Del archivero Bofarull al nacional separatismo: Los falsarios de la historia. Etnogénesis, fraude y mentiras lingüísticas (2)

Del archivero del siglo XIX
Del archivero del siglo XIX al nacional separatismo del siglo XXI: la extensión de una mentira histórica. El indigno, mentiroso e infame archivero Próspero de Bofarull i Mascaró. “Tras descubrir la manipulación de Bofarull, el historiador Ubieto y sus hijos fueron amenazados. El Archivero que manipuló el mito catalán CRÓNICA-Diario El Mundo, 8-9-2013

 

 

“El archivero Bofarull, cuyo enorme retrato decora la sede del Archivo de la Corona de Aragón en Barcelona, secuestró el Llibre del Repartiment, ocultándolo en su ropa y luego modificó con tachaduras, eliminado nombres castellanos, y con añadidos incluyendo nombres catalanes… ¡Vamos un auténtico historiador!”

 

Poco a poco vemos que manipulación e independentismo van de la mano sin que nadie les argumente nada en ningún sentido, pues estas y otras manipulaciones muestran la evidencia de cómo el separatismo catalán ha torcido y retorcido la Historia a su gusto y cómo desde Cataluña sus autoridades políticas y culturales pasan de puntillas ante la evidencia de los “retoques” que el archivero Bofarull, cuyo enorme retrato decora la sede del Archivo de la Corona de Aragón en Barcelona, llevó a cabo en las páginas del Llibre del Repartiment, libro que secuestró oculto en su ropa y al que modificó con tachaduras, eliminado nombres “castellanos”, y con añadidos incluyendo nombres “catalanes”… ¡vamos un auténtico historiador!.

 

El filólogo e historiador Antonio Ubieto sería quien denunciara en la década de los años ochenta la modificación del Llibre, ejecutada por Bofarull, en el que quedaron registradas las donaciones de casas o terrenos concedidas por Jaime I a los participantes en la conquista de Valencia descartando descaradamente asientos que se referían a repobladores aragoneses, navarros y castellanos.

 

Este crucial descubrimiento que ha pasado prácticamente desapercibido a pesar de su trascendencia, además del hallazgo de jarchas mozárabes en romance valenciano en el museo de El Cairo con caracteres árabes y nada menos que del siglo X, le supuso al eximio Antonio Ubieto el enfrentamiento con sus compañeros catalanistas y ser objeto de amenazas que incluyeron pintadas con el nombre de sus hijos en los colegios donde estudiaban, pues desarmaba y derribaba con su investigación el mito catalán además de cuestionar la labor de quien es recordado como el erudito que reorganizó y puso en valor el archivo tras años de abandono.

 

 

“Bofarull inició una saga familiar de renombrado prestigio en Cataluña”

 

 

Bofarull inició una saga familiar de renombrado prestigio en Cataluña. Su hijo Manuel Bofarull i de Sartorio (1816-1892), también historiador, heredaría su cargo de archivero entre 1850 y 1892. Otro Bofarull, su sobrino, Antonio Bofarull i Broca (1821-1892), historiador, poeta, dramaturgo y autor del término Confederación catalano-aragonesa (1872), obra que también apuntalaría la senda nacionalista al conferirle a Cataluña el mismo estatuto que al reino de Aragón, hablando de Cataluña en momentos en los que no existía ninguna entidad política con ese nombre… trola que hoy día vemos como Puigdemont o Mas van proclamando por el mundo hablando de la nación y el parlamento más antiguo de Europa… y gasta del imperio romano catalán.

 

 

Próspero de Bofarull i Mascaró
Próspero de Bofarull i Mascaró, barcelonés y director del Archivo de la Corona de Aragón, decidió, hacia 1847, tachar y reescribir el Llibre del Repartiment del Regne de València de la Edad Media con el objetivo de engrandecer y magnificar el papel que tuvieron los catalanes (barceloneses) en la conquista del reino de Valencia de 1238.

 

 

José Luis Corral Lafuente, profesor y miembro del departamento de Historia Medieval de la Universidad de Zaragoza, añadió a la manipulación documental de Bofarull la idea de la “tergiversación de conceptos”. Porque este calificativo de “confederación”, del que ya hemos hablado, que lanzaba Antonio Bofarull derivaría pronto en otros de mayor calado, como el término de “corona catalano-aragonesa”, término que pretendían justificar por la unión, en 1150, del conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV, con Petronila, la heredera del rey de Aragón Ramiro II el Monje. Según Lafuente se trataba de una unión matrimonial y dinástica, pero nunca política, tal como explica en la Historia contada de Aragón: “El Condado de Barcelona era un estado soberano en el siglo X, con usos y leyes propias, pero nunca un reino” (CORRAL, José Luis: Historia contada de Aragón, EDHASA, 2010). A pesar de todo, la ilusión del reino catalán permanece vigente en la web de la Generalidad, que sobre el matrimonio de Berenguer IV y Petronila dice: “La unión, aplaudida por los nobles aragoneses, permitió que cada uno de los dos reinos conservara su personalidad política, sus leyes y costumbres…”.

 

Los registros manipulados por Próspero de Bofarull (1777-1859) en el Llibre del Repartiment, no sólo tenían por objeto maquillar que los para él catalanes, barceloneses en realidad, fueron minoría en la conquista y repoblación del reino de Valencia por detrás de aragoneses y navarros. Además pretendían con ello cimentar la preeminencia de la lengua catalana sobre el valenciano, poniendo en circulación la especie de que el valenciano habría surgido como influencia del catalán, hecho que desmonta la filóloga María Teresa Puerto, alumna de Ubieto y autora de Cronología histórica de la Lengua valenciana (PUERTO FERRE, Maria Teresa: Cronología histórica de la llengua valenciana, Dip. prov. de Valencia, 2007).

 

“Con el objetivo de perpetuar la falsedad el archivero Bofarull procedió a reproducir los documentos sin tachaduras, con sus falsas anotaciones en lugar de las originales

 

Con el objetivo de perpetuar la falsedad el archivero Bofarull procedió a reproducir los documentos sin tachaduras, con sus falsas anotaciones en lugar de las originales, en la obra Colección de Documentos Inéditos del Archivo General de la Corona de Aragón, CODOIN, editada entre 1847 y 1852, y un manual que han usado como referencia muchos historiadores. Todas estas manipulaciones del siglo XIX hay que enmarcarlas en ese contexto de la Renaixença, movimiento de la recuperación de la lengua catalana, nacido a rebufo del surgido el Valencia, en el que la familia Bofarull, y sobre todo Antonio Bofarull i Broca fueron protagonistas. Los creadores, renaxentistas, de este movimiento falsario, buscando una grandeza y una identidad nacional, fueron los que impulsaron leyendas y mitos de la Edad Media como germen del catalanismo.

 

 

El Senyal d´Aragó. Alfonso V el Magnánimo
El Senyal d´Aragó. Alfonso V el Magnánimo con el señal real en sobreveste y gualdrapas del caballo en el Armorial ecuestre del Toison d’Or. Flandre, ca. 1433-1435. Procedente de los Agustinos descalzos de Lyon que perteneció a Jean Lefèvre de Santo-Rémy. Bibliothèque nationale de France. Temple sobre pergamino. París, Bibliothèque de l’Arsénal, ms. 4790, f. 108r, miniatura núm. 228. Cfr. Alberto Montaner, «La problemática del número de elementos en las armerías medievales: diseño frente a representación», Miguel Metelo de Seixas y Maria de Lurdes Rosa (coord.), Estudios de Heráldica Medieval, Lisboa, Instituto de Estudos Medievais; Centro Lusíada de Estudos Genealógicos e Heráldicos, 2012, págs. 125-142; cfr. esp. pág. 130, fig. 2.

 

 

 

Es lo que denominó un ejercicio de “historia presentista”, José Luis Corral Lafuente, y que consiste en proyectar los deseos del presente en el pasado. Entre los elementos antiguos que se recuperaron está el citado Llibre dels Feyts d’armes de Catalunya, una obra que narra la historia de Cataluña desde los tiempos más primitivos hasta el reinado de Alfonso V el Magnánimo (1396-1458) y que se había datado en 1420. Así se creyó hasta que en 1949 los medievalista Miquel Coll i Alentorn y Martí de Riquer desvelaron en Examen Lingüístico del Llibre dels Feyts d’armes de Catalunya que el verdadero autor era Joan Gaspar Roig i Jalpí (1624-1691) y que estaba escrito en el siglo XVII. El falsificador había tratado de imitar el lenguaje del siglo XV pero no lo había logrado del todo siendo descubierto por estos insignes y ejemplares catalanes.

 

“Debemos albergar serías dudas sobre el extravío o pérdida del testamento de Jaime I, en el que seguro estos falsarios debieron de tener arte y parte”

 

Debemos albergar serías dudas sobre el extravío o pérdida del testamento de Jaime I, en el que seguro estos falsarios debieron de tener arte y parte. Es realmente triste la desaparición del primer testamento de Jaime I, de 1241 pues es, como decimos, de una importancia vital dado que era el único, aunque hubo otros tres más, en 1243, 1248 y 1262, en el que se establecían los límites de cada reino resultante de las conquistas del rey aragonés: los reinos de Aragón, Valencia y Mallorca y el condado de Barcelona. Se tiene constancia de parte de su contenido porque el historiador Jerónimo Zurita cita su contenido en los Anales de la Corona de Aragón (1562 -1580). No está claro cuándo pudo perderse, o sustraerse, pero sí que en él no constaba ninguna intención por parte de Jaime I de otorgar a Cataluña otra consideración que no fuera la de condado feudal.

 

 

Representación con los tres emblemas
Representación con los tres emblemas utilizados por la monarquía aragonesa: barras, cruz de Íñigo Arista y cruz de San Jorge con cuatro cabezas de moro. Resulta curiosa la disposición en esta pieza de los cuarteles y la existencia de seis “palos” de gules. Zaragoza. Archivo de la Diputación Provincial de Zaragoza. «Libros de Conto» de 1450-1451. Ms 43. Procede del archivo de la antigua Diputación del Reino de Aragón. Cuero pintado sobre la tapa de la encuadernación repujada.

 

 

Tras el último testamento (1262), el condado de Barcelona siguió unido al reino de Aragón en la figura de Pedro II, hijo de Jaime I, y rey de Aragón y conde de Barcelona, y no al revés, tal como se manifiesta en la falacia de los condes-reyes. Paralelamente a las manipulaciones se fueron construyendo otros mitos nacionales, como el de la propia senyera, bandera actual de la comunidad autónoma de Cataluña. La vulgarmente conocida como cuatribarrada, propia del reino de Aragón, en tiempos de Jaime I no era ni siquiera una bandera, pues este es un concepto moderno, sino el emblema medieval de la casa de la Corona de Aragón, otorgado por el Papa a sus vasallos, y que terminó siendo los custro palos rojos sobre fondo dorado, color papal. Digo esto sin querer entrar en bizantinismos sobre barras, palos y varas o verguetas, pero dándole su nombre heráldico exacto que es el de PALOS.

 

“De esta locura que arranca en los tiempos del archivero Bofarull, allá por el 1847, llegamos a los desaguisados de hoy en día”

 

De esta locura que arranca en los tiempos del archivero Bofarull, allá por el 1847, llegamos a los desaguisados de hoy en día. Podemos mencionar lo grotesco de los 16 puentes románicos aragoneses que aparecen en el libro editado en 1998 por la Generalidad, titulado «Los puentes de piedra de Cataluña», perteneciente a la colección editorial denominada «Som i Serem», libro editado por la Generalidad, a través de su Escuela de Administración Pública.

 

 

Representación del blasón de Aragón
Representación del blasón de Aragón donde por primera vez aparece el árbol de Sobrarbe además de los cuarteles habituales. Un ángel custodio sostiene todo el escudo que se completa en su parte inferior con dos leones pasantes. Zaragoza. Biblioteca Universitaria. Xilografía impresa en el frontispicio de la obra de Fabricio Gualberto de Vagad, Coronica de Aragón, editada en Zaragoza en el año 1499 por el impresor Pablo Hurus.

 

 

Creo que ningún español sensato niega la catalanidad de españoles universales como Gaudí, Dalí o el más recientemente fallecido fotógrafo Agustí Centelles, pero lo que es indignante es que desde ciertas instancias se les secuestre su españolidad y su obra. Y cito aquí a Centelles pues los hijos de este excepcional fotógrafo mostraron la voluntad de recurrir a los tribunales para evitar las medidas de “protección” del departamento catalán de Cultura, que pretenden evitar que el archivo salga de Cataluña una vez comprado por el Ministerio de Cultura, lo que llevará la obra del fotógrafo al Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca. Archivo de Salamanca saqueado por la Generalidad con el consentimiento de los gobiernos del PP y PSOE creyendo que con ello calmarán al separatismo.

 

La misma situación ocurre con las obras de arte religioso de la franja oscense aún pendientes de su devolución al obispado de Huesca a pesar de que ya hay una sentencia de la Signatura Apostólica equivalente a un fallo del Tribunal Supremo. La Generalidad catalana llegó a catalogar todas esas piezas como parte del patrimonio cultural catalán.

 

 

Las disputadas obras de arte objeto de litigio siguen retendias en el Museo de Lérida
Las disputadas obras de arte objeto de litigio siguen retendias en el Museo de Lérida

 

Dentro de la línea marcada por ese imperialismo catalán sin freno, los partidos separatistas catalanes pusieron en 2014 el grito en el cielo porque Aragón legisló sobre su propio patrimonio lingüístico y no reconoce como catalán oficial las hablas históricas de las comarcas orientales de esta región. Los nacionalistas o separatistas catalanes, como se les quiera llamar, se unieron en el Parlament para arremeter contra Aragón por esta legislación que, a juicio de esas formaciones, supone una injerencia contra la “unidad de la lengua catalana“. http://www.abc.es/…/abci-injerencias-imperialismo-catalan-a…

 

Estas últimas resoluciones parlamentarias se adoptaron en enero de 2014, en una sesión en la que el grupo parlamentario de Ciutadans puso en evidencia lo más que evidente, que más que un supuesto ataque contra la lengua catalana desde otros territorios, lo que en realidad se hace patente desde hace años es una política de injerencias desde Cataluña hacia regiones vecinas. La portavoz del Grupo Parlamentario de Ciutadans, Carina Mejías, fue nítida al respecto al afirmar que: el Parlament de Cataluña está haciendo una injerencia constante a algunas decisiones que toman otras cámaras autonómicas democráticamente como la aragonesa o la balear en materia lingüística, con la intención de afectar a su voluntad y obtener su subordinación a los criterios de Cataluña.

 

Esas injerencias se suman a todo un frente que se orienta en diferentes direcciones teniendo la lengua como punta de lanza de su ensoñación y creatividad cultural pues desde décadas atrás, la Generalidad viene fomentando el uso del catalán oficial en las comarcas aragonesas que limitan con Cataluña. Hace más de veinte años que el Gobierno catalán se mostró activamente interesado en lograrlo y actuó en consecuencia. En estas comarcas aragonesas, desde hace años se advierte contra estas intromisiones lingüísticas y recuerdan que las hablas de esta zona tienen unas peculiaridades propias, fruto de tradición oral desde hace siglos. Considerarlas como catalán oficial y someterlas a la disciplina lingüística de Cataluña supondría acabar con ellas y sustituirlas por otra lengua distinta, por el catalán normalizado.

 

“El extremismo ha llegado a tal punto que las resoluciones aprobadas en el Parlamento de Cataluña exigen a Aragón que se someta a su disciplina lingüística marcada por el Instituto de Estudios Catalanes”

 

Precisamente eso es lo que trata de evitar la actual Ley de Lenguas aprobada por el Parlamento aragonés en mayo de 2013, aunque los actuales mandatarios entre los que se encuentra el argentino e ignorante podemita Echenique tratará de finiquitar esta legislación que reconoce estas hablas aragonesas como propias y diferentes del catalán, algo que el nacionalismo se empeña en negar. El extremismo ha llegado a tal punto que las resoluciones aprobadas en el Parlamento de Cataluña exigen a Aragón que se someta a su disciplina lingüística marcada por el Instituto de Estudios Catalanes.

 

Así el nacional-separatismo catalán considera, en su línea perversa ya desmontada, a Aragón como parte de su idea de Países Catalanes. Así, entiende que una amplia zona de Aragón es lo que ellos llaman su franja de ponent, o franja de poniente, la francha como se duce popularmente. La realidad es que no es el territorio occidental de Cataluña, sino la parte oriental de Aragón, pues de la misma manera gran parte de la provincia de Lérida podría ser reclamada por Aragón pues fue ese reino quien la reconquistó a los musulmanes.

 

Detalle del mal denominado Atlas catalán
Detalle del mal denominado Atlas catalán. En cada uno de los territorios europeos aparece la bandera de sus gobernantes. En la representación de la Península Ibérica se aprecian los diferentes reinos hispánicos en la segunda mitad del siglo XIV. Las tierras de la Corona de Aragón están señaladas con una bandera con los colores de “el señal real” de Aragón. Nótese como estos mismos colores cubren la isla de Mallorca. París. Bibliothèque Nationale, ms. Espagnol 30. ¿Abrahan Cresques, cartógrafo del rey de Aragón?. 1375.

 

En su ceguera el mal llamado nacionalismo catalán que siempre ha sido separatista identifica ciertas comarcas aragonesas como territorio natural de Cataluña, y siguiendo esa tesis las instituciones catalanas, Generalidad incluida, han mantenido en más de una ocasión esa tesis y la han aplicado. En esa paranoia podemos poner como ejemplo el Pico Aneto, situado en el Pirineo oscense, que ha llegado a presentarse desde el oficialismo catalán como un pico de Cataluña. En 2010, un espacio de la televisión pública catalana TV3, llamado Temps d’Aventura, exponía que dos picos del Pirineo oscense, el Aneto y el Vallibierna, eran las dos mayores alturas de las altas cumbres de Cataluña. Ante la lógica protesta de Aragón, TV3 manifestó que había sido un error. La realidad nos demuestra que no fue un error aislado, más bien reincidente y compartido por otras instancias oficiales catalanas, pues precisamente tres años antes, en 2007, el gobierno de Aragón ya había presentado queja de que la web oficial del Ayuntamiento de Barcelona definiera el Aneto como el pico más alto de los Países Catalanes.

 

No sólo Huesca no se libra de la acción catalanista también Teruel sufre en silencio la almorrana separatista catalana pues incluso allí La Generalidad catalana ha hecho campaña, en la maravillosa tierra del Matarraña, de cuya arquitectura medieval copiaron para Barcelona todo aquello de lo que carecían. Dentro de esa errónea y agresiva concepción territorial del nacional-separatismo en septiembre de 2013 se produjo otra polémica intervención directa de la Generalidad catalana en un acto que el gobierno catalán organizó para difundir el catalanismo en suelo aragonés programando y ejecutando una visita del consejero de Cultura de la Generalitat, Ferrán Mascarell, a la localidad turolense de Calaceite dentro de la II Jornada sobre lengua y sociedad en los territorios de habla catalana. Dentro de su actividad subversiva consentida por el gobierno español y para alimentar un venenoso caldo de cultivo que fomente el catalanismo en estas comarcas aragonesas consideradas por el nacionalismo vecino como su Franja de Poniente, tampoco han faltado las subvenciones pagadas con dinero público para dar cobertura a asociaciones creadas en esos municipios aragoneses para promuevan el discurso nacional separatista catalán.

 

 

De esta manera en 2005 la Generalidad catalana subvencionó con 40.000 euros a la Institució Cultural de la Franja de Ponent, con sede en la localidad turolense de Calaceite sin que el gobierno español haya movido ni un dedo. Precisamente a través de esa entidad se llegó a hacer campaña en contra de que se cumpla la sentencia del Vaticano que ordena la devolución de obras de arte aragonesas retenidas ilegalmente en el Museo Diocesano de Lérida. La manipulación llegó a tal extremo que representantes de la turolense Institució Cultural de la Franja de Ponent, que llegó a argumentar que estas comarcas forman parte del territorio natural de Cataluña, aunque están bajo administración aragonesa, acudieron en 2006 ante el Parlamento catalán para exponer cómo se encontraba la lengua catalana en esta parte de Aragón.

 

También y a finales de 2004, la Generalidad catalana concedió también 20.000 euros al Casal Jaume I de les Terres de Ponent, para el desarrollo de diversas actividades culturales en apoyo de la lengua y la cultura catalanas en la Franja de Ponent. A la misma entidad le concedió otros 3.000 euros a finales de 2005, para una exposición itinerante sobre la situación del catalán en la Franja de Ponent. En 2003, la Generalidad catalana financió con 2.800 euros la edición de un CD-Rom titulado Bases de datos de las comarcas de Lérida y la Franja de Ponent como material universitario. En 2006, el Gobierno catalán también ayudó a la Institució Cultural de la Franja de Ponent para la proyección de cine en catalán en municipios aragoneses. Vemos por tanto que mientras el gobierno español no tome cartas en el asunto este desmán continuará.

 

“La corrupción de la historia rediseñada cuyo montaje ha sido demostrado sigue vivas en las páginas web oficiales de la Generalidad catalana donde se sigue presentando a la Corona de Aragón como confederación catalano-aragonesa”

 

 

La corrupción de la historia rediseñada cuyo montaje ha sido demostrado sigue vivas en las páginas web oficiales de la Generalidad catalana donde se sigue presentando a la Corona de Aragón como confederación catalano-aragonesa, con videos ilustrativos incluidos, en los que la historia se reescribe para ponerse al servicio del nacional separatismo incluyendo perlas como que el rey aragonés Jaime I conquistó cuatro reinos y creó lo que denominamos los Países Catalanes. A pesar de todo lo dicho y archidemostrado que Cataluña no pasó de la condición política de condado y fue el Reino de Aragón el que la incorporó, creando la Corona de Aragón, la web de la Generalidad, erre que erre, no duda incluso en sostener abiertamente que hubo una casa real catalana, y que Cristóbal Colón era catalán, barcelonés, miembro de la familia real que llevó a la nación catalana en su expansión por el Mediterráneo.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

2 comentarios sobre “Del archivero Bofarull al nacional separatismo: Los falsarios de la historia. Etnogénesis, fraude y mentiras lingüísticas (2)

  • curropeo
    el 30 abril 2017 a las 19:37
    Permalink

    Muchísimas gracias D. José por acoger en su luminoso y esclarecedor artículo alguna de mis sugerencias.
    Especialmente lo referido a D. Antonio Ubieto, con cuya familia tengo un cargo de conciencia.
    Sus hijos, un chico y dos chicas, fueron compañeros míos en el Colegio Alemán; nuestro profesor de lengua española, D. Fermín Juanto Manrique (el Pera) nos lo ponía por las nubes, pero los “mayorotes” (todos progres entonces) se burlaban de él y hacían pintadas en su contra.
    Un día pillaron a su hijo en los urinarios tocándose con otro chaval y aún recuerdo con bochorno y arrepentimiento el suplicio al que fue sometido por todos los chavales. En nuestro descargo sólo puedo alegar que éramos borregos inconscientes y que, cada vez que lo recuerdo, me arrepiento más de nuestra incivil conducta.
    Ese año, su padre pidió y consiguió su traslado a Zaragoza.
    Por lo que atañe a la disquisición heráldica, yo seguiré diciendo VARAS, siguiendo la línea científica que me parece más puesta en razón.

    Saludos afectuosos.

    Respuesta
  • el 13 julio 2017 a las 19:11
    Permalink

    Me llama mucho la atención lo de cambiar nombres castellanos por catalanes,me recuerda haber visto por tv a la Sra.del clan Puyol diciendo q en la Generalitat solo debian estar politicos con apellidos catalanes,despues fardan de no ser racistas y tener una cataluña abierta

    Respuesta

Deja un comentario