Sobre el tan sectario como asesino populismo. Desde el país de las maravillas, Miguel Bosch

populismio
Sobre los falsos y sectarios populismos

 

Satisfecho por mi granito de arena en la ayuda para la preparación de los actos del próximo doce de Octubre, el día Nacional de España, camino hacia una de las reuniones con las que ya hemos constituido el Comité organizador y me sale al paso un pijoprogre, al que conozco desde niño. Ahora es un defensor del falso derecho a decidir, y con tono pedante e irónico me dice que hasta Obama se declaró populista. Así, como para molestar, y tranquilo, le contesto.

 

“Los españoles confiamos más en las palabras de los políticos que en sus hechos, le digo con tranquilidad, al recientemente bautizado al populismo, y es que la desesperación congela la mente”

 

Los españoles confiamos más en las palabras de los políticos que en sus hechos, le digo con tranquilidad, al recientemente bautizado podemita, y es que la desesperación congela la mente, le añado: Necesitamos creer en algo dentro del ambiente de vacío que han creado los dirigentes e instituciones de nuestro precioso pero herido país.

 

 

El populismo nace del pueblo, no de la anarquía, del comunismo o del socialismo.., o de la liberal o progre táctica política. El populismo de Podemos o los secesionistas catalanes es una mezcla de anarquía con odio, y justifica lo impensable. Es el cabreo inmaduro de niños pijos consentidos que se disfrazan con harapos por fuera y por dentro. Potenciados por intereses exteriores incluso programados en una obra destructora de España vía PPSOE que les ha colocado en nuestros ayuntamientos. Los perroflauteros, de todas las edades, gente de otros lares del mundo que no han podido luchar en sus países de origen, los utilizan como excavadoras para la autopista hacia la porra y el pillaje.

 

 

Populismo es una manera de manipulación bien organizada, el populismo se emplea en todos los partidos, es básico para alcanzar sus intereses, una butaca a cambio de compromisos y una buena jubilación a costa de los españoles.

 

 

La democracia es del y para el pueblo, debería ser más popular de lo que es en estos momentos. Que no te engañen, le digo por último a mi interlocutor, un servidor también es populista y no soy de Podemos ni del partido popular, soy ciudadano pero no de Albert Rivera, y es que intentan con sus falsos populismos robar nuestros derechos.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Miguel Bosch

Miguel Bosch

Padre de familia, un ciudadano de a pie más, pensionista, nacido en la Comunidad española de Cataluña, tratado como ciudadano de segunda y extraño en mi tierra, non grato en el Parlament de Cataluña. Español antes que de un partido. Soy oveja de un pastor, y llevo cinco años trabajando el #12OBcn por la unidad.

Deja un comentario