Acerca de la Televisión española, esa caquita envuelta en papel de celofán

Televisión Pública
Televisión Pública

 

 

Creo no equivocarme si afirmo que el día en que el programa la Clave de Balbín, por indicación de los gobernantes de turno, cambió su contenido desde el científico, filosófico y cultural al político, para hacer la venta al “pueblo” de las Autonomías, empezó la decadencia en los contenidos. Luego más tarde la liberalización de la televisión terminó con ella como un instrumento de servicio público cuya misión original era la de entretener, formar e informar.

 

 

Mucho se critica el ERE de 4150 personas por su coste y casi siempre de manera equivocada. Se hizo un ERE de edad y no debiera haber sido así. Porque ese ERE solo perseguía quitar de en medio a todo los profesionales más veteranos que eran los que podían poner en tela de juicio los planteamientos y formas erróneas de trabajar de las empresas que se contrataban para realizar la producción ( a la calidad en la programación me refiero y también al nuevo agujero en menos de ocho años. Al segundo año volvía TVE a tener deuda ). Empresas de Talento las denominaban. Y debía de ser así ya que hubo un momento en que el ochenta y cinco por ciento de los programas eran de productoras externas, pero eso sí hechos por personal fijo de la casa y medios de la casa TVE, también recursos de la casa, locales de la casa, fotocopiadoras de la casa, teléfonos de la casa etc, etc, etc… ¿ que ponían las empresas de producción…? ah¡ ponían el cazo de los beneficios, y el talento.

 

“Ese talento, que se decía reclamar a las externas, lo había en grandes dosis entre el personal fijo de Televisión Española”

 

 

 

Ese talento, que se decía reclamar a las externas, lo había en grandes dosis entre el personal fijo de la casa. Pero eso no interesaba… algunos saben ¿por qué?, no soy yo el que debe decirlo, que sólo lo supongo, que no lo sé. Por otra parte un error que cometen todos los articulistas es confundir Televisión con informativos y además creer que sólo los periodistas son los elementos activos que deben tener esas empresas. No me extraña que luego se diga que la cadena pública se incline en una u otra dirección política cuando cambian los gobiernos. Si cuando esto ocurre se purgan los profesionales de la información de uno u otro signo según convenga al partido en el gobierno, no será esto totalmente de cajón. Pero la gran masa global de trabajadores de las Televesiones, son los técnicos y creativos, Programadores, Guionistas, Productores ejecutivos, productores, realizadores y por supuestos todos los departamentos implicados en las producciones de formación y entretenimiento y que para más inri también actúan en los informativo.

 

 

Pero como todos sabemos, España es diferente, lo es desde la dictadura de Franco y lo sigue siendo desde la dictadura de la política de partidos. La democracia, el saber, la educación, la cultura, el trabajo bien hecho, son materias a no tener en cuenta aquí, país en el que se politiza hasta la elaboración de sopas. Esto es algo que no podremos perdonar nunca a todos los meapilas doctrinales de la política. Díganme ¿Dónde están los programas infantiles, dónde los musicales, que han huido la las teles públicas? ¿Qué son las Televisiones comunitarias si no el altavoz de los partidos de los parlamentos de las comunidades Autónomas? y todo así, suma y sigue.

 

 

Se puede argumentar que los programas de entretenimiento deben ser patrimonio de las Televisiones privadas, pero estas sólo buscan el beneficio comercial, que está muy bien, por otra parte, pero no a costa de usar los más bajos instintos de una sociedad insuficientemente educada para generar máximas audiencias con programas para gente de encefalograma intelectual plano. Y para mayor hipocresía muchas se dedican a programar espacios en donde la información imparcial es retorcida y manipulada en un sentido político determinado.

 

 

Por eso no, no puedo creerme nada de lo que algunos quieren hacernos creer acerca de la Televisión. Tampoco puedo creerme lo que esta dicen. Es una pena, pero como todo lo que tocan las mentes que no saben nada de Televisión y si mucho de dinero, acaba convirtiéndose en caquita envuelta en papel de celofán. El color del papel lo eligen los anunciantes que compran mayorías de audiencia para sus productos. Mientras que este concepto no varíe da igual lo que hagan los políticos con las tvs, seguirán siendo una mierda, como todas las actuales en España salvo honrosas excepciones de programas concretos, que sólo la suerte mantiene en pantalla.

 

 

El día en que profesionales de la tele de verdad como Realizadores y Productores, no de cine si no de televisión que es un medio específico, sean los regidores de la programación y de la dirección comercial y general de la Televisión pública otro gallo cantará…No lo veremos nosotros, por lo menos en España.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de la novela “El Bosque de Euxido” publicado en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

4 comentarios sobre “Acerca de la Televisión española, esa caquita envuelta en papel de celofán

  • el 27 mayo 2017 a las 16:34
    Permalink

    ¿Qué le puede importar a la juventud de hoy en día lo que fue la televisión de ayer? Sin embargo, la historia es la historia, y nadie se merece ser privado de ella y que el día de mañana, los estudiosos puedan sacarla del baúl de los recuerdos y airearla. Pero lo verdaderamente indignante es que, sistemáticamente, los que manejan la información, se han encargado de borrar esa historia como tantas otras y si no fuera por alguno de los pioneros que aún quedamos en este mundo y nos esforzamos por mantenerla viva, ya no quedaría ni rastro de toda una época, “gloriosa”, diría yo y única en la que gracias al compañerismo y la ilusión, llegó a consolidarse una televisión de calidad, que enseñaba y distraía. Sí, enseñaba, y lo hacía con obras de grandes autores que, según dicen ahora, estaban prohibidos, y que yo, desde este pequeño foro, digo que, a pesar de la censura (ridícula y hasta infantil censura) era totalmente falso. En la década de los 60 y 70, no había autores importantes proscritos, se estrenaron obras de Buero, de P. Salinas y de autores rusos como Tolstoy, y yo intervine en ellas como escenógrafo. El proceso de desintegración más fuerte que sufrió TVE, fue a raiz de la democracia. Lo he dicho muchas veces y lo cuento en mi libro MEMORIA HISTÓRICA DE UN PIONERO DE TVE, el deseo de algunos por borrar todo cuanto de bueno se había hecho en la época de la dictadura junto con el negocio que iba a representar las televisiones privadas, hizo que esos desertores se llevaran de la casa todo lo que consideraron importante, pero no cantaron con que lo más importante, lo que hizo triunfar a los antiguos profesionales, no eran los programas, tampoco sus directores, ni siquiera los propios profesionales que los llevaron a cabo, era, como ya he mencionado, el compañerismo y la ilusión por crear algo nuevo con que sorprender a los tele espectadores, y eso no pudieron llevárselo porque ya no existía, murió con ERES, liberados sindicales y pagas deshonestas que se repartían por amiguismo. ¿Quién es capaz de reconocer sin ser tachado de ——– que sin medios económicos y técnicos y con una plantilla ridícula se sacaran las mismas horas de programación que ahora? Nadie se atrevería a ir en contra de lo políticamente correcto, pero nosotros si, pues no nos importa que nos insulten, sólo ofende el que puede y no el que quiere y nosotros ya estamos por encima de las ofensas…

    Respuesta
  • nacho rodriguez marquez
    el 27 mayo 2017 a las 16:53
    Permalink

    De acuerdo en que la Televisión Pública ,con sus características propias debería ser regida por profesionales con activa y extensa carrera profesional. En el caso de TVE ese ha sido siempre su gran problema : que la han dirigido, generalmente, políticos, que a los dos dos años han sido nombrados directores generales del cemento / ejemplo )

    Respuesta
    • roargon
      el 27 mayo 2017 a las 18:34
      Permalink

      Por eso, si funcionaba la TVE de los años 60, 70, 80 y casi 90, era más por los empleados que tirábamos del carro que por los que la dirigían.

      Respuesta

Deja un comentario