San Fermín.., San Saturnino.., Pamplona y los toros. Breves apuntes para sufridores de la LOGSE y perroflautas

SAN FERMIN... SAN SATURNINO...Y LOS TOROS
San Fermín.., San Saturnino.., Pamplona y los toros

 

 

Pues sí, nanos!! A un día de los sanfermines es necesario una ligera “ilustración” sobre el tema. No quiero que caigas en la ancestral “pregunta para bobos” sobre quien es el “patrón” de Pamplona. Los sufridores de la LOGSE y posteriores perroflautas sin duda dirán que San Fermín. Pues no. Cagada. El patrón de Pamplona no es otro que San Saturnino. San Fermín, por no ser ni era patrón de Navarra.., ya que el mismo era mi santo, es decir, San Francisco Javier. Algunos “fans” hablan de “patrón” de Navarra junto a Javier…pero no.

 

“Otra cosa es el inmenso cariño y devoción que le tenían a San Fermín sus paisanos de aquella antigua Pamplona donde nació en el año 272”

 

Otra cosa es el inmenso cariño y devoción que le tenían a Fermín sus paisanos de aquella antigua Pamplona donde nació en el año 272. Entonces nuestra entrañable y española Pamplona se llamaba Pompaelo (también Pompelón) y como el resto de Hispania pertenecía al Imperio Romano. Fermín era hijo de Firmo, un alto funcionario de la administración romana (con ese nombre no iba a ser butanero) y de Eugenia, una dama de la alta sociedad pamplonica. Ambos, como la inmensa mayoría en aquel tiempo, eran paganos.

 

Dicen las crónicas que un buen día el pijorro matrimonio y padres de Fermín, se dirigían a ofrecer un sacrificio al templo pagano de la ciudad cuando trabaron amistad por el camino con un hombre llamado HONESTO. Ni que decir tiene que el tal Honesto no era político. Era un cristiano que hablaba de maravilla y hacía el bien por donde pasaba. El matrimonio hizo amistad con él. Lo invitaron a su casa muchas veces y ambos se convirtieron a esa nueva religión llamada “cristianismo”. Honesto no hacía más que hablarles del gran obispo de Tolosa, un tal Saturnino, que con sus prédicas y milagros convertía a miles de personas. Firmo y Eugenia rogaron una y otra vez a Honesto que trajera a Saturnino, el gran obispo de Tolosa, para bautizar y educar en el cristianismo a su hijo Fermín. Y así lo hizo el gran San Saturnino quien accedió y se trasladó a Pompaelo. Convirtió a mas de cuarenta mil pamplonicas en todos los años que allí estuvo y bautizó al joven Fermín. Es gracioso el nombre del que muchos dicen que se produjo aquel bautizo: EL POCICO DE CERNIN. “Cernin” no hacía referencia a Fermín sino que era uno de los nombres como también era conocido San saturnino, al igual que “Serenín” o “Sernin”. Ahora bien…la pregunta es ¿¿que relación tenían ambos dos santos, adorados y venerados por los pamplonicas, con los toros??. Ahora lo veremos.

 

Tras predicar en Pamplona con gran éxito, como ha quedado dicho, Saturnino se volvió a Tolosa (Tolouseeee), dejando en Pamplona al joven Fermín bajo el cuidado y formación de Honesto. Allí tenía gran éxito y convertía paganos a cientos y a miles. Como quien hacía rosquilletas, vamos, pero con mucho más peligro. Y el peligro devino en tragedia. Sucedió que en Toulouse existía un famoso templo pagano dedicado al dios JÚPITER CAPITALINO. Llevaban tiempo los paganos toulosianos quejándose de que el Júpiter Capitalino no les hacía ni puto caso. Al parecer, el bandarra del Júpiter ni les daba los números de la primitiva, ni los resultados de las quinielas y si le pedían suerte en el amor…los toulosianos no mojaban ni el pan con tomate. Ni una rosca, vamos. Estaba en plan Rajoy con el plasma y Cocomocho. Sucedió que desgraciadamente el bueno de “Satur” pasaba todos los días por allí de camino al humilde ofertorio donde predicaba. El no se metía con Júpiter ni montaba ningún pollo, como lo hubiera montado, por ejemplo, san Pablo quien gritando le hubiera dicho “JÚPITER CAPITALINO…MUCHO TEMPLO Y TE FALTA UN CATAPLINO, CABRÓN!!”.

 

Pero los paganos, mas arruinados y salidos que Julio Iglesias y su padre jugando al monopoly erótico, le echaron las culpas al pobre Satur y pensaron que Júpiter les estaba puteando por celos al Saturnino. Lo prendieron un buen día y sin más miramientos de garantías procesales y toda la coña esa, lo ataron a un toro que iban a ofrecer a su dios Capitalino…y azuzaron al animal para que lo arrastrara y destrozara. Y así sucedió. Ya tenemos, pues, la primera relación de Saturnino, patrón de Pamplona, con el toro. Le ocasionó el martirio y muerte al gran San Saturnino.

 

“Mientras tanto el joven San Fermín se había quedado en su Pamplona natal educándose en manos de Honesto”

 

Mientras tanto el joven Fermín se había quedado en su Pamplona natal educándose en manos de Honesto. Era un figura el chaval y la gente, los vecinos, lo adraban. Tenia una labia y simpatía bestial. Honesto fue a reemplazar al pobre Satur a Tolouse y cuando Fermín tenía 18 años lo mandó llamar allí y lo ordenó presbítero y nombró obispo de Pamplona. Permaneció en la capital navarrica hasta los 24 años con un éxito impresionante. Y dado su enorme éxito Honesto lo envió a un sitio difícil en las Galias. Lo envió a Amiens. Allí tuvo un enorme éxito hasta que, por celos, fue detenido por orden del prefecto romano. Y este, por miedo a sus “jefes” lo mandó decapitar a toda prisa temiendo la reacción de la gente. Mas tarde cuando recogieron su cuerpo aun tenia anudado un pañuelo blanco..ahora completamente rojo por la sangre!! Y de ahí se dice que viene la tradición del pañuelo de los mozos sanfermineros.

 

Ambas relaciones de ambos santos con las fiestas actuales parecen estar basadas en las circunstancias de ambas muertes. Pero yo, ya me conocéis, soy un coñazo a la hora de investigar. Y gracias a una ex pamplonica que tuve illo tempore pude averiguar la conexión definitiva de ambos con el toro!! Sucedió cuando Saturnino aun estaba en Pamplona y acompañado de un adolescente Fermín regresaban a la ciudad después de predicar en una aldea cercana. En unos pastos vieron pacer tranquilamente a unas vacas y toros bravos!! Ambos iban con sus túnicas y Fermín portaba un pequeño botijo con agua..ya que era verano y pegaba el sol. Fermín se quedo extasiado mirando a los toros..

 

– “Halaaaa..hermano Satur!! mira que toros mas bonitos!!”
– “Niño!! no llames la atención!! que se nos van a arrancar!!”
– “Que va!! son criaturas del Señor!!”
– “Ya..pero llevan cuernos..y no entienden de prédicas!
– “MIRAAA!! UNO CON MANCHAS!! Y TIENE LA LENGUA FUERA!! VOY A DARLE AGUA!!
– “NOOOO..NO TE ACERQUES AL BERRENDOOO!!

 

“San Fermín no hizo ni caso. Sonriendo se acercó al bellísimo toro berrendo enseñándole el botijo y ante el estupor del noble animal..le arrojó todo el contenido del agua en sus morros”

 

San Fermín no hizo ni caso. Sonriendo se acercó al bellísimo toro berrendo enseñándole el botijo y ante el estupor del noble animal..le arrojó todo el contenido del agua en sus morros. El toro escarbó (señal de mansedumbre) y empezó a bufar. Fermin comprendió que debía salir cagando viruelas de ahí incluso antes de oir el grito de Satur: ”CORREEE..CACHO CABRÓOONNN!!” Empezó a correr y alcanzó a Saturnino quien corría como podía arremangandose con ambas manos la túnica por encima de las rodillas. El berrendo y toda la manada, descojonados, corrían tras ellos. Satur jadeaba y gritaba entrecortado..”LA MADRE QUE TE PARIÓ, BANDARRAAA!!”. Fermín no estaba asustado..es más, disfrutaba..”CORRE SATUR…QUE NOS PILLAN!! JAJAJA..ESTO ES COJONUDOOO!!”. En la entrada de Pamplona los vio Fede, un agricultor cristiano que estaba recogiendo espárragos. Corriendo se puso junto a ellos y jadeando también le gritaba a Saturnino..”QUE HACEN USTEDES, HERMANOS?? ES UN NUEVO RITO O ALGO ASI??” Saturnino a duras penas respondió..”SI, HIJO MIO!! LO HACEMOS TODAS LAS MAÑANAS ANTES DE REZAR!!”. Fede, les ponía los espárragos en los mismos morros del toro y el pobre berrendo ya no sabía si comerse los espárragos…o mandar a esparragar de una cornada a los tres locos que tenía por delante haciendo el cafre. Varios vecinos los vieron y al grito de “NO HAY COJONES!!” se unieron a la carrera. En la primera esquina ambos santos pudieron dar el esquinazo y contemplar maravillados..EL PRIMER ENCIERRO DE LA HISTORIA!!

 

Dedicado a mi hija Lucia. Experta aficionada a los toros y que dentro de unos días verá cumplido su sueño de correr en los sanfermines. Culpa mía por haberle transmitido esta pasión desde pequeñita. Menos mal que va con profesionales, claro.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Javer Gotor Llovera

Javer Gotor Llovera

Licenciado en derecho y de forma milagrosa por la Universidad de Valencia. Doctor en derecho matrimonial canónico por la Universidad Pontificia Sto. Tommaso d´Aquino de Roma. Abogado experto en divorcios a cuyas clases y formas de hacerlo he dedicado toda mi vida profesional y personal. Apasionado del matrimonio entre hombre y mujer. Cofundador de la Palmaria Primigenia junto a Curro de Utrilla, Rey Viñas y UTECO en el 2.008. Fundador de la comunidad “Los bufones del Cachondo Creador.”

Deja un comentario