Retazos cuánticos de espacios congelados. Los reales recuerdos inexistentes

 recuerdos inxistentes
recuerdos inexistentes
La vida parece cíclica, y aunque resulte que no puedas bañarte dos veces en el mismo río, es solo a un nivel de estructuras físicas corrientes. Pero quizás si es posible que puedas hacerlo no dos, si no más de dos veces en el mundo cuántico. Los pensamientos forman parte de ese mundo, porque se producen como reacciones químicas y eléctricas en una estructura física del cerebro, pero que la traspasa. De ella surge un plus que no tiene un sustento físico porque pertenece no a un espacio tiempo, sino sólo a la imagen de un espacio.

“Cuando adquieres conciencia de un movimiento, después de que se produzca éste ya es tarde para ti, ya se produjo en la mente”

Un mero sustento Cuántico, que puede oscilar a un lado u otro del ser y que solo va a pertenecer al mundo de la probabilidad. De hecho, las probabilidades de pensar o actuar de una u otra manera ya se han producido antes de que ocurran. Este fenómeno ya ha sido comprobado por científicos del pensamiento o neurólogos. Cuando adquieres conciencia de un movimiento, después de que se produzca éste ya es tarde para ti, ya se produjo en la mente.
Por eso el mundo intelectual es tan versátil y maleable como el pensamiento mismo. El pensamiento no es un continuo en el tiempo, porque el tiempo realmente es la variación a modo de fotogramas de un presente siempre estático. No es que tú o yo lo podamos manipular, sino todo lo contrario él nos manipula a nosotros e inconscientemente nos lleva por los caminos que realmente son posibilidades de ser o no ser.
Eso, para que tengamos alguna certeza acerca de que lo que nos rodea es realmente así y no de otra forma. Esto ocurre a veces cuando revivimos hechos pasados, emociones, alegrías o penas, sentimiento y emociones. Son tan sutiles como los olores, son fugaces e inestables. Durante un sueño una flor que huele bien, puede no ser una flor, puede ser una novia que realmente no es tu novia pero que vives como si lo fuera.
Si caes puede ser que sea agradable o aterrador, no lo controlas. Pero a veces en la vigilia pasa lo mismo y eres incapaz de gestionar esos gestos y sentimientos hacia los otros. Pueden resultar tan artificiales como irreales. Cuando recuerdo hechos lejanos en el espacio del recuerdo, es difícil tener plena consciencia de la carga emotiva que los acompañaba. Ha veces es más presente el color, a veces lo es más el sentimiento y a veces es un burdo ejercicio de apilamiento de imágenes auto excluyentes, que en un continuo luchan por perdurar, sin orden ni concierto. ¿Que es más importante , lo que realmente fue u ocurrió o lo que imaginamos que ocurrió? No podemos saberlo, salvo si el recuerdo es un pensamiento íntimo, y ni aún así, porque el entorno lo modificó. Si se trata de un hecho ocurrido con relación a muchas personas el tema se complica, porque deberíamos poder tener las imágenes y emociones de todos ellos para poder recrear el ambiente de emoción que se produjeron en nuestro cerebro inestable y por momentos inconcreto.
No se es tan difícil creer en que lo que fue, realmente pasó. Ni tampoco es difícil creer en que nunca pasó. Reinventar los pasados es fácil, porque nunca existieron como un continuo, sino como una sucesión de presentes cosificados, cuánticos a fin de cuenta, con sus probabilidades de ser ciertos o no.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de la novela “El Bosque de Euxido” publicado en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario