¿Dónde está el puto gen de sicópata criminal y de despreciable alimaña?…

Dónde está el puto gen
Dónde está el puto gen

 

“Ese gen, de sicópata criminal, de despreciable alimaña, de bestia asesina de bajos instintos… ese que tal vez mutó con el óvulo que configuró tu cerebro”

 

Ese gen, de sicópata criminal, de despreciable alimaña, de bestia asesina de bajos instintos… ese que tal vez mutó con el óvulo que configuró tu cerebro, con las lágrimas de tu primer llanto, con la última gota de leche que mamaste de la teta de tu madre, con la saliva del primer beso de tu padre…

En esta sociedad perturbada, a cada día que pasa, más carente de principios, valores morales y éticos ni como norma de conducta humana, ni como base filosófica, ni como fundamentos de la Fe cristiana, aquella que nos enseñó el Divino Maestro, vomita una y otra vez, reencarnaciones de aquellos seres que habitaron Sodoma y Gomorra. No hay voluntad de corrección ni se divisa arrestos para cortar este caos.

Antes que el humano deje de serlo por completo y por convencimiento, debemos exigir la cadena perpetua (Ni revisable, ni zarandajas de desecho) ante casos como el del penúltimo pederasta, cuyos datos personales me da asco reproducir aquí, y porque la lista de los habidos me da escalofríos y la futura me produce pavor.

Estos perversos animales con apariencia de ser humano, solo pueden ser perdonados por Dios.

Nosotros podemos intentarlo por mandamiento divino o por mero sentido moral. Pero sinceramente no creo que lo consigamos, decir lo contrario es pura hipocresía. Lo que nos corresponde, lo que debemos hacer, es tener entre rejas, de por vida, a todos estos individuos. Que jamás vuelvan a la calle, a mezclarse con el resto de la gente.

 

“Lo que nos corresponde, lo que debemos hacer, es tener entre rejas, de por vida, a todos estos individuos”

Y así sería si no estuviéramos gobernados por políticos que quieren aparentar magnanimidad ante su clientela; casta de gentecilla que juegan con las leyes (Ad hoc) para dárselas de tolerantes, comprensivos, semidioses del bien y el mal. Mentira. Mentira todo, embaucadores de medias verdades que te hablan de reinserción y demás necedades fingiendo justicia, cuando saben de sobra, que esta categoría de fieras, nunca jamás curaran su podrida masa encefálica. Que existen determinados fallos genéticos en según qué cerebros para los que lamentablemente, hoy por hoy, no existe cura. Ni científica, ni represiva.

No lo pensemos más. Debemos reivindicar que impere el sentido común; la defensa de los más indefensos. ¿Cómo dejar entre vividores de la política, el amparo y la vida de mis hijos, de mis nietos? ¡De ningún modo! Me parece una temeridad imperdonable. Estos bichos, estas mentes genéticamente fallidas, malogradas, han de estar fuera de circulación eternamente, mientras tengan un hálito de sus desgraciadas vidas. Por encima de políticos y sus fraudulentos debates.

Estamos hablando de lo más monstruoso, atroz e inhumano que puede existir en un instinto asesino. En su sanguinario pensar, en su monstruoso ser, matan sin conciencia, sin remordimiento, sin pesar, sin corazón. Destrozan y matan a los únicos ángeles que tenemos entre nosotros. Canallas. Hijos de lucifer. Hijos de la gran puta crueldad.

Por decreto ley: todos estos elementos, han de pudrirse de por vida en la más siniestra, fría y lúgubre de las celdas.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rey Viñas

Rey Viñas

De profesión, Topógrafo. Escribidor, desde mi bahía, en su tercera acepción y consciente de, entre otras cosas, que el escribir públicamente es un atrevimiento; hacerlo bien, una ciencia; que guste, un arte; que sea útil, un sueño; y que te entienda alguien, un milagro.

Deja un comentario