El burkini, los bikinis, el Ramadán y la convivencia en la real “alianza de las susceptibilidades”

Respeto a las españolas primero así que, iros por donde hayáis venido, si no os gustan los bikinis
Respeto a las españolas primero así que, iros por donde habéis venido, si no os gustan los bikinis

 

A este Ramadán recientemente terminado que coincide temporalmente con la llegada del calor veraniego y el sueño burgués por el descanso playero, los bañadores, los bikinis, los chiringuitos y el tinto de verano, le han felicitado su existencia socialistas y podemitas en la boca tonta, buenista y promotora de la posverdad de sus principales líderes.

 

playas, sol y chicas
playas, sol y chicas en el día del bikini

 

Gentes progres y herederos de la tan carísima como falsa alianza de las civilizaciones que compró el mas vil de los presidentes españoles a mayor honra de su talante estúpido, y que por cierto nada sabía de las susceptibilidades reales, la falta de convivencia y malas caras que acarrea un simple burkini en la piscina.

 

“En esta piscina de la Alianza de las Civilizaciones el burkini ha convertido la convivencia en la Alianza de las Susceptibilidades”

 
el burkini en la psicina

 

La historia se las trae y tiene tantas arrugas y recovecos como el bañador de la señora musulmana de la foto. Es pura sociología urbana del verano.  El lugar de la triste experiencia social es un edificio turístico de apartamentos en Benidorm que cuenta con una gran piscina: Verdadero centro social de los turistas durante el verano, donde el “burkini”,  entró un buen día y suscitó una profunda polémica social, grandes disgustos y generó en definitiva un desencuentro vital entre cristianos y musulmanes. En la onda y sintonía de las alertas sobre el desafío de las culturas  y el malestar cívico que generan los burkas en los lugares públicos, y que diariamente exponen sociólogos, políticos, filósofos, escritores y toda clase de “curanderos sociales” y que, con sus argumentos y pasiones, quieren contrariar, con la tozuda realidad de los sentimientos públicos, a la costosísima “Alianza de las Civilizaciones” en la que invirtió nuestro dinero el  impresentable Zapatero.

 

A partir de aquí la comunidad turística “piscinícola” se convierte en la comunidad de las protestas. Se repiten las quejas a los porteros que estos trasladan al socorrista, las malas caras cuando la señora chapucea en burkini,  hasta que un día, creo que fue el quinto de tensión,  cuando la musulmana se metió en el agua todos los bañistas occidentales se salieron al unísono.

 

Se mascaba la tensión  Y es que no se si habrá sido por el calor pero este verano aquí, en esta piscina la Alianza de las Civilizaciones se ha convertido en la Alianza de las Susceptibilidades.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

2 comentarios sobre “El burkini, los bikinis, el Ramadán y la convivencia en la real “alianza de las susceptibilidades”

  • el 10 junio 2016 a las 13:15
    Permalink

    Que la ahoguen entre todos y punto y cuando pregunten, “¡¡Fuenteovejuna, señor!!”

    Y punto pelota, basta ya de tanta majaderia.

    Que se bañe como cualquier otra mujer o que se quede en su p… casa y use su bañera.

    Respuesta
  • el 10 junio 2016 a las 13:16
    Permalink

    Reblogueó esto en Ramrock's Blogy comentado:
    Que la ahoguen entre todos y punto y cuando pregunten, “¡¡Fuenteovejuna, señor!!”

    Y punto pelota, basta ya de tanta majaderia.

    Que se bañe como cualquier otra mujer o que se quede en su p… casa y use su bañera.

    Respuesta

Deja un comentario