Sobre globalización, la muerte y los boicots ideológicos: el problema está en la cesta de la compra

En Benidorm el mar se cuela por las esquinas de los rascacielos mientras se entiende qué significa la globalización

 

No hay nada mejor para un madrileño apasionado del Mediterráneo, que abandonar, aunque sea solo por unos días, el asfalto madrileño y oír el infinito susurro de la aventura vital que amplifica el mar.

 

“Esto es globalización y lo demás vana ilusión de la teoría de los mercados y los boicots ideológicos”

 

En Benidorm, además la cita conlleva siempre ,  el encuentro con la senectud, ese futuro propio de dolores y achaques que se percibe en miles de rostros y se comparte como en ningún otro lugar del planeta en su paseo de la magnífica playa de Levante. Pocas conversaciones al ritmo de los pies y contadas las parejas que caminan de la mano. Unos pocos rostros todavía con la expectativa del amor por la vida y muchos, quizás demasiados, con el iris de luto por ese próximo fin, la despedida del futuro porque en sus cuencas negras de  los ojos, solo hay espacio para los recuerdos de lo ya pasado.

 

Y en la nítida, pasmosa y peripatética visión de esa sociedad envejecida, con el conocimiento pleno del derroche e impotencia que supone no oír a cada uno de esos viandantes ricos  de experiencia y humanidad, de repente el susto que te procuran dos ancianos motorizados con silla de rueda con motor eléctrico, a cuarenta por hora y todo trapo, que disfrutan con los bucles y el vértigo del adelantamiento entre las rótulas operadas en la seguridad social y un enjambre de caderas rotas y bastones de farmacias.

 

Pero todavía me sorprende mas el supermercado de barrio que ocupa los bajos del apartamento que he alquilado. Ahí el pan de molde, no es ni catalán ni tonterías, porque el tema del boicot por la gilipollez política de los golpistas catalanes queda muy lejos. Tres veces por semana lo reciben importado de Holanda y es más barato que cualquier otro que fabricamos aquí. Eso es globalización y lo demás vana ilusión de la teoría de los mercados.

 

Porque no lo olvidemos, en cada uno de los pueblos de los miles de ancianos que pasean su muerte por Benidorm, hasta no hace mucho tiempo , había un horno que trabajaba todas las madrugás.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

6 comentarios sobre “Sobre globalización, la muerte y los boicots ideológicos: el problema está en la cesta de la compra

  • el 11 noviembre 2012 a las 20:54
    Permalink

    Porque a Benidorm llegan las olas de los que empiezan una nueva vida, ahora que no cumplirán 70 nunca mas. Cuando lo importante pasa a ser lo que se siente y no lo que piensen los demás. Ahí donde solo se cruzan caminos, desaparecen las paralelas de la vida, ahí donde la nostalgia viene servida.

    Respuesta
  • el 11 noviembre 2012 a las 23:57
    Permalink

    Y gracias a esa ancianidad llena de experiencia que disfruta de las bondades del clima mediterráneo, Benidorm, sigue vivo. Al final, en la cesta de la compra, ponemos todos lo que en estos crudos tiempos nuestros cada vez más escasos recuersos nos permiten….

    Respuesta
  • Maria
    el 6 julio 2017 a las 23:48
    Permalink

    Preciosa reflexión sobre esos pensionistas que dan vida a Benidorm y que viven con ilusión.

    Respuesta
  • roargonRODOLFO AREVALO
    el 7 julio 2017 a las 11:41
    Permalink

    Pues atípicamente, globalizado me gustaría estar. Seguir vagando por el mundo, como cuando éste era más seguro. Ahora en todas partes la religión medieval y obtusa amenaza y ataca, ya no se puede viajar, si algún día por la costa Española quieres de la vejez disfrutar. Porque sería echarlo a cara y cruz. Eso una cruz, menuda cruz global.

    Respuesta
  • Mercedes Ibáñez Huete
    el 7 julio 2017 a las 19:09
    Permalink

    ¡Que tierna y cariñosa reflexión, Manuel!.Yo ahora paseo de la mano de mi marido encantada, cosa que no hacíamos cuando eramos mas jovesnes…supongo que por pudor jajajaj.Un abrazo amigo.

    Respuesta

Deja un comentario