Los hilos de Luis del Pino: Del divertido Twitter y los innumerables fascistas que lo habitan en España

Cuando a uno le corrigen con razón, es justo reconocer públicamente el error. Ayer puse este cartel en Twitter del separata con su modelo nazi.

 

Nazis y separatistas catalanes
Nazis y separatistas catalanes. Imagen del Twitter

 

Pero me corrige , con toda la razón. El verdadero modelo del cartel separata era este otro:

 

El verdadero modelo del cartel separata era este otro.
El verdadero modelo del cartel separata era este otro.

 

Hay gente que critica mucho Twitter. Que dice que no sirve para el debate. Yo, por el contrario, creo que es una herramienta magnífica. En el mundo del pajarito expongo lo que pienso y debato con quien merece la pena debatir. Y muchas veces aprendo. Y cuando no, me sirve para afinar mis argumentos. Pero, sobre todo, me lo paso bien. Y si me lo paso bien, es porque aplico juiciosamente la intolerancia. Soy TOTALMENTE intolerante con quien me insulta. Y soy BASTANTE intolerante con los perfiles anónimos. Y me funciona, por el momento. A las personas educadas e identificadas, suelo darles bastante cancha. Con los demás, ya estoy muy mayor para aguantar chorradas. Y así, últimamente, estoy empezando a ser intolerante con un tercer grupo de personas: los fuentófobos. Pones un dato y te sale un listo con cosas como “Buah, eso lo ha publicado no sé quién”. Generalmente, acompañan la chorrada con emoticonos diversos con caras descojonándose de diversas formas. Me dan ganas de contestar: “Mira, majadero: si tienes otro dato que contradiga al mío, lo pones sobre la mesa. Y si no, te callas”. Porque las cosas serán ciertas o falsas independientemente de si las dice Agamenón o su porquero. Pero como contestar todo eso es muy aburrido, y yo vengo a Twitter a disfrutar, he decidido que es mejor ser intolerante: bloqueo y a paseo.

 

Marcha de supremacistas blancos en Charlottesville
Marcha de supremacistas blancos en Charlottesville

 

También ayer puse este tuit con un par de fotos. Y algunos separatas indignados me preguntan que cómo me atrevo a comparar: Arriba: marcha de supremacistas blancos en Charlottesville. Abajo: marcha de separatistas en Cataluña (Cualquier parecido es pura coincidencia).

 

Marcha de separatistas en Cataluña
Marcha de separatistas en Cataluña

 

 

Evidentemente, estoy comparando la estética. A mi me pasa lo que a S. Navajas: me repele la gente con antorchas.  Como digo, quería quedarme en las similitudes estéticas (los estilos ya dicen bastante sobre la gente). Ese tufillo a muchedumbre dispuesta a quemar al disidente. Esa estética netamente fascista donde el individuo se refugia tras una tea.  Pero ya que me meten los dedos en la boca, vamos a profundizar en las similitudes. Las raíces racistas y parafascistas del separatismo catalán están bien estudiadas. Véase, por ejemplo el libro “La raza catalana” de Paco Caja. y también esta otra foto (también publicada por ). Vean con qué fascista disciplina desfilaban por Barcelona en 1933 los escamots:

 

Vean con qué fascista disciplina desfilaban por Barcelona en 1933 los esamots
Vean con qué fascista disciplina desfilaban por Barcelona en 1933 los escamots

 

Y lo más cojonudo es que estos herederos (estéticos, por supuesto) de Mussolini se dedican a llamar fascistas a los demás. Quieren Vds. populismo de derecha? ¿Quieren Vds lepenismo? ¿Qué les parece este cartel de Estat Catalá?:

 

Qué les parece este cartel de Estat Catalá
Qué les parece este cartel de Estat Catalá

 

¿Y me preguntan los herederos de estos tíos anti-inmigración que por qué hago comparaciones? No fastidie, oiga.  lo peor es que el tufillo, el aroma de familia, sigue presente en el separatismo catalán de la etapa democrática. Esto no lo ha escrito ningún tío del Ku Klux Klan (pero podría haberlo hecho). Son palabras de Heribert Barrera, ex-presidente de ERC:

 

Esto no lo ha escrito ningún tío del Ku Klux Klan
Esto no lo ha escrito ningún tío del Ku Klux Klan

 

 

Un sujeto racista hasta la nausea, a quien desde el separatismo catalán ACTUAL se homenajea. Y este otro texto podría haberlo escrito cualquier hijoputa neonazi de Charlottesville, sin más que cambiar “andaluz” por “negro”. Que por qué hago comparaciones? Miraros al espejo, tíos. Y por favor, dejad las marchas de antorchas. Dan grima.

 

Y este otro texto podría haberlo escrito cualquier hijoputa neonazi de Charlottesville

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Luis del Pino

Luis del Pino

Luis del Pino: aprendiz de periodista, director del programa Sin Complejos en esRadio, escritor y traductor en los ratos libres, tuitero empedernido siempre.

Un comentario sobre “Los hilos de Luis del Pino: Del divertido Twitter y los innumerables fascistas que lo habitan en España

  • Antonio de la Torre
    el 15 agosto 2017 a las 19:51
    Permalink

    Un buen artículo que, en líneas generales, comparto en su fondo.
    Y ahora, permítame que le corrija porque me parece que no siempre bloquea por eso, querido don Luis. Yo no le insulté nunca, como no hago con nadie, ni participo en Twitter de manera anónima, sino que lo hago con mi nombre y mi foto.
    Si mi memoria no me falla -y de momento no me quejo-, después de una buena relación entre nosotros de varios años y más de un café y largas conversaciones en buena armonía en su emisora, la cosa se torció porque -o, al menos yo, no veo otra causa-, en el pasillo de Libertad Digital-esRadio, poco después del fiasco -por muy poco- de VOX en las últimas elecciones europeas de 2014, en cuya lista iba como número 10 -¿recuerda quién fue uno de los que votó mi candidatura en aquellas primarias?- y en presencia de don Pío Moa y de mi buen amigo Félix Haro -también ex VOX- que me acompañaba ese día, tras un breve cambio de impresiones al respecto, le dije que no me gustaba Santiago Abascal por lo que había visto de él en los cuatro meses -algunos más después- que lo conocí muy de cerca -más allá que por sus discursos- y usted me preguntó que a quién veía al frente de VOX, si no. Mi respuesta fue que, pese a todo, prefería a Alejo Vidal-Quadras o a Ignacio Camuñas y su gesto de desprecio fue expresivo. Por eso le añadí: “Santiago Abascal, en un día brillante -si los tuviera, añado ahora- no le llega a Vidal-Quadras ni a la suela del zapato, en un día de resaca de éste -si lo tuviera, añado también, que no creo, por lo que lo conozco-. Se ve que eso le molestó. Lo siento.
    A partir de ese encuentro, me encontré -valga la redundancia- con su bloqueo inmediato en Twitter, que respeto, por supuesto, como no podía ser de otra manera, pero que no se debió a insulto alguno ni a mi anonimato. Por cierto, poco después de usted se sumó al bloqueo el propio Pío Moa al que le debió molestar que le enviara a su correo electrónico -que él me había facilitado cuando me dedicó uno de sus libros- algunos datos y documentos sobre VOX que justificaban mi opinión sobre Abascal y mi baja como afiliado tras el desleal “golpe de mano” de éste último y sus muchachos. Se ve que le debió molestar o considerarlo un “insulto” también.
    Como usted dice en su artículo de hoy en La Paseata que, como casi todos, suelo leer, también yo “estoy muy mayor” -más que usted, matizo- y me gusta dejar las cosas claras. Lo hago por aquí porque no tuve respuesta a ninguno de mis correos enviados entonces ni la oportunidad de verlo personalmente.
    Que tenga una buena tarde y siga con su “Sin complejos” que, pese al bloqueo, oigo casi todos los fines de semana y en los que escucho de vez en cuando a nuestro común amigo don Manuel Artero, gran tertuliano y mejor periodista y persona.

    Respuesta

Deja un comentario