de una pequeña atalaya, desde un breve otero, mejor dicho: sólo desde el vuelo de una gaviota, podías apreciar su conjunto, la firmeza de sus surcos, la belleza de su perfil. Pena de trabajo, me dije. Porque pocos se percataran del grito; los más, pasarán por encima borrándolo con sus pisadas, muchos ni se enteran, y el resto sólo tiene unas horas para juzgarlo, tal vez asimilarlo, quizás para decir ¡Bah!. Da igual, la marea volverá a empapar la arena y nos traerá su aroma, su nervio, su vigor, que no por viejo nos es menos grandioso, menos necesario. El anhelo dibujado al cielo se quedará oculto bajo la mar. Ahogado.

 

***

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rey Viñas

Rey Viñas

De profesión, Topógrafo. Escribidor, desde mi bahía, en su tercera acepción y consciente de, entre otras cosas, que el escribir públicamente es un atrevimiento; hacerlo bien, una ciencia; que guste, un arte; que sea útil, un sueño; y que te entienda alguien, un milagro.

Deja un comentario